Superado solo por Don Porfirio



Andrés Manuel López Obrador es Presidente electo de México y ganó la elección del primero de julio con una ventaja histórica, superado solo por Don Porfirio Díaz que le ganaba cada cuatro años a Nicolás Zúñiga y Miranda con todos los votos de la elección presidencial de aquella época.

 Y como pinta para mayoría en el Congreso y el Senado habrá sin duda una nueva correlación de fuerzas en el país, pero el nuevo Presidente de los mexicanos podrá hacer los cambios que se necesitan y que deben avalar los legisladores.

Así el marco jurídico necesario se pondrá a funcionar para que se den los cambios que anhelan los mexicanos que dijeron “ya basta” el pasado día primero, porque son muchos millones de compatriotas los que claman por un nuevo orden en la vida de éste país.

Por su parte el nuevo Presidente tiene la gran responsabilidad de dar señales de cambio en el menor tiempo posible, priorizando el combate a la corrupción, a la impunidad, a la inseguridad, e impulsando el desarrollo económico para que el beneficio se refleje en la bolsa de los mexicanos.

   López Obrador será un Presidente fuerte con el apoyo del pueblo, y puede estar a la altura de los grandes de la historia cumpliendo las ilusiones que durante dos décadas les ha vendido a los mexicanos, que éste primero de julio le ratificaron en las urnas el apoyo popular que le mostraban en los sitios en que se presentaba en cualquier parte del país.

                       DEMOCRACIA MEXICANA

   La elección tranquila y transparente del primero de julio en la que el pueblo se volcó en las urnas para dejar constancia de lo que quiere, es una demostración ante el mundo  de que la democracia en México es adulta.

Para cacarear está que los  ciudadanos manejaron la elección pues millones de hombres y mujeres fueron funcionarios de casillas, representantes de candidatos y partidos, así como capacitadores y observadores electorales.

Éste es un logro que se da después de muchos años que el gobierno a través de la Secretaría de Gobernación  manejaba las elecciones, pero debe estar prendida la alerta porque ahora los partidos políticos quieren ser los “tutores” de las elecciones que prácticamente se han ciudadanizado.

 También hará falta que los ciudadanos le exijan a sus representantes en el Congreso y el Senado, los cuales la mayoría de las veces toman acuerdos para beneficiar y dejar contentos a los dirigentes de los partidos políticos que los nominaron, porque no sienten el compromiso con los votantes que fueron los que realmente los encumbraron.

bladijoch@hotmail.com