Previsión



 

Al problema de la migración ilegal de Centroamérica, América del Sur y otras regiones del mundo por México, es más fuerte de lo que se imaginaba.

Según datos aportados por el nuevo Director del Instituto Nacional de Migración,  Doctor en Derecho Francisco Garduño Yáñez, rebasa los 400 mil anuales.

Esa cifra, precisa, es aportada por el Gobierno de Estados Unidos, con base a las estadísticas de los años 2017 y 2018.

Pero que éste año 2019, se disparó en forma alarmante, ya que en el primer cuatrimestre llegó a los 320 mil y para los 5 meses ( a mayo) rebasó los 400 mil, es decir, más que en el año pasado.

Por esa razón, señala, México pasa de una política de migración concertada a una migración de contención, con apego a la legalidad, respeto al estado de derecho y las instituciones. Obvio, tras el acuerdo y presión del presidente Trump.

Según los informes del nuevo gobierno mexicano, entre las rutas para el flujo migratorio ilegal, aparece Tamaulipas como una de las principales, pues citan que cruzan por aquí el 60 por ciento de los migrantes.

Esa situación obedece no solo a cuestiones de distancia, por ser la ruta más corta entre la frontera sur y norte del país, sino que las investigaciones llevan a que hay “pago de tránsito”, como le llamó Francisco Garduño.

La entidad, es atractiva también porque tiene una amplia frontera con 371 kilómetros de vecindad con Texas, Estados Unidos teniendo como división al río Grande o río Bravo, con zonas bajas y poco vigiladas.

Además de una cadena de 17 puentes internacionales, algunos de ellos como los de Nuevo Laredo, Reynosa y Matamoros,  de gran dinámica en exportaciones e importaciones,  ya que pasan cerca del 40 por ciento de los intercambios legales entre ambos países.

Y precisamente esa gran movilidad de personas y mercancías, hacen propicio que puedan pasar también en forma ilegal mercancías y personas.

En función de ello,  el Instituto Nacional de Migración, bajo las riendas de Francisco Garduño Yáñez, por instrucciones del gobierno federal, reforzó la frontera sur  México-Guatemala y en primera instancia la zona de Reynosa en la frontera norte con Texas. 

Y como los resultados de ésta nueva política de contención traen en forma adicional la deportación más intensa de quienes logran pasar y son detenidos en Estados Unidos, la frontera tamaulipeca tiene una doble labor, contención y recepción.

En ésta segunda función, recepción de los migrantes deportados o de aquellos que buscan el asilo político,  Tamaulipas, en especial los diez municipios fronterizos requieren tomar previsiones.

Y hacerlo en coordinación con el Gobierno del Estado, que dirige Francisco García Cabeza de Vaca, para que el Gobierno Federal canalice los recursos adicionales para la atención de esa población flotante.

Ya los alcaldes fronterizos Mario López Hernández de Matamoros; Maki Ortiz Domínguez, de Reynosa; y Enrique Rivas Cuéllar, de Nuevo Laredo, han señalado la situación de los grupos de migrantes que tienen y sus necesidades.

Haciendo eco de ello, también el gobernador García Cabeza de Vaca, estuvo en la capital del país con el Jefe de la Oficina de la Presidencia, Alfonso Romo, para conocer de manera directa las acciones que se prevén por parte de las Secretarias de Relaciones Exteriores, Gobernación y Hacienda, en esa materia.

Tamaulipas, reitero, requiere y merece una atención especial tanto en materia de disuasión del tráfico ilegal de migrantes, por ser una de las rutas principales; pero también para la atención o manutención de quienes se regresen para esperar el asilo.

La amplia frontera, exige una amplia ayuda no solo del Gobierno Federal de Andrés Manuel López Obrador, sino de la cooperación bilateral, es decir, también de los Estados Unidos.

Importante que el gobernador se esté anticipando y gestionando y que trabaje en estrecha coordinación con los alcaldes de los diez municipios fronterizos: Nuevo Laredo, Guerrero, Mier, Miguel Alemán, Camargo, Díaz Ordaz, Reynosa, Río Bravo, Valle Hermoso y Matamoros, sin importar  origen partidista.

De otra manera, nuestros problemas delincuenciales en esa franja, se recrudecerán. Y no es lo esperado.