Nadie se escapa



 

          Como dice el viejo refrán: “nadie se escapa de la muerte y de los impuestos”, por lo que los tamaulipecos debemos prepararnos para enfrentar el inminente aumento del Impuesto Predial y de la creación de un nuevo gravamen para la Recolección de Basura en la entidad.

          No hay otra alternativa, aseguran los diputados locales, ya que se requiere resarcir el boquete financiero que dejará la reducción del Presupuesto 2020 para Tamaulipas, decretada por la mayoría de Morena y sus aliados, es decir el PES, PT y el Verde Ecologista.

          Aunque la asignación del Presupuesto de Egresos de la Federación (PREF) para Tamaulipas asciende a 56 mil millones de pesos, es decir un poco más a los 55 mil millones de pesos que se recibieron en el 2019, lo cierto es que se tendrán menos recursos que este año por la desaparición del Ramo 23.

          Lógicamente que nadie quiere cargar con el estigma por el alza y la creación de impuestos, como se puede apreciar en el intercambio de culpas que han escenificado los diputados Florentino Sáenz Cobos del PRI y Arturo Soto Alemán del PAN, quienes mutuamente se señalan como los autores de las tasas impositivas que vamos a pagar a partir del próximo mes de enero.

          A propósito, el legislador priísta denunció que su homólogo panista lo “chamaqueo” porque le dio a leer la iniciativa de reforma para incrementar las cargas fiscales, pero que de ninguna manera es el autor de los gravámenes.

          Resulta inverosímil que el exdirigente cenecista se deje engañar de esa manera porque supuestamente es un político experimentado, por lo que seguramente sucedió fue que le dio flojera analizar el contenido del documento y sólo se concretó a leerlo en la tribuna legislativa, como el mismo lo declaró ante los reporteros que cubren el Congreso Local.

          Sáenz Cobos debió consultar antes el contenido de la iniciativa, sobre todo cuando el virtual dirigente estatal del PRI, Edgardo Melhem Salinas, había declarado que no avala el aumento de las cargas fiscales ante la crítica situación que viven los contribuyentes tamaulipecos.

          Por su parte, el legislador panista Soto Alemán pretende engañar a la sociedad tamaulipeca con el cuento de que él no es el autor del alza de los impuestos, sin embargo una de sus responsabilidades como presidente de la Comisión de Finanzas, Planeación, Presupuesto y Deuda Pública, es precisamente presentar iniciativas para que la administración estatal pueda obtener más y mejores ingresos fiscales.

          También debe preparar los argumentos para justificar el alza de los impuestos, como sería el compromiso de mejorar los servicios públicos en los 43 municipios de la entidad, pero todo parece indicar que sólo se concretará a señalar que se requiere resarcir el boquete financiero que propiciará la reducción del PREF 2020 para Tamaulipas.

          En fin, “nadie de escapa de la muerte y de los impuestos”, como dice el viejo refrán, por lo que los tamaulipecos no sólo debemos irnos preparando para pagar los incrementos a los gravámenes fiscales en el 2020, pero también urge dejar a un lado la indiferencia que nos ha caracterizado para exigir ahora sí que las autoridades estatales y municipales mejoren sustancialmente los servicios públicos.

          Y hablando de autoridades municipales, a nadie sorprendió que Ciudad Victoria no esté dentro de las 5 ciudades seleccionadas por el Banco Europeo para recibir el financiamiento de mil millones de pesos, como lo había anunciado el alcalde Xicoténcatl González Uresti a finales del pasado mes de mayo.

          Desde que el alcalde victorense anunció que había gestionado ante el Banco Europeo una inversión de mil millones de pesos para mejorar el abasto de agua potable, modernizar las vialidades y el alumbrado público, entre otras necesidades, nadie le creyó y más cuando dijo que la institución financiera no cobraría intereses ni mucho menos se endeudaría el municipio.

          La sospecha aumentó porque el anuncio de González Uresti se hizo con “bombos y platillos” unos días antes de las elecciones del pasado 2 de junio, cuando se renovó el Congreso Local.

          No es la única mentira que ha dicho el alcalde victorense para tratar de captar “los reflectores”, como cuando anunció el pasado mes de febrero que en una reunión privada el actor y cantante Eduardo Verástegui Córdoba construiría el “Cristo de la Paz” en Ciudad Victoria, una estatua de 77 metros de altura, que podría ser considerada una nueva maravilla del mundo al superar en tamaño al famoso Cristo Redentor o Cristo del Corcovado en Brasil de 30.1 metros de altura, más un pedestal de 8 metros.

Correo electrónico: jagovea_53@yahoo.com