Un día después
Por: Mario Vargas Suárez | 2018-06-21 03:15:11



El título de este espacio podría ser diferente. Pudiera pensarse en la famosa píldora del Día Después que tanto ha auxiliado a mujeres -y hombres- que no querían un embarazo y que por falta de precaución, les tocó un premio que rechazan.

El tema no es de embarazo deseado o no, ni de la píldora. Hoy nos centramos en un Día Después de la Elección, a escasos 9 días del primero de julio. ¿Ya imaginó el despertar del día dos? Exactamente cuando el Instituto Nacional Electoral ya difundió los resultados preliminares computados hasta las ocho de la noche del día anterior.

Los mexicanos y el mundo sabrán el nombre del puntero y quizá del casi seguro ganador de la elección. Pero ¿cuáles serán las reacciones de nacionales y de extranjeros en el triunfo de... -anote el nombre que quiera-?

Quizá el título debió haber sido “Conjeturas”, porque entonces habremos de suponer, de hipotetizar.  Aunque la idea es imaginar los posibles escenarios.

La Revista Expansión en su edición de ayer miércoles, publica que el dólar americano contra el peso podría cotizarse a razón de $ 22.20 pesos, según pronóstico del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF).

Lo sorprendente es que según Expansión, el mercado ya tiene asumido el riesgo del resultado electoral “gane quien gane”, anticipando que miran al puntero de las encuestas, dijo Fernando López Macari, presidente nacional del IMEF.

Pensado por muchos y comentado en círculos muy reducidos, se piensa en escenarios de violencia callejera; otros, señalan como amenaza el que los candidatos a legisladores por el partido del candidato puntero, lleguen con mayoría al Congreso. Si esto sucediera, en opinión de Gabriel Casillas, presidente del Comité Nacional de Estudios Económicos del IMEF, el nuevo presidente de México podría tener un Congreso a modo.

Es decir, los tiempos históricos del país se repetirían y la voluntad presidencial solo se cumpliría, por lo tanto generaría volatilidad en el mercado tanto nacional como internacional.

Una nueva óptica de Un Día Después, con gente del medio artístico, sin afanes del protagonismo político nacional, han creado una iniciativa por demás interesante.

Los protagonistas principales son: Alfonso Cuarón, Guillermo del Toro, Alejandro González Iñárritu y Diego Luna. Ellos crearon una organización sin fines de lucro, apolítica, con un alto contenido social llamada Un Día Después, con la idea de invitar a los connacionales no solo para acudir a las urnas, sino que lo hagan en paz.

La idea no es descalificar el pensamiento distinto de nadie y menos de los mexicanos, además de evitar todo tipo violencia, que no se haga presente en ninguna casilla electoral, en la vía pública ni lugar del país.

“Vota por quien quieras, pero piensa que no sólo lo haces por ti. Voten por quien quieran pero entiendan que la elección es sólo parte del proceso de democracia”, declaró el actor Diego Luna, a quien sus compañeros le nombraron vocero de esta noble cruzada.

Se sabe que el financiamiento de esta tarea es propio, que no sólo se queda en una página de internet, sino que los promotores de esta iniciativa cívica, lanzarán videos donde invitarán a los ciudadanos a ser mexicanos responsables y participativos.

Dice Diego Luna que difundirán un ‘mini documental’ llamado Un Día Después, donde participan varios actores y periodistas como Lydia Cacho, quien fuera una de las moderadoras en el Primer Debate Presidencial organizado por el INE.

En breve aparecerá la página oficial de Un Día Después, donde la ciudadanía podrá inscribirse para comprometerse con otros mexicanos que piensen en este sentido, sobre todo para votar y no violentar los hechos electorales.

Independientemente de los resultados, surge aquella amenaza de soltar el tigre y aunque los otros candidatos no han amedrentado, ¿quién pudiera garantizar la conducta de los fanáticos? ¿Ya pensó usted en una nueva aparición del Grupo Sinarquista? La aparición el 1 diciembre de 2012 en las inmediaciones de la Cámara de Diputados tuvo como objetivo de evitar la toma de posesión de Enrique Peña Nieto como titular del Ejecutivo Federal.