¿Robo en el Congreso?



La falta de conocimiento, la irresponsabilidad y el bajo nivel parlamentario quedó de manifiesto una vez más en el Congreso del Estado, de nueva cuenta algunos legisladores quedan en evidencia de que no saben ler, dirían por ahí, solo van a levantar la mano, a cobrar sus dietas y a pasársela de día de campo, no quisiera pensar que eso es lo que enseñan a los más de doscientos niños que visitaron hace algunos días esas instalaciones.

Deveras que da pena ajena, cuando entre los mismos legisladores se hacen “trampa”, cuando se agencian iniciativas que proponen otros grupos parlamentarios, y vaya que tiene súper asesores, un equipo de servicios parlamentarios, instructores y hasta personal especializado muy bien pagados que se encargan de estructurar y analizar las iniciativas, es más, basta ver las novedades de otros Congresos para ver que se pueden“piratear”.

Lo que no se vale, es que sea en el mismo Congreso, entre las fracciones parlamentarias las que se roben y pirateen las ideas de otros, hay que ponerle tantita creatividad diputados, Tamaulipas requiere de un legislativo de nivel, no de gente sin conocimiento, que hacen leyes, que ellos mismo violan, se roban ideas y para muestra un botón.

El grupo del PANAL, presentó en febrero del 2017, ante el Congreso del Estado, una iniciativa  de decreto mediante la cual se pretende reformar la fracción II y adiciona la fracción VIII del artículo 32 bis, de la Ley del Trabajo de los Servidores Públicos del Estado.

Con esto, Nueva Alianza, pretende que a las mujeres trabajadoras se les otorguen algunos derechos relacionados con su embarazo, como  disfrutar  de un descanso de un mes antes de la fecha del parto, así como de los tres meses posteriores a este, con goce íntegro de sueldo.

En su iniciativa, de febrero del 2017, el grupo de Nueva Alianza, también pretende que en la modificación a la ley, que las mujeres trabajadoras gocen de un permiso al año, con goce íntegro de sueldo, para someterse a exámenes de prevención de cáncer de mama o cervicouterino.

Ahora bien, en octubre del 2017, la diputada priista, Copitzy Hernández García, tuvo la ingeniosa idea de proponer un exhorto a la Secretaría de Administración, las dependencias estatales de la administración pública federal y los 43 Ayuntamientos, para que realicen acciones administrativas, jurídicas necesarias a efecto que una vez al año otorguen un día con goce de sueldo a las mujeres a efecto de que lo dediquen a exámenes de detección de cáncer de mama y cervicouterino.

Y si esto fuera poco el pasado miércoles, legisladores, del PAN, a través de Ana Lidia Luévano de los Santos, presenta una acción legislativa en donde pretende la reforma a la Ley Federal del Trabajo de los Servidores Públicos del Estado, ¿para qué cree?, sí adivinó, para que hombres y mujeres dispongan de un día laborable al año para someterse a estudios de detección y prevención de cáncer de mama, cervicouterino y de próstata.

Aunque hay que señalarlo también, en su ingeniosa pretensión legislativa, los diputados de Acción Nacional, solicitan dentro de esas modificaciones estipular en la ley, que se otorgue un permiso de paternidad de cinco días laborables con goce de sueldo  a los hombres trabajadores, por el nacimiento de sus hijos.

¿Ese es el nivel que Glafiro quiere dar al Congreso?, y digo, porque lo mismo se quejaba de la arrogancia y pedanterías del “pirrurri”, Carlos García González, del robo de recursos que vía compensación se “entregaba” a todos los legisladores, ahora no sólo eso, ahora también se roban ideas e iniciativas.

Los sueños de Glafiro están muy lejos de cumplirse, de nada sirven los cursos, premios de calidad y tantos gastos que generan, si ahora hasta su capacidad está en duda, por si fuera poco, la iniciativa de Nueva Alianza, está en el baúl de los olvidados, no pasó ni a comisiones, aun cuando la ley marca plazos para ello.

Aunque pudiese hacerse adiciones a la de Nueva Alianza y presentar una sola, a los legisladores aparte de copiar, les gusta lucirse y hacer más grande la basura legislativa; una vez más queda demostrado que el robo intelectual o el plagio legislativo no es un mito, ahora resulta que las iniciativas en el Congreso del Estado hay que hacerles una prueba de ADN para saber el origen de paternidad, así las cosas.