Movilidad turística
Por: Javier Terrazas | 2018-07-17 04:08:21

 

Durante los periodos de vacaciones la dinámica de la población que sale de sus sitios de residencia en la entidad es muy variada.

La capacidad económica juega un papel determinante para la decisión de dónde y cómo vacacionar.

Pero no es una limitante para que el grueso de la población también tenga sus sitios y días de asueto.

Un elemento que tiene gran fuerza en la movilidad de la comunidad a los destinos turísticos, tiene que ver con la interacción poblacional con entidades vecinas.

Tamaulipas, por su ubicación geográfica, con 430 kilómetros de litoral, es la playa natural del noreste de México, de tal forma que se convierte en destino para los vecinos de Nuevo León, Coahuila y San Luis Potosí.

Sin embargo, también hay un flujo importante de tamaulipecos que viajan en sentido contrario, es decir, a esas entidades.

Para esas decisiones un factor importante es la interacción que se da entre las poblaciones del noreste del país y entidades vecinas.

El fenómeno migratorio interno en el país, revela que unos cien mil tamaulipecos salen de la entidad en busca de otras alternativas de empleo o estudios y terminan radicando en otras entidades.

Pero también, una proporción un poco mayor de residentes de otras regiones del país, llegan a Tamaulipas por esas mismas causas.

De cada cien tamaulipecos emigran más a Veracruz (31), Nuevo León (21), San Luis Potosí (10), Coahuila (5) y al Estado de México (4), entre otros, de acuerdo a datos del INEGI del año 2005.

Mientras que de cada cien que arribaron a la entidad en el 2010,  procedían de Veracruz (40), Nuevo León (11); San Luis Potosí (10), Distrito federal (6) y Coahuila (4), entre otros.

El origen jala a la población, de tal forma que una de las variantes turísticas tiene que ver precisamente con ello. 

Los tamaulipecos que emigraron regresan en éstos periodos, en tanto que los tamaulipecos adoptivos regresan a sus terruños.

Es por ello que la interacción con Veracruz, Nuevo León, San Luis Potosí, Coahuila, el Estado de México o la Ciudad de México, son mayores.

Y la recurrencia a vacacionar en los sitios de origen familiar, son más dinámicos en las épocas de estiaje financiero.

Si usted pregunta en su entorno, cuáles fueron los destinos que se escogieron para éste verano, encontrará que uno de los más frecuentes, fue precisamente ese, el reencuentro con el origen.

Y eso aplica también para los municipios.

De tal forma que Victoria tendrá muchos visitantes foráneos que vienen de otras entidades, pero también de las ciudades fronterizas como Reynosa, Matamoros o Nuevo Laredo, que son las que más captan a nuestros jóvenes expulsados con fines laborales.

Igual vendrán oleadas de de Querétaro, León Guanajuato o Aguascalientes, que son ciudades con economías emergentes que han atrapado a cientos de jóvenes victorenses y tamaulipecos.

En éstas épocas, Victoria y Tamaulipas deben mostrar sus mejores caras, para que los visitantes regresen pronto. Atención de calidad y calidez con claves para ello, en dos palabras, cultura turística.