Sí habrá gasolinazo
Por: Alejandro Govea Torres | 2017-11-17 04:21:20

Nadie le cree a José Antonio González Anaya, director general del Petróleos Mexicanos (Pemex), que no habrá otro “gasolinazo” en el 2018, puesto que por más que jure y perjure que se mantendrán los actuales precios, muchos recuerdan que en enero del presente año la gasolina magna se incrementó 11.6%, en tanto la Premium subió un 12.0% y el diesel registró una alza de 11.6%.

 Ese fue el primer “gasolinazo” del 2017, porque a finales de febrero se dio otro incremento moderado, pero el alza propició una escalada de precios porque el aumento de los carburantes impactó el costo de la transportación de todas las mercancías, además de otros servicios en perjuicio de los consumidores.

 Luego vendría otro “gasolinazo” cuando se inició el proceso de liberación de los precios de los carburantes a finales de marzo, por lo que las alzas se han dado en forma paulatina a lo largo y ancho del país.

 En Tamaulipas se liberó el precio de las gasolinas y el diesel a principios de octubre, además no debemos olvidar que el próximo 30 de noviembre continuará en la Ciudad de México, Jalisco, Estado de México y Veracruz.

 Y será hasta el 30 de diciembre cuando deje de existir un precio controlado por parte de la Secretaría de Hacienda, cuando entren al programa Campeche, Quintana Roo y Yucatán.

 También hay que tomar muy en cuenta la información que proporcionó el presidente de la Asociación Mexicana de Empresarios Gasolineros (Amegas), Juan Pablo González Córdova, quien reveló que el precio de la gasolina magna podría costar 20 pesos y el de la Premium 23 pesos.

 Además, la producción de gasolina por parte de Pemex se redujo drásticamente desde el paro de labores en la refinería “Antonio Dovalí Jaime” en Salinas Cruz, Oaxaca, luego de las afectaciones que provocó la tormenta tropical “Calvin” a mediados de junio del presente año.

 Ante esta situación, Pemex se vio obligada a aumentar en forma considerable sus importaciones de gasolinas para abastecer el mercado interno, incluso hubo en algunos sitios, como fue el caso de Monterrey, Nuevo León, en donde se registró un fuerte desabasto de los carburantes.

 A todo ello, debemos de tener en cuenta la depreciación que tiene el peso ante el dólar por pocos resultados favorables para México en las renegociaciones del Tratado de Libre Comercio (TLC), por lo que Pemex deberá de gastar más en sus importaciones de gasolinas y el diesel.

 Es por eso, que sí habrá otro “gasolinazo” a pesar de que González Anaya jure y perjure que no subirán los precios de los carburantes ante la apertura del mercado energético de nuestro país.

Correo electrónico: jagovea_53@yahoo.com