Obligados a debatir




En toda contienda electoral deben estar presentes los debates entre los candidatos de los distintos partidos políticos.

Es una oportunidad valiosa para que los ciudadanos conozcan sus perfiles, sus ideas y sus capacidades.

Mucho más que los cargos de administración como presidente, gobernador o alcaldes, es en los diputados y senadores, donde son obligados.

Quienes aspiran  a ser legisladores, van al debate diario en las Comisiones Legislativas o en la Tribuna del Parlamento.

Por tanto, deben mostrar a los ciudadanos que están preparados para ser buenos parlamentarios.

La ciudadanía tiene que identificarse más con sus representantes en el Congreso de la Unión, y deben ser los candidatos quienes les informen cuáles serán sus responsabilidades.

Y cómo harán frente a los diversos compromisos de campaña que andan haciendo.

Desgraciadamente, los candidatos a senadores y diputados federales en su gran mayoría, hacen campaña con propuestas que no son de su competencia.

En el ánimo de sumar adeptos, se presentan como si fuesen parte del Poder Ejecutivo Federal o una extensión de los Gobiernos locales.

Hoy más que nunca, en la conformación de las cámaras de Diputados Federales y del Senado de la República, el país requiere de los mejores hombres y mujeres como legisladores.

Que sean dignos representantes de un Poder Legislativo independiente, que sea un contrapeso importante para el Ejecutivo y no una comparsa.

Legisladores que llegan al Congreso con el vuelo de los votos que les dan los candidatos presidenciales difícilmente serán un contrapeso.

Quizá sea más importante en ésta contienda del 1 de julio la elección de Diputados federales y Senadores, pues en ellos descansará la delicada misión de actualizar el marco jurídico.

Revisar las iniciativas que lleguen del Poder Ejecutivo Federal y analizarlas a fondo para determinar si son viables para la circunstancia del país.

De ahí que debamos conocer mucho más a las diversas ofertas que presentan los partidos y coaliciones como candidatos a Senadores y Diputados Federales.

El Instituto Nacional Electoral, a través de su Vocal Ejecutivo en Tamaulipas,  Eduardo Trujillo y los Vocales Distritales, deben trabajar más en la construcción de esa posibilidad.

Es una forma de motivar el voto de los electores y que éstos cobren conciencia de la función y delicada misión que tendrán los legisladores.

Igualmente los dirigentes de los partidos políticos en la entidad, Sergio Guajardo, del PRI; Francisco Elizondo, del PAN;  Enrique Torres, de MORENA, Alejandro Ceniceros, del PT; Rigoberto Rodríguez, del PES; Gustavo Cárdenas, del PMC, Gamaliel Cisneros  Ruiz; Patricio King, del PVEM  y quien sea el dirigente del PRD, tienen esa deuda social con los electores.

Y mucho más quienes sean sus candidatos al Senado y a las diputaciones federales. Tiempo de dar la cara y mostrarse a la ciudadanía.

Evadir este reto, los enfilaría a la mediocridad parlamentaria.