Reunión tersa



 

Los días previos y todavía la fría mañana del miércoles 17 de octubre, en la capital tamaulipeca había expectación en la población, nerviosismo en algunos políticos locales  y morbo en la prensa en torno al primer encuentro Cabeza-Peje en Palacio de Gobierno.

Y era natural, provienen de partidos políticos distintos y distantes. En la pasada campaña electoral hubo “guerrilla verbal” y posturas radicales, válidas en los momentos de disputa del voto.

La cerrada elección por las senadurías entre Américo Villarreal-Guadalupe Covarrubias e Ismael García Cabeza de Vaca- María Elena Figueroa,  y el recuento de votos, le agregó tensión a la rivalidad política.

Sin embargo,  el reconocimiento del triunfo de López Obrador por un grupo de gobernadores de origen panista, entre ellos el tamaulipeco, así como las reuniones de las dos reuniones de la CONAGO con AMLO, permitieron zanjar diferencias.

De tal manera que el primer encuentro en Tamaulipas fue terso. No hubo desencuentro.

López Obrador, fiel a su oferta de usar líneas comerciales llegó en el vuelo matutino de Aeromar, el mismo en que venían los Senadores Américo Villarreal, Guadalupe Covarrubias e Ismael García, así como algunos diputados federales.

Desde que pisó Victoria, lo hizo a la par con el Senador de MORENA, Villarreal Anaya, quien fue el hombre más cercano en todo momento, salvo en la reunión palaciega.

A la hora de las palabras, los dos políticos ( López y Cabeza)  que tienen en su ADN la retórica ruda que dan los años de la lucha opositora y la defensa ante los embates, la cambiaron por la cordialidad y mesura.

López, le agradeció su disposición personal y la cooperación del Gobierno tamaulipeco para colaborar con su administración federal 

Recordó que desde el triunfo, Cabeza de Vaca le felicitó y externó su solidaridad, situación que abona al ambiente de cooperación que se ha manifestado en el periodo de transición. 

Por ello, subrayó “vamos al cambio por el camino de la concordia, de la reconciliación y la unidad.”

Tenemos que hacerlo, resaltó,  “en todo el tiempo y más en las circunstancias actuales, necesitamos estar unidos, sumar esfuerzos, voluntades y recursos para enfrentar los grandes problemas nacionales”, al ubicar en ese contexto la “buena conversación previa con el gobernador”. 

Al respecto, el gobernador  mostró su satisfacción “ por el respaldo y apoyo que viene para Tamaulipas, que hará la diferencia y permitirá superar rezagos. 

Se aludió a la importancia que tendrá el programa de “Zona Franja” con impacto en los 10 municipios Nuevo Laredo, Guerrero, Mier, Miguel Alemán, Camargo, Díaz Ordaz, Reynosa, Río Bravo, Valle Hermoso y Matamoros.

Que incluye IVA al 8%, ISR al 20%, gasolinas y electricidad similar al precio de Texas y duplicar el salario mínimo; además de mejoras en urbanización para Nuevo Laredo, Reynosa y Matamoros. 

Cada uno de los protagonistas centrales del encuentro, tuvo muy cerca a un integrante de la familia Gómez Leal. López a José Ramón y García Cabeza de Vaca a su esposa Mariana.

Tras la tensión matutina, la  reunión fue tersa.  

Por el bien de Tamaulipas, su desarrollo y progreso, que ambos entierren las espadas y prevalezca la concordia.

Aunque esa actitud riña con sus estilos fajadores tradicionales.