Traicionera…



De acuerdo a las leyes electorales  las campañas políticas concluyen el próximo miércoles,  hasta las 12 de la noche de ese día tendrán los candidatos tiempo para hacer proselitismo, refrendar o ganarse la confianza de la gente y solicitar el voto.

En acato a las disposiciones, a los tiempos electorales marcados por el Instituto Electoral de Tamaulipas, los  ya no podrán andar en la calle solicitando el voto, tampoco pueden aparecer en los medios de comunicación.

Acatando las leyes electorales, las y los candidatos y partidos políticos deberán estar quietos sin hacer nada que huela a inducción al voto,  deben permanecer guardando prudente silencio, esperando el día de la elección.

Bueno, en teoría así debería de ser, y quizá los que no sepan de estrategias electorales se ajusten y acaten las disipaciones del árbitro electoral, pero la realidad es que en los días de  guardar es precisamente cuando se realiza la verdadera campaña.

Le explico, los días previos a la elección es cuando unos y otros se destrozan y se guardan los pedacitos para que nadie se entere, dan los golpes más duros pero se preocupan por no dejar rastro incriminatorio, se da la estocada final pero se limpia la sangre para que no quede huella ni delito que perseguir.

Son los tres días previos al día de la elección cuando los partidos políticos echan a andar la maquinaria caza votos, se recorre el territorio, realizan las reuniones con las estructuras, se hacen los ajustes de los centros de acopio, los puntos de reunión y se explica bien como se realizara la operación del día glorioso para unos, triste para otros, pero donde los involucrados deben de hacer todo lo ya ensayado al pie de la letra para lograr el objetivo final que no es otro que llevar al triunfo a sus candidatos y  su instituto político.

Todo lo que se tiene que arreglar y desarreglar para ganar una elección se hace prácticamente los tres días previos a los comicios, que según el librito de los oscuros políticos, hasta buscar a los enemigos que puedan hacer ruido es recomendable.

Seguramente las autoridades electorales tienen la ligera sospecha de que ese es el actuar de los partidos políticos y sus operadores, pero mientras no exista evidencia o denuncia, no hay delito que perseguir.

Ablando de elecciones, tal parece que la Alcaldesa MAKI ORTIZ  ya enmendó el camino, que le entró de lleno a las campañas de los azules, ofreció todo el respaldo hasta con apoyo económico a los panistas ¿Qué la haría cambiar de parecer? Quizá los números de las encuestas y pensando en tener aliados en la próxima legislatura.

¿Se podrán confiar los panistas? Quien sabe, pues la alcaldesa estuvo a punto de apuntarse con MORENA, por lo tanto aunque les jure amor a los del PAN todavía falta ver cómo actúa el día dos de junio, pues MAKI no se caracteriza presisamente por leal, de hecho hay la sospecha  de que en las  elecciones pasadas jugo las contras a los de su partido y años atrás se evidencio aliándose con los priistas, por lo tanto más les vale a los candidatos panistas no confiarse, no sean las cochinas dudadas y la alcaldesa en los días previos a la elección geste otra traición.

En fin, la situación es que están por terminar los tiempos autorizados para hacer proselitismo, pero que en realidad es cuando comienza la verdadera campaña, la que se hace los días previos a la elección, en la cual ni los que van arriba en las encuestas con un alto porcentaje a su favor se pueden dormir.

Porque definitivamente una elección se gana o se pierde de acuerdo al trabajo que se realice en territorio y los tres días previos a las votaciones además de la capacidad de movilización. Pero también en esos tiempos es donde se dan las traiciones.

Y justo los días previos  y la elección es donde los panistas en Reynosa deben poner atención a su alcaldesa, porque aunque parece enmendó el camino y va con los azules estos no deben confiarse del todo, pues quien sabe si doña MAKI ORTIZ geste otra traición.

vida.diaria@hotmail.com,Twitter@VidaDiaria1, Facebook Rosa Elena González.