Mujeres de Palabra
Por: Claudia Heredia | 2018-03-11 04:08:08

“El poder de las mujeres radica en su propia naturaleza, no solamente por el hecho natural de concebir, sino por la capacidad de gestar los más importantes cambios en beneficio de nosotras mismas y de quienes nos rodean”. 

Con esta frase dio inicio “Mujeres de Palabra”, evento conmemorativo del Día Internacional de la Mujer, organizado por el Instituto Tamaulipeco para la Cultura y las Artes, la tarde noche del viernes 9 de marzo, donde la escribidora tuve el gusto especial de participar junto a cinco talentosas  mujeres.  

En el escenario instalado en el Museo Regional de Historia de Tamaulipas, antes Asilo Bizantino con un ambiente exquisito, al aire libre, donde se podía disfrutar de piezas musicales en vivo, las autoridades culturales del Estado presenciaban aquél concierto de la palabra, en la voz de quienes con su mente y corazón le escriben no solo al amor,  también a la realidad. 

¿Quiénes fueron esas mujeres que con motivo del Día de la Mujer, se atrevieron a hablar en Tamaulipas? En distintos géneros como  cuento, poesía y ensayo, expresaban sus piezas literarias, por ejemplo la consagrada escritora maestra Nohemí Sosa Reyna, cuyo trabajo poético ha trascendido incluso a ciudades de Europa.

Las mujeres somos voluntad, y con esa construimos familia e instauramos hogares, pero también fundamos empresas y las dirigimos con aplomo, tenemos la iniciativa para emprender, también aprender, educamos a nuestros hijos, pero además no dejamos de crecer, de producir y diseñar constantemente el rumbo que deseamos; somos sinónimo de decisiones, y con eso elegimos lo que nos conviene, descartamos lo que no nos gusta y optamos por lo que sí queremos; las mujeres somos carácter y con eso forjamos a prueba de cualquier circunstancia nuestro propio destino. Esto último,  fragmento del ensayo en labios de quien escribe para dirigirlo desde el atril al público en su mayoría femenino. 

Lorena Illoldi, Marisa Avilés, Norailiana Esparza, Larisa López, con género poesía, haciendo gala de su extraordinario arte, despertaban de singular manera la atención de los asistentes que escuchaban cautivados por sus peculiares voces, que daban vida,  forma y color a las palabras. 

Verdaderamente una experiencia enriquecedora, tanto por las disertantes amantes de las letras,  como los entusiastas participantes al micrófono abierto, que en su conjunto nos dejaron a todos un muy buen sabor de boca. 

A decir verdad, este ejercicio de la palabra, ha sido ocasión perfecta para reflexionar sobre la importancia de este tipo de actividades, aún más hoy en día que nuestra sociedad está saturada de males que aquejan a la ciudadanía. 

Bien por Tamaulipas y en lo que hace a una servidora mi agradecimiento profundo a Cultura por haberme obsequiado el mejor de los regalos del día de la mujer, por supuesto siendo parte de las Mujeres de Palabra.