Profesión de alto riesgo
Por: Héctor Alejandro de Anda | 2018-09-09 17:53:13



 

 

“No es lo mismo llamar al diablo, que verlo llegar”. Frase popular 

LO CLARO. El científico inglés Charles Darwin, señalaba ‘la historia se repite. Ése es uno de los errores de la historia’. 

Contrario a la frase del creador de ‘El origen de las especies’, conocer la historia nos faculta para aprender de ella y efectivamente evolucionar. Aprovechar sus lecciones y enriquecernos de los pasos que dieron quienes nos anteceden.

La Universidad Autónoma de Tamaulipas pone a disposición de la comunidad, a través del Instituto de Investigaciones Históricas, el patrimonio documental de que dispone y que datan de fechas de 1750.

Salvaguardar este legado gráfico que permite a la sociedad acceder a la historia, es un valor humanístico que se reconoce a la institución.

Documentos que dan fe también de la creación de la UAT en Tamaulipas y que sustentan que la historia no vive en el pasado; forma parte del hoy y de las decisiones del futuro.

LO MUY OSCURO. Jair Bolsonaro, es un brasileño de 63 años de edad. Pertenece al Partido Progresista (Partido Social Liberal) y en estos momentos, tras la cantada salida de Lula da Silva de las elecciones presidenciales por evidentes actos de corrupción durante su anterior mandato, Bolsonaro  toma la delantera y encabeza con 20 puntos de preferencia las encuestas hacia la primera silla de aquél país. 

Ser puntero, es cosa de hoy; porque mañana no se sabe qué depare a Bolsonaro, tras la agresión que a punto estuvo de arrebatarle la vida por el ataque recibido de manos del autor confeso Adelo Bispo de Oliveira (le proponen como el ‘casi homicida solitario’). No vaya usted a creer que se parece a alguna historia que escuchó en otra parte.

Una puñalada en el abdomen que perforó los intestinos del candidato, mantienen a éste aún en suspenso por cuanto a los pronósticos de salud reservados.

Y hoy lo traemos a colación, derivado del alto significado que tiene en nuestro país –y el mundo- la relación de la política con la violencia física a los actores de la misma.

Sólo en 2018, derivado de la elección que marcó un hito en la vida de nuestro México, se contabilizaron 774 agresiones contra políticos; 152 asesinatos. De éstos, 48 eran aspirantes a un puesto de elección popular.

No para ahí el conteo. 429 personas más, que detentaban una función electoral sin ser candidatos, resultaron también agredidos y de ellos, 371 asesinados.

En total 523 decesos con violencia durante la jornada 2018, según datos de etellekt.com sobre ‘Violencia Política en México’.

La política y la sangre han marcado y hecho cauce del camino que conduce nuestros destinos desde tiempos inmemoriales. Madero, Venustiano Carranza, Álvaro Obregón, Luis Donaldo Colosio, Ruiz Massieu son cifras, nombres que forman parte de la cultura enseñada en las aulas a manera de ‘entender la política’.

Otros políticos son objetivo frecuente de atentados; como Nicolás Maduro de Venezuela, que apunta haber recibido más de once ataques. Con drones, popó de pajaritos y más tipo de misiles.

La interrogante persiste en el aire. A sabiendas del alto riesgo que significa ser un blanco móvil para asesinos solitarios ¿será costeable, rentable, satisfactorio el brindar su vida y su sangre en pro de la patria?

P.D. Deseamos recupere pronto la salud el candidato brasileño Bolsonaro; a quien se le reconoce su total honestidad y franqueza. 

Una vez lo acusaron de decir sobre una congresista que “no valía la pena violar, porque es muy fea”. Al parecer, habría más de un asesino solitario dispuesto a acercarse al candidato.

COLOFÓN: Ahora que se enteraron que el tope es de 108 mil pesos, sin gastos médicos ni de representación… muy posible se convierta en una actividad de baja afluencia. 

 

alejandrodeanda@hotmail.com

@deandaalejandro