..Que siempre no.



 

La experiencia internacional que tendría el alcalde de la capital tamaulipeca, Xicoténcatl González Uresti, en La India y España, abortó.

En la antesala del viaje por el oriente y el viejo mundo,  el presidente municipal  dice haber reconsiderado y optó por quedarse.

Escogió su página de faceboock para dirigirse a los victorenses con un mensaje alusivo al viraje en su agenda.

En ella explica que antepone la exigencia de su pueblo de mantener aquí, trabajando por la ciudad en forma directa, a la invitación internacional.

Refiere también que desiste porque son tiempos de fortalecer el cambio y honrar la voz de la capital de Tamaulipas.

Se dice preocupado junto a su familia por el bienestar de la ciudad, por lo que se quedará a gestionar  ante las instancias federal y estatal  recursos para mejorar  la calidad de vida de los victorenses.

Y bueno, hasta se sincera y señala que escucha la voz de “mi gente que exige dar prioridad  mantenimiento a la reconstrucción de las calles y al fortalecimiento de los servicios primarios”.

Sin embargo, la determinación del novel edil victorense da en un marco de definiciones políticas por parte del partido que le brindó el respaldo para llegar al poder, el PAN.

Ese instituto, vive en estos días los registros de los aspirantes a candidato a diputados locales al Congreso del Estado. 

El pasado sábado, él mismo, acudió a la sede panista para acompañar e una de las aspirantes, María del Pilar Gómez Leal, a su registro, junto a otros servidores públicos y militantes.

Es ese el contexto en el que se inscribe el texto del mensaje de Xicoténcatl González Uresti.

Así es que se deduce, que más allá de una decisión personal, “Xico” atiende instrucciones del nativo de Xicoténcatl, responsable de la política interior en el gabinete estatal.

Esperemos que ésta cancelación de la gira internacional,  deje buenas cosas para la deteriorada capital tamaulipeca.

Que en verdad el jefe edilicio se aplique en la gestión de los recursos públicos ante el Gobierno del Estado y la Federación,  para mejorar el estado de las calles, los servicios públicos y la seguridad.

Y que sepa cuáles puertas tocar para que la llave de los programas se abra para Ciudad Victoria.

Es decir, que haya cambiado los boletos de avión para Nueva Delhi, Barcelona, Madrid y Dubai por pavimentaciones de las calles más deterioradas de Ciudad Victoria.

En otro orden de cosas, además de la buena noticia de la suspensión del viaje del alcalde de la capital tamaulipeca, de Michoacán llega el reporte de que por fin los maestros de la CNTE levantaron el bloqueo de las vías férreas.

Casi un mes de ese tipo de medidas tenían al borde del colapso a la economía de esa  importante región del país, así que todos los actores que participan en la atención a ese problema, deben cuidar que no se reanude.

Que los acuerdos tomados desde la SEP, desde Gobernación, desde la Secretaría de Economía,  la gubernatura de Michoacán o desde el Palacio Nacional, se respeten y se cuiden.

Especial atención en el seguimiento debe tener el Oficial Mayor de la SEP, Héctor Garza González, para que lo sembrado desde esa área de buenos frutos.

El país tiene que seguir caminando y aprovechando mejor sus fortalezas, no es la paralización el camino para “enderezar al jorobado” que puede estar oculto en cada una de las instituciones.

Por cierto, lo que parece terminar en Michoacán, podría aparecer en Tamaulipas, por el malestar que existe en el campo, ya que los programas de estímulos a la comercialización de cosechas, conocidos como precio objetivo, se están regateando.

Resulta que la SADER de Víctor Villalobos,  en las reglas de operación está limitando el apoyo solo a productores que tengan hasta 50 hectáreas de riego, pero el apoyo sería solo para 30 hectáreas.

Y en el caso de áreas temporaleras, a agricultores con hasta100 hectáreas en producción, poro limitado a lo que produzcan 60 hectáreas.  

Pareciera que lo que quieren es “acabar con la gallina de los huevos de oro” en el campo mexicano y no con la corrupción o tranza.

No todo está podrido en el sistema mexicano.  Las cosas buenas o valiosas deben preservarse.