San Fernando Rojo



 

El municipio de San Fernando, Tamaulipas, volvió a ser noticia de escándalo nacional.

La desaparición de 22 personas que fueron bajadas de un autobús de la línea transpaís de Abelardo Osuna Cobos y Abelardo Osuna Morales, acaparó la atención mediática.

Si el secuestro de una persona es un fenómeno de impacto en la comunidad y los medios, uno masivo de 22 pasajeros, alcanza una dimensión mayúscula.

El tenebroso asunto trae e la mente del colectivo el hallazgo de los 72 cadáveres de migrantes que fueron encontrados en ese municipio hace unos diez años.

Las imágenes de las decenas de cadáveres de aquella ocasión, le dieron vuelta al mundo y San Fernando pasó a la historia de la era de “la internet”, por ese crimen.

Todavía si usted “goglea” ( busca en la red de redes de internet) el nombre San Fernando, aparece ese acontecimiento vergonzoso para San Fernando, Tamaulipas y México.

Con éste “levantón masivo” de pasajeros del autobús, de inmediato vinieron sospechas de que pudiera pasar una situación similar.

De ahí que se prendieran los focos rojos de la preocupación de la sociedad, así como de las autoridades federales, estatales y municipales.

El polémico caso que ocurre en Tamaulipas obedece a que es una ruta natural para el tráfico ilegal de personas.

La entidad, tiene 17 puentes internacionales a lo largo de 371 kilómetros de frontera con Texas, en los diez municipios tamaulipecos en esa franja.

Nuevo Laredo, Guerrero, Mier, Miguel Alemán, Camargo, Díaz Ordaz, Reynosa, Río Bravo, Valle Hermoso y Matamoros, son por tanto punto de paso para los flujos migratorios legales e ilegales.

Y el caso específico de San Fernando, por ser el distribuidor vial para llegar a la zona fronteriza, se convierte en un punto clave para los controles. 

Por algo es usado también por los grupos de campesinos de la región norte de la entidad para cerrar las carreteras y paralizar el tráfico de mercancías, a fin de presionar a las autoridades federales y estatales.

En las últimas semanas, se han dado varios bloqueos para exigir a la federación y a Víctor Villalobos, titular de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural, recién abucheado en Coahuila,  mayores recursos y nuevas reglas de operación para los programas de apoyo al campo.

Tamaulipas con sus 17 puentes internacionales  en 371 kilómetros de frontera y los cuatro puertos marítimos en 430 kilómetros de litoral, es una esquina dorada, una plataforma logística para importaciones y exportaciones, una puerta y ventana al mundo.

Las carreteras estatales y federales que cruzan y unen a los puertos fronterizos o marítimos con otros polos de desarrollo, son por tanto la principal fortaleza de Tamaulipas.

De ahí que deban cuidarse en forma mucho más amplia y de manera coordinada por parte de las autoridades de seguridad federales y estatales.

La ausencia de una vigilancia o supervisión más amplia y sistemática, deriva en éste tipo de fenómenos o bien en los bloqueos.

Y  cualquier incidente que se registre en sus trayectos, podrá siempre a Tamaulipas  y en especial a San Fernando en foco rojo.

Por lo pronto, el caso de los 22 desaparecidos, hayan sido  levantados, secuestrados o enviados en forma directa a Estados Unidos, deja en evidencia a todos.

A la línea de autobuses por transportar a ilegales.

A los filtros o retenes militares por permitir el paso.

A la Policía Federal Preventiva, División Caminos, por no  detectarlos en San Fernando.

A la Policía Estatal que patrulla las carreteras estatales en apoyo a unidades con incidentes, por lo percatarse.

Es un asunto delicado que tiene mar de fondo.

 Y para esclarecerlo y poner los controles requiere y exige colaboración, cooperación y trabajo conjunto de la Federación y el Estado.

El tráfico documentado de indocumentados, parece ser lo más obvio. Aunque habrá que esperar el veredicto de las autoridades.

Estos casos, pues ya trascendió que hubo otra desaparición colectiva de 25 en febrero, en esa misma circunstancia, en la antesala de la semana santa, sin duda tendrán su impacto en la afluencia a las carreteras y playas tamaulipecas.

Habrá que trabajar mucho para revertir esa imagen roja de San Fernando y de Tamaulipas.

Que debería conocerse más por ser la cuna del grano rojo, el sorgo, y el principal granero del país. 

Y no por las ejecuciones o desapariciones masivas de migrantes.