UN LAZO DORADO



A sus 10 años, el entusiasmo por vivir y la energía de Hanna parecían inagotables. Lo mismo participaba en gimnasia, que en todos los bailables de su escuela, ensayaba además para participar en el carnaval de Tampico y entrenaba paraseguir cosechando triunfos en competencias de atletismo. Todo sin dejar de obtener calificaciones de excelencia.

Su alegría y amabilidad, no dejaban ver ningún el estrés que este cúmulo de actividades y responsabilidades podrían causar en la mayoría de niños de sus edad.

Pero fue precisamente en noviembre de 2010,  durante los entrenamientos para una carrera en la que participaría, que una debilidad y cansancio inexplicable le sorprendieron. Luego empezó a tener dolores de cabeza, moretones, pérdida de peso y sangrados espontáneos atribuidos al calor, a la resequedad de la mucosa nasal y falta de vitaminas.

Solo por su intenso sentido de disciplina y responsabilidad, es que cumplió con la carrera que ya tenía programada, pese a su ya evidente mal estado físico.

Sus muy jóvenes padres al estar envueltos en la confianza juvenil que nunca espera nada malo en su vida, demoraron tres meses para llevarla a chequeos médicos másrigurosos. El resultado inesperado y sombrío fue el diagnóstico de leucemia linfoblástica aguda. Con ello empezó el peregrinaje de ir de un lado a otro paraconseguir la atención médica y los recursos económicos para solventarlos, pués en ese entonces el Seguro Popular no cubría todo lo que implica hacer frente a esta catastrófica enfermedad.

Así fue como llegaron al Hospital Infantil de Tamaulipas, que por el incremento de la incidencia del cáncer infantil, empezaba a convertirse prácticamente en un centro de concentración médica especializada en la atención este padecimiento.

En medio de esta situación de extrema necesidad y angustia de su madre y abuelos, el padre de Hanna, como ocurre en algunos casos, abrumado por el desgasteeconómico, físico y emocional que implica afrontar junto a sus hijos, la descomunal lucha contra el cáncer, abandono a la familia.

Había que ajustarse a la escasez y demanda de medicamento, de paquetes desangre, de oncólogos, de camas, de gasto para hospedaje, transporte, alimentos, etc. En ese trance fue que surgió como bendición la ayuda de la asociación civil“Voluntad contra el Cáncer”, que apoyo a Hanna y a su familia, durante más de un año, con recursos materiales, económicos y afectivos.

Cuando ya casi estaba restablecida fue remitida a Tampico, donde tenía su domicilio. Fue ahí donde desafortunadamente contrajo una infección intestinal, quese complicó con una deshidratación aguda, la cual finalmente provocó su fallecimiento.

Han pasado ya siete años y el avance del cáncer infantil, particularmente de la leucemia tiene ya una barrera de prevención y control para ser contenido. Lashistorias de lucha, dolor y alegría cuando se vence a este enemigo, se cuentan por centenas.

Después del año 2014 en que Tamaulipas registró 65 casos de cáncer infantil (la mitad por leucemia linfoblástica), de los cuales falleció el 50%, las cifras dedefunciones se han reducido y las de curación y de sobrevida han mejorado apreciablemente. 

El gobierno federal y el estatal a través del Seguro Popular y del DIF,  así comonumerosas asociaciones civiles distribuidas en las principales ciudades del estado, han aumentado considerablemente los recursos para luchar contra el cáncer infantil, aunque desde luego siempre será deseable y necesario incrementarlos, para resolver puntos críticos del Sistema Nacional de Salud en este campo, como porejemplo el número de oncólogos pediatras certificados, los cuales al ser solo unos 237, resultan todavía insuficientes para los cinco mil casos nuevos que cada año sediagnostican en México.

Los recursos gubernamentales asignados y aplicados en esta lucha están cada vez más optimizados y rigurosamente vigilados. Sobre todo después de los sucesos denunciados en Veracruz.

Hoy el cáncer infantil, ya no es sinónimo de muerte, si se detecta a tiempo. El personal de salud de primer contacto, los padres, los mismos niños y la población general conocen cada vez mejor ante que síntomas alertarse.

En el año 2001, la Organización Internacional de Cáncer Infantil en Luxemburgo, instituyó el 15 de febrero como el 'Día Internacional del Cáncer Infantil'. Su símbolo es el lazo dorado para representar la voluntad mundial de hacerlo visible y de estimular el compromiso de gobierno y sociedad de sumarse a una lucha para vencerlo.

Tamaulipas ha tomado esta bandera y en toda la semana y en lo que resta del mes, el gobierno del estado, a través de la Secretaria de Salud y del DIF-Estatal, así como los gobiernos municipales y las asociaciones civiles estarán conmemorando con diversos eventos esta significativa fecha.  

Por nuestros niños mantengámonos en pie de lucha. Tenga la seguridad amable lector, de que siempre habrá una tarea con la que Ud. podrá sumarse y colaborar.