Seguridad y armas



 

Tamaulipas es una esquina dorada para el comercio exterior, importaciones y exportaciones al por mayor pasan por ésta plataforma logística de 17 puentes fronterizos y  3 puertos marítimos.

Sus 371 kilómetros de frontera con Texas, Estados Unidos  y los 430 kilómetros de litoral con el Golfo de México, lo hacen único.

Sin embargo, así como representan una ventaja competitiva para el desarrollo económico por todo el movimiento comercial lícito que genera, también es atractivo para las bandas delictivas.

Como cruzan por las fronteras productos alimenticios, electrónicos, vestido, autopartes, entre otros, también pasan drogas, parque, armas, contrabando, tráfico de personas.

Por lo tanto, la estrategia de seguridad  en las nuevas políticas públicas de la Federación, tienen que ser muy especiales atendiendo a las características propias de la entidad.

Y en esas acciones es importante que se tomen en cuenta a las autoridades municipales y estatales, porque hacerlo de manera unilateral no ha dado los resultados esperados en los últimos cuatro años.

Tampoco ha sido saludable que la Federación de olvide de éste rincón de la patria, pues fue cuando las policías municipales y estatales fueron permeadas primero y luego controladas por la delincuencia.

La corresponsabilidad y trabajo conjunto con acciones específicas y complementarias  del Gobierno Federal, Gobierno Estatal y Gobiernos Municipales es indispensable. 

La presencia  en Tamaulipas de Alfonso Durazo Montaño próximo Secretario de Seguridad  Pública, en unos foros de diálogo con colectivos de familiares de desaparecidos y organismos no gubernamentales, ventiló lo que podría ser el esquema para el nuevo gobierno central.

Apretar en el combate a la corrupción e impunidad,  depurar y profesionalizar los cuerpos policiales; así como la vigilancia de la aplicación de recursos para seguridad y justicia por estados y municipios, son algunas de las propuestas.

Pero también habrá que reforzar de manera especial la vigilancia en los 371 kilómetros de frontera y 430 de litoral, para contener el tráfico de armas, parque, personas, drogas y demás contrabando.

Por citar un ejemplo, ayer en la ciudad de Reynosa, fueron destruidas 2 mil 386 armas largas y cortas, aseguradas por el Ejército en los estados del noreste del país.

 Ahí, en calidad de invitado, el gobernador Francisco García Cabeza de Vaca resaltó la coordinación entre la Federación, Gobiernos de los Estados y Fuerzas Armadas  en decomisos y prevención del tráfico de armas.

Y es que las armas, aseveró están directamente relacionado con la violencia, reconociendo  la laboro de Fuerzas Armadas, Policía Federal y la coordinación con el Estado, para retirar armas de las calles. 

En ese acto, el General Adelfo Castillo López, Comandante de la Octava Zona Militar,  subrayó en alusión a las armas algo que vale la pena reproducir íntegro.

““Las armas en manos de inmorales e ilegales son símbolo de cobardía, cuyo uso ilegítimo es una afrenta a la concordia social necesaria para lograr índices más elevados de productividad y crecimiento de la Nación, porque intimida y daña a la sociedad, produciendo miedo y lastimando la integridad física de las personas, lesionando lo más valioso de su patrimonio”.

Por ello, un estado fronterizo como Tamaulipas debe dejar de ser corredor fácil para entrada y uso ilícito de las armas. Es donde debe “Endurecer Durazo”.