Osorio, como llegó se fue…
Por: Rosa Elena González | 2018-01-12 05:03:34



Pues Miguel Ángel Osorio Chong dejó la Secretaría de Gobernación, va por una nueva posición, su pretensión es convertirse en coordinador de la bancada priista en la Cámara alta.

Osorio Chong será Senador de la República, será su premio de consolación luego que no le dejaron abanderar a su partido, el PRI, en pos de la silla grande de la Nación.

Claro que también será  una manera de tenerlo tranquilo, que no les juegue las contras a los mismos priistas porque después de que el PES se uniera al Peje siendo como es un partido donde se albergan diferentes agrupaciones religiosas a las cuales la Secretaría de Gobernación les dio su venia empezaron sospechas, más porque la coalición se dio justo enseguida de que José Antonio Meade fuera electo como precandidato del PRI a la Presidencia de la República, eso fue lo que dio pie a rumores sobre el enojo de Osorio y de que comenzaba su venganza.

Si se enfureció porque no fue el elegido o si le dan su premio de consolación, como dijera la Nana Goya “esa es otra historia” que le preocupa más a sus compañeros de partido que a la ciudadanía en general.

La historia que a los mexicanos les preocupa es la que Miguel Ángel Osorio Chong no escribió satisfactoriamente para bien del pueblo mexicano.

Que se fue de Gobernación como llegó, sin dar soluciones a los grandes problemas que aquejan al país, como es todo lo relacionado con la violencia e inseguridad que se vive a lo largo y ancho del territorio nacional.

Una de las promesas que hizo el ahora ex Secretario de Gobernación cuando llegó al puesto fue que se aplicaría e implementaría estrategias para pacificar el país, para que los mexicanos tuviéramos seguridad, pero se fue con la promesa incumplida.

Uno de los grandes problemas y por los cuales la ciudadanía le da muy baja calificación al Presidente de la República es precisamente la inseguridad, el que lejos de mejorar empeoró, sumiendo en la intranquilidad a los mexicanos.

La seguridad nacional, que fue su responsabilidad directa, sigue siendo asignatura pendiente, reiteramos el ahora ex secretario de Gobernación como llegó se fue, sin dar solución.

Sin duda alguna es mejor político que funcionario, es bueno para defender los postulados de su partido pero no lo fue tanto para defender la tranquilidad de los mexicanos.

Seguramente como Senador hará su chamba, quizá no por el bien de la nación pero sí para defender los intereses políticos o económicos de los priistas, sus aliados y hasta cómplices.

En fin, la situación es que por negociación o no, por berrinche o venganza, se va de Gobernación, se asegura que su premio de consolación para que contribuya en la próxima elección será una senaduría y la coordinación de la bancada priista en el Senado.

No dejó buen sabor de boca a los mexicanos, la mayoría del pueblo reprueba su gestión, quizá pudo hacer acuerdos y velar por los intereses de su jefe y de él mismo pero en el tema de seguridad quedó mucho a deber, en ese rubro como llegó se fue.

Alfonso Navarrete Prida, nuevo secretario de Gobernación, prácticamente llega solo a cubrir el espacio, porque es un hecho que a estas alturas del partido, a meses de que termine la administración, en inseguridad, todo seguirá igual.

El que puede hacer algo, no por la seguridad o el beneficio del país, pero sí de algunos tamaulipecos, es el oriundo de estas tierras Felipe Solís Acero, quien desde su posición en Gobernación, como encargado de atender los asuntos legislativos y acuerdos políticos quizá pueda dar su voto para favorecer a quienes integrarán la fórmula, los candidatos a la Senaduría del PRI y meter mano en las diputaciones federales, eso ya se verá, por lo pronto, Osorio, como llegó se fue.