Nombres Raros



 

En alguna ocasión le habrá causado risa, sorpresa o duda al escuchar un nombre de persona raro. 

Y seguramente ha conocido a una persona que por su nombre ha sido víctima de burla o bullying o acoso.

O bien en los antecedentes familiares encontraremos aquellos que han dejado de ser comunes y ahora nos parecen raros.

Uno que otro colega hace ironía fina con los nombres raros. Por ejemplo Armando Fuentes Aguirre, creó el “Club Pericles Namorao” donde incluye cada nombre sofisticado que encuentra.

El tema viene a cuento porque el día de ayer en la sesión ordinaria del Congreso del Estado de Tamaulipas, el Pleno Legislativo, aprobó reformas a la Ley Reglamentaria de las Oficinas del Registro Civil del Estado.

Con las propuestas de la legisladora panista de Reynosa, Ana Lidia Luévano, se  exhorta a quien presente a un menor a registrar, para que el nombre propio que vaya a otorgarle no sea peyorativo, discriminatorio, infamante, denigrante o carente de significado.

En la argumentación  de la iniciativa se cita que  va encaminada a orientar sobre la importancia del nombre propio de una persona y el impacto que tiene en la vida de la misma, a fin de evitar afectaciones de cualquier tipo en la cotidianidad.

Añade que al registrarse al niño bajo un nombre propio poco común, peyorativo, discriminatorio, o denigrante se puede  contribuir a que sea víctima de bullying (acoso y/o violencia) en la etapa escolar, o bien objeto de burlas que les ocasionan severos traumas.

Por lo anterior, enfatiza se debe concientizar a sus familiares o tutores, sobre el nombre que pondrán a sus hijos.

Al respecto la Diputada priísta de Río Bravo, Copitzi Yesenia Hernández García, valoró el contenido de la reforma, sin embargo, consideró se requieren modificaciones de raíz, que impacten directamente al interior de las oficinas de registro civil.

No es una casualidad que sea la LXIII Legislatura de Tamaulipas quien formule ésta iniciativa de exhorto, pues de ella forma parte varios Diputados con nombres fuera de lo común.

Por ejemplo, Glafiro Salinas Mendiola de Nuevo Laredo; .Beda Leticia Gerardo Hernández;  José Ciro Hernández Arteaga, de Altamira;  José Hilario González García;  Copitzy Yesenia Hernández García; y Anto Adán, Marte Tláloc Tovar García.

Nuestra clase política ha sido rica en nombres raros, por ejemplo para ser dirigente de la CNC en Tamaulipas era casi requisito tener un nombre fuera de lo común.

Ahí tiene los casos de Florentino Sáenz Cobos, Perfecto Solís Alanís, Librado Treviño Gutiérrez, Marciano Aguilar Mendoza, Aureliano Caballero González, Hermenegildo García Walle.

La Confederación de Trabajadores de México, también fue pródiga en nombres no tan comunes entre ellos  Agapito González Cavazos y Leocadio Mendoza Reyes de Matamoros; Reynaldo Garza en Reynosa.

Hasta hace unos meses quien despachaba en la Delegación de Gobernación en la entidad era Rabindranath Juárez  Mayorquín, mejor conocido como Rabín.

Tuve un amigo en la secundaria con el nombre de Mardoqueo, quien era víctima de burlas entre los compañeros y siempre tuvo ese resentimiento.

O un sobrino segundo al que castigaron con los nombres de sus abuelos Cayetano Zeferino,  nombres quizás comunes antaño.

Hay decenas, cientos de casos de personas que una vez que alcanzaron la mayoría de edad optaron por cambiar su nombre, producto de ese acoso cotidiano derivado de los nombres raros.

Por ello, bienvenida la iniciativa de ley en Tamaulipas.