Performance en Victoria



 

 

           Todo se encuentra listo para que hoy se realice el Performance “Un violador en tu camino” en la explanada de la Plaza Juárez, frente a Palacio de Gobierno, similar al que realizaron mujeres chilenas en el marco del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, celebrado el pasado 25 de noviembre.

          La cita es a las 16 horas, pero se espera que desde dos horas antes lleguen cientos de mujeres victorenses para participar en este evento que se ha replicado en varias partes del mundo, según las organizadoras.

 

          “No se descarta la posibilidad que se hagan eventos similares en Tampico, Reynosa, Matamoros y Nuevo Laredo”, agregaron las organizadoras porque se quiere demostrar que las mujeres tamaulipecas están unidas para exigir a las autoridades acciones concretas en contra de la violencia, concretamente para reducir el número de feminicidios que hay en el país.

          De los 46.5 millones de mujeres de 15 años o más que hay en el país, el 66.1% han enfrentado violencia de cualquier tipo alguna vez en su vida, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

          El 43.9% de las mujeres han enfrentado agresiones de sus esposos o de sus parejas a lo largo de su relación, sobre todo entre las mujeres que se casaron o viven en unión libre antes de los 18 años de edad.

          En 2018 se registraron 3 mil 752 defunciones por homicidio de mujeres, la cifra más alta de los últimos 29 años (1990-2018).

          La protesta de las mujeres chilenas, es decir el Performance “Un violador en tu Camino” ha sido un ejemplo de civilidad e ingenio, mientras aquí en México las mujeres “trogloditas” destruyeron, pintarrajearon y agredieron disque para que sean respetados sus derechos.

          Las disque feministas no comprenden que sus violentas protestas en lugar de ayudar a la causa de las mujeres que luchan por vivir en paz, propician el enojo y la indignación de la sociedad mexicana.

          En otro tema, vaya que fueron “chamaqueados” las y los legisladores del PRI y de Morena en el Congreso Local, puesto que se enfrascaron en un duelo de acusaciones que no sólo refleja el bajo nivel de experiencia parlamentaria, sino también la falta de colmillo porque cayeron en el juego de “divide y vencerás” que perpetró el presidente de la Junta de Coordinación Política, Gerardo Peña Flores, quien se divirtió a lo grande en la pasada sesión legislativa.

          No había ninguna necesidad de utilizar la tribuna parlamentaria para dirimir diferencias, cuando hay temas más importantes que discutir para acordar una agenda legislativa que urge ante la necesidad de obtener más recursos públicos ante los recortes anunciados por parte de la federación.

          Por ejemplo, pueden presentar una reforma en donde se les cobre el predial a las dependencias gubernamentales, además de proponer una iniciativa para aumentar la participación que entrega la federación a estados y municipios por el cobro de impuestos en el intercambio comercial con Estados Unidos.

          Resulta imperdonable que la coordinadora de la fracción del PRI, Yahleel Abdala Carmona haya caído en el juego de Peña Flores, sobre todo por la supuesta experiencia legislativa que tiene cuando fue diputada federal.

          En el caso del diputado local Rigoberto Ramos Ordóñez de Morena se le puede dispensar que haya caído en el juego del presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso Local por su falta de experiencia, pero también debe cuidar el contenido de sus declaraciones para no herir susceptibilidades.

          A propósito, hay que estar pendientes del reto que le hizo Abdala Carmona a Ramos Ordóñez, puesto que legislador morenista debe presentar las copias de los cheques que supuestamente recibió la coordinadora de la fracción del PRI, cuya confrontación subirá “la temperatura” en el Congreso Local.

          Esta de por medio la honorabilidad de ambos porque la legisladora priísta debe demostrar, en caso de ser cierta la versión del diputado morenista, que los recursos que amparan los cheques son para gastos de la fracción del tricolor, en tanto que el diputado morenista deberá de informar cómo obtuvo la información en torno al manejo presupuestario del Congreso Local.

          Por último, sospechosa, muy sospechosa fue la renuncia que presentó ayer el titular de la Secretaría de Obras Públicas del municipio de Victoria, Edgar Valdez Saldívar, puesto que corre la versión de que regresa a su cargo como regidor porque su antecesor y a la vez suplente, Juan Manuel Gómez Castillo, no atacaba las instrucciones del alcalde Xicoténcatl González Uresti.

Correo electrónico: jagovea_53@yahoo.com