Semana Santa.



Para todos aquellos que practicamos la fe cristiana el día de ayer iniciamos “La Semana Santa” conocida también como semana mayor, consiste en un período de ocho días que comienza con el Domingo de Ramos y termina con el Domingo de Resurrección.

Las celebraciones centrales de la Semana Santa son  la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesucristo; los días jueves, viernes y sábado Santos y domingo de Resurrección.

De acuerdo a la religión, la Semana Santa es el tiempo ideal para que el ser humano medite sobre sus acciones y los cambios que debe realizar para acercarse más a Dios y cumplir con sus mandamientos.

Durante la Semana Santa, de acuerdo a antiguas costumbres el católico realiza ciertas penitencias como procesiones, en donde se escenifica el drama de la muerte y pasión de Cristo; los penitentes se someten a duras pruebas como cargar la cruz de madera y recibir latigazos,  como símbolo de su auto sacrificio… el Viernes Santo, los fieles deben ayunar y abstenerse de comer carne.

España, país del cual heredamos el catolicismo;  cuenta con una tradición de Semana Santa digna de admirarse, con celebraciones muy diversas en las que se mezcla el fervor religioso con el arte y un valor estético incuestionable que atrae a creyentes y no creyentes.

La Semana Santa  se celebra en todas las ciudades y pueblos españoles, las procesiones religiosas, especialmente en el sur tienen un gran peso y tradición… en las peregrinaciones hay sacerdotes y penitentes que visten túnicas y capuchones. Málaga y Sevilla son las dos ciudades más reconocidas por realizar estos eventos.

En Estados Unidos es típico celebrar la Semana Santa al aire libre con “La Caza del Huevo de Pascua” donde se anima a los niños a buscar los huevos de chocolate, que en muchas ocasiones han decorado antes… Una tradición que carece totalmente de espiritualidad o tema religioso, más que nada  marca el comienzo de la primavera en todo el mundo anglosajón.

Jerusalén es uno de los lugares más especiales para vivir la Semana Santa… El fervor y la religiosidad –dicen aquellos que lo han vivido-se respiran en el ambiente; los viajeros o peregrinos que llegan hasta esta ciudad pueden transportarse más de 2.000 años atrás y recorrer los lugares descritos en la Biblia.

La Iglesia del Santo Sepulcro es una iglesia enorme, con multitud de capillas, aunque por fuera no aparenta su tamaño real… Dividida en zonas diferentes para las todas las  ramas del Cristianismo, ya que ahí se encuentra la tumba de Jesús;  este edificio es impresionante más allá del ámbito religioso, desde un punto de vista histórico.

En Filipinas se practica una de las celebraciones más polémicas de todo el mundo; Muchas personas recrean el dolor que sufrió Jesús mediante crucifixiones, latigazos y dolor, una Semana Santa con muchas imágenes estremecedoras.

Suecia tiene una celebración un poco contradictoria… La tradición es que los niños salgan a la calle a pedir dulces; con un pequeño “detalle” los dulces no son de Santos o conejos ¡son de una bruja! Así que al estilo de día de brujas americano los niños se disfrazan de  monstruos para llamar la atención.

Las campanas no suenan en Francia durante toda la semana... Según la cultura popular esto se debe a que las campanas vuelan a Roma para recibir la bendición Pontificia y regresan cargadas de dulces; así que el Domingo de Resurrección podemos ver a los niños buscando su recompensa en las iglesias y parques.

Brasil se caracteriza por quemar  a Judas, el apóstol que traicionó a Jesús, es una de las costumbres más famosas de la Semana Santa brasileña… La gente hace un muñeco de paja que cuelgan y queman por la calle, celebrando el final de la Cuaresma.

En nuestro querido México las tradiciones tienen su mayor peso en el centro y sur del País, son mucho más que un evento religioso, contagian su sincretismo a quienes acuden a presenciar las desde muy temprano para “ganar lugar” y tener el mejor sitio para no perder detalle de las escenas.

Sin lugar a dudas la procesión más famosa de México es la de Iztapalapa; sin embargo en todo el país hay eventos importantes, en  San Luis Potosí se realiza una procesión desde hace más de 70 años; Chihuahua celebra los días santos con sus danzas tarahumaras y en Oaxaca con altares de influencia indígena y siembra de maíz en jarrones de barro negro se practica la procesión del silencio.

Tanto en México como en diferentes países del mundo cada quien a su manera,  recuerda el sacrificio de Jesucristo y se celebra la fiesta más importante para los cristianos, más aún que la navidad… ¡la resurrección de Jesús!, pero esa, es otra historia.