Tamaulipas ante el Cambio Climático



El clima que percibimos como calor, frío o lluvia de una región o lugar específicos y de una temporada o estación del año en particular, es solo lo más evidente de algo mucho más complejo resultante de diversos factores y elementos, que no está aislado del resto del sistema mundo, ni está determinado solo por factores actuales y que tiene consecuencias amplias que rebasan lo climático. 

El Panel Internacional de Expertos sobre el Cambio Climático (CC) desde 1992 demostró científicamente la relación entre esta modificación progresiva y acelerada del clima y el incremento en frecuencia, magnitud y variabilidad, de huracanes, tornados, inundaciones, sequías, ondas cálidas y fríos extremos.

También demostró que este cambio se debe en parte importante, a la emisión de gases producto de la combustión de hidrocarburos, a partir de la 1ª. revolución industrial, desde mediados del siglo XVIII. El resultado es que nuestro planeta está casi al límite de su capacidad de autoregulación y recuperación, lo que pone también al límite la capacidad de adaptación y sobrevivencia a la humanidad.

La respuesta mundial se dió con la Convención Marco de las Naciones Unidas (CMNUCC) el 9 de mayo de 1992 y el Protocolo de Kyoto en 2005, iniciandose  una acción concertada a para realizar los ajustes radicales y globales que serán necesarios para evitar el panorama de un planeta fuera de control.

En 2015 con 195 países firmaron el Acuerdo de París sobre CC (COP21), que entró en vigor el 4 de noviembre de 2016 (COP22). Fue el momento en que la comunidad mundial decidió realizar compromisos concretos en cada nación, con metas precisas, en plazos específicos, empezando por las más desarrolladas. 

La meta mundial es contrarrestar el calentamiento global antes del 2020, manteniendo el incremento de la temperatura global debajo de los 2oC en 2030, que es límite que han señalado los científicos para no llegar a un punto de no retorno con crisis de alcance impredecible en los ecosistemas y en las sociedades.  

En 2014, los daños y pérdidas por desastres en México, se estima fueron de 32 933 millones de pesos. Nuestro país contribuye con el 1.7% de las emisiones mundiales de Gases de Efecto Invernadero (GEI), que aunque es muy inferior a la participación de China con el 25%, de EEUU con el 14% y de la Unión Europea con el 10%. 

México firmó la Convención Marco en 1993, el protocolo de Kyoto  en 2005, en 2007 el ejecutivo federal presentó la Estrategia Nacional de Cambio Climático, en 2012 se incorporó este tema en un Plan Nacional de Desarrollo y se emitió la Ley General del Cambio Climático. En 2014 inició su operación el Sistema Nacional de Cambio Climático (SINACC), conformada por la Comisión Intersecretarial de Cambio Climático (CICC), el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC) y el Consejo del Cambio Climático (C3), entre otras entidades.

Nuestro país se ha comprometido reducir para el 2030 sus emisiones de GEI en un 25% y en 50% en 2050, con respecto al año 2000.

En Tamaulipas se formuló en 2016 un Programa Estatal de CC 2015-2030. Posteriormente en 2017 con el gobierno de Cabeza de Vaca, después de foros y debates con especialistas de instituciones y de la sociedad civil se publicó la Ley  Estatal de CC, dando base jurídica a una Comisión Intersecretarial de CC y a su Consejo Consultivo, también a una Estrategia Estatal de CC y al Fondo para el CC  del Estado de Tamaulipas, mismas que trabajan en congruencia con las políticas públicas establecidas en este tema, por el Plan Estatal de Desarrollo 2016-2022. 

Tamaulipas es un territorio de Huracanes, algunos de ellos han sido devastadores (Hilda 1955, Inés 1966, Beulah 1967, Anita 1977, Gilberto 1988, Emily 2005, Dolly 2008, Alex 2010, Ingrid 2013, Katia y Franklin en 2017. En total 30 huracanes entre 1970 y 2017. En 2018 se esperan 14, 3 podrían ser de categorías 3 a 5.

Sin embargo, lo que actualmente está afectando con más severidad al estado son la olas de calor extremo, que han rebasado los 40oC. El 80% de los municipios se encuentran en zonas de Alto Grado de Peligro para Ondas de Calor y  Nueve están considerados como de Muy Alto grado. Los años 2017 y 2018 han marcado record en este sentido y se espera en los años siguientes la misma tendencia.

Todo esto y más, es objeto de investigación y análisis por parte de diversos investigadores, académicos, estudiantes, empresarios, asociaciones civiles y funcionarios reunidos por el Congreso Nacional de Investigación en Cambio Climático, que coordina regionalmente en la zona Noreste la Facultad de Ingeniería “Arturo Narro Siller” de la UAT-Tampico a través de la Maestra Jenny Treviño Trujillo. 

Esta semana del 8 al 12 de Octubre estará realizando su 8ª. Edición, la cual  se abarcarán temas del Cambio climático relacionados a la política energética, seguridad alimentaria, salud, educación, biodiversidad, ordenamiento territorial, vulnerabilidad de zonas costeras, políticas públicas, agua, aspectos jurídicos, entre otros.

Sin duda es un evento científico y social, que pone en alto a Tamaulipas como una entidad consciente y comprometida por dar respuestas efectivas al Cambio Climático