Terrorismo en Tamaulipas



 

Hace un par de días la palabra “terrorismo” retumbó en Tamaulipas; y no me refiero al simple uso de la palabra; si no al señalamiento que hizo el gobernador Francisco García Cabeza de Vaca, en Nuevo Laredo Tamaulipas.

La palabra ya  por sí misma nos origina un sentimiento de angustia, pero cuando se convierte en una denuncia del mandatario estatal, la preocupación para todos definitivamente debe ser mayor.

La palabra “terrorismo” tiene fuertes connotaciones políticas y posee elevada carga emocional y esto dificulta consensuar una definición precisa. Por ello me gustaría compartir con ustedes la definición de terrorismo, de acuerdo a los conceptos aprobados por La Organización de las Naciones Unidas:  “El terrorismo es el uso sistemático del terror, utilizado por una amplia gama de organizaciones, grupos o individuos en la promoción de sus objetivos, tanto por partidos políticos nacionalistas y no nacionalistas, de derecha como de izquierda, así como también por corporaciones, grupos religiosos, racistas, colonialistas, independentistas, revolucionarios, conservadores y gobiernos en el poder”. 

“Cualquier acto, además de los ya especificados en los convenios  vigentes sobre determinados aspectos del terrorismo,  del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (2004), destinado a causar la muerte o lesiones corporales graves a un civil o a un no combatiente cuando el propósito de dicho acto, por su naturaleza o contexto, sea intimidar a una población u obligar a un gobierno o a una organización internacional a realizar una acción o abstenerse de hacerla”.

De acuerdo a lo anterior, el gobernador  de Tamaulipas no está exagerando, los crímenes y la violencia que se vive en el Estado pueden considerarse eventos terroristas, en donde no es necesario aclarar que en muchas ocasiones los tamaulipecos nos hemos sentido en peligro o por lo menos intimidados, aunque el presidente de México insista en hacernos creer lo contrario.

El gobernador ya en varias ocasiones ha hecho declaraciones que sabemos no son del agrado de AMLO, y para muchos pudieran parecer retadoras, pero al menos en Tamaulipas la estrategia de abrazos y no balazos no ha sido exitosa.

Cabeza de Vaca dejó muy en claro su posición contra los eventos ocurridos en las últimos días en la frontera tamaulipeca “Es un comportamiento de narcoterrorismo, es un tema muy delicado y que se está viendo y se tiene que actuar en consecuencia”.

“Hay situaciones que generan inseguridad, no vamos a tapar el sol con un dedo. Esa actitud que vimos hace algunos días con bloqueos, donde se utilizaron  vehículos y a ciudadanos como escudos, donde hubo violencia directa con los ciudadanos que terminaron en el hospital, es otro síntoma de  narcoterrorismo”.

El gobernador no exagera en su posicionamiento, pero tiene un grave problema…  No tendrá el suficiente apoyo del gobierno federal para combatir al crimen organizado, ya que seguramente Olga Sánchez Cordero le pedirá que localice a las abuelitas de todos los chicos malos para reclutarlas, y que salgan a las calles a buscar a sus  nietecitos y los regresen al camino del bien.

El gobernador aseguró que los enemigos de México no somos los que estamos impulsando el desarrollo y la riqueza, son los violentos, son aquellos que secuestran, que usan la violencia para el tráfico de armas, de drogas, para tener sometido a un Estado y una Nación.

Al declararnos en estado de Terrorismo el Gobernador muy astutamente está lanzando una alerta al gobierno de Estados Unidos, para que Donald Trump reitere su ayuda a México en la lucha contra el terrorismo y se encargue de darle un “buen ajuste” a Tamaulipas.

Trump con su ánimo belicoso está esperando pretextos para darle una guerra a su ejército, López Obrador sin embargo no pierde oportunidad para denigrar a nuestras Fuerzas Armadas y restarles poder y respeto.

Es más probable que el gobernador de Tamaulipas encuentre apoyo en su país de origen, sin embargo a los tamaulipecos no nos importa de donde venga la ayuda, solo queremos que se restablezca la seguridad para nuestras familias, y todo lo que ello conlleva. 

“El terrorismo nace del odio, se basa en el desprecio de la vida del hombre y es un auténtico crimen contra la humanidad” Juan Pablo II.