Vergüenza deberían tener



Vergüenza deberían tener…

 

 

 

No se vio que llevaran algún proyecto bazo el brazo, tampoco la justificación de subejercicios de este año, menos la comprobación de los pocos o muchos recursos que les llegaron de la federación.

 

Algunos de ellos son señalados por su mismo pueblo de no tener cuentas claras, gastarse el erario público en su propia seguridad y la de los suyos además de contratar empresas fantasmas para desviar recursos municipales.

 

Dicen exigen recursos porque el presupuesto de egresos de la federación no les favorecerá mucho directamente en el 2020 pero en un año no supieron, o no quisieron, invertir correctamente el presupuesto en obras y servicios para sus municipios, eso sí, autorizan para ellos y los suyos bonos para navidad.

Evadiendo su responsabilidad la excusa que tendrán ante su pésimo trabajo será que no tienen dinero para cumplir con las necesidades del pueblo si no les llegan más recursos directos para que ellos puedan servirse y lo harán aunque tengan ingresos propios, que no son pocos, de tránsito, prediales, recolección de basura en negocios, permisos de obras y demarcaciones policiacas, más las percepciones estatales que les entregan cada mes.

¿De quienes le hablamos?, pues de muchos de los alcaldes que se presentaron en Palacio Nacional exigiendo audiencia con el Presidente ANDRES MANUEL LOPEZ OBRADOR para exigir más dinero para su administración.

Protestaron, gritaron y hasta se les vio golpeando puerta, seguramente los confundieron con anarquistas por eso los gasearon,  de eso se quejaron los alcaldes en medios de comunicación, según ellos que los recibieron con gas lacrimógeno, pero si se comportan como vándalos pues les tratan como tal, están para llorar.

Es más show que lo que en realidad puedan lograr, menos si no llevan proyectos concretos y bien estructurados pero como hay desorden nacional, ellos, en lugar de como autoridades portarse razonables también hacen el suyo.

Lo peor es que muchos de los alcaldes y alcaldesas son los que tienen desorden en sus municipios y al pueblo inconforme por su mal actuar, vergüenza deberían de tener al andar exigiendo algo que ellos no cumplen, atender y escuchar las exigencias de la gente en sus municipios.

Claro que no estamos de acuerdo en las políticas públicas implementadas por la cuarta transformación, o transformación de cuarta, no es bueno que disminuyan los presupuestos en muchos rubros pero tampoco es muy ortodoxo que las autoridades municipales se comporten como viles pandilleros, que anden protestando cuando tienen sus municipios en ruinas y son cuestionados por estar desviando recursos que deberían de ser para obras y servicios de beneficio común y no para su beneficio personal.

Más triste es que están evidenciando que no tienen capacidad de diálogo, gestión, que son ignorantes de las formas y no saben estructurar proyectos viables que puedan ser aprobados para bien de sus municipios.

“Salvemos a los municipios” gritaban los alcaldes, y si, se debería defender a los municipios pero de la voracidad de muchos de ellos.  Con su dichosa protesta se les ve más la necesidad de hacerse notar que buscar recursos para por su municipio trabajar.

Ingenuos, creyeron que podían tener acceso a la conferencia mañanera de ANDRES MANUEL LOPEZ OBRADOR y anunciaron en sus municipios que estarían presentes.

Obviamente no los iban a dejar entrar a un evento de medios donde solo el Presidente es la estrella, menos sabiendo que la intención era desestabilizar, provocar desorden, reclamar, dar de que hablar teniendo como testigo a la prensa nacional.

En fin, la situación es que de lejos y de cerca se ve que la protesta de los alcaldes en la CDMX queriendo entrar a la mañanera y exigirle recursos al Presidente es más show que buenas intenciones de los ediles para sus municipios y su gente, obviamente quieren hacerse notar en la prensa nacional aunque tengan a sus municipios en un muladar.

Piden recursos pero no tienen sus cuentas claras, en sus mismos pueblos les acusan de estarse robando el dinero, exigen lo que ellos no cumplen, tristemente los alcaldes más que autoridades se vieron como viles vándalos, no se portaron a la altura. Vergüenza deberían tener.