No es miedo, es desconfianza
Por: Rubén Dueñas Arizmendi | 2018-06-16 03:40:34

Los dos primeros gobiernos de la oposición que asumieron el poder en México con las siglas del PAN en el 2000 y el 2006, no lograron concretar el cambio que tanto anhelan los mexicanos y que ahora MORENA está prometiendo llevar a cabo de llegar a ser Andrés Manuel López Obrador el próximo presidente, al que sus seguidores ya lo ven como tal, pero todavía no lo es.  

A Vicente Fox, que con la bandera del PAN de la noche a la mañana se convirtió en el primer presidente de la oposición en nuestro país, le quedó muy grande la silla, ya que después de haber sido representante de la Coca-Cola en Latinoamérica y gobernador de Guanajuato  en su gobierno ya como presidente  salió a relucir su inexperiencia  y su falta de sensibilidad política para gobernar.

De Felipe Calderón, que llegó a ser presidente también con las siglas del PAN y la ayuda del PRI, habiendo sido dos veces diputado federal, director del Banco Nacional de Obras y Secretario de Energía, considero que su gobierno fue gris y su error garrafal fue el haber declarado la guerra a los narcos y sacar al ejército de los cuarteles, sin consultar a nadie, por ser el  jefe supremo de las fuerzas armadas.

En otras palabras en los seis años de gobierno de Fox y los seis años de gobierno de Calderón en México no  hubo cambios realmente significativos, los que llegaron al poder con la mesa puesta y el respaldo absoluto de un conjunto de instituciones encaminadas todas a hacer respetar el Estado de Derecho y los derechos de todos los mexicanos. 

Como periodista jamás le voy  a negar a ninguno de los dos el haber mantenido en un dígito el índice de la inflación a  lo largo de su gobierno y eso no es cualquier cosa, como lo aseguran los grande economistas, ya que esto trae aparejado el control de la carestía y el aumento de los precios de los productos básicos. 

Otro gran logro que en lo personal se lo atribuyo a Fox fue el haber acabado en México con el “presidencialismo” que en su campaña como candidato presidencial había iniciado  Manuel J. Clouthier (Maquío),  el que dicen que murió en un accidente carretero. Los mismos periodistas de ese tiempo no creían el pronunciamiento de Fox, pero se dio al grado de creer que fue el gran logro del señor de las botas de charol. 

Ahora estamos frente a nuevo proceso electoral en el que se va a elegir al próximo presidente de la república y al parecer ya nada más son dos los gallos en la pelea, Ricardo Anaya del PAN y Andrés Manuel de MORENA, y creo que de no ocurrir nada extraordinario el vencedor va a ser el tabasqueño, ya que el candidato panista cometió el muy lamentable error de romper lanzas con el Presidente Enrique Peña y mantenerlo advertido que será procesado de llegar a asumir el poder. 

Los integrantes del equipo de López Obrador  vienen diciendo desde hace tiempo  a todos los mexicanos que no  tengamos miedo porque el tabasqueño llegue a asumir el poder, apreciación que es errónea de su parte,  ya que el temor que existe entre los mexicanos es por desconfiar del rumbo que en su gobierno podría darle al país,  por sentirse el amo y señor de las izquierdas en México. 

 

En los tres debates recientes López Obrador evidenció y con creces su desnivel y torpeza, ese es el verdadero temor que hay entre los mexicanos, que vaya a hundir todavía más a México. 

A Ricardo Anaya todavía le  quedan 15 días para darle la pelea a López Obrador ó darle el  triunfo; será su decisión la que decidirá en forma indirecta  la suerte del candidato del PRI, José Antonio Meade, porque solos ninguno gana, apuéstele. 

 

E-mail    rubenduenas15@hotmail.com