Mandela resucitó y se volvió a morir



¿Que qué dijo? don Alfonso Romo de verdad se voló la barda, le venció su verdadero “YO”, seguramente no conoce la biografía de Nelson Mandela o no ha visto una sola película de su vida , yo le podría sugerir “Invictus”.

Un polémico empresario, que se le acabó el encanto al darle la espalda su familia política tras fraudes, litigios legales y grandes negocios fracasados que acabaron con su prestigio y honorabilidad personal.

Traficante de influencias y gánster bancario son algunas de las opiniones que se escuchan de él, hoy muy cercano a López Obrador, al parecer su asesor en temas económicos y empresariales, seguramente debe presumirle su cercanía con los más grandes empresarios del país.

Sin embargo querer justificar lo injustificable con comentarios públicos de que “Napito” se parece a Mandela es verdaderamente una atrocidad, se debió retorcer en su tumba “Madiba” como lo conocía su pueblo.

No veo una sola línea de identidad similar entre ambos, no veo cercanos los valores morales que profesaba el sudafricano, no creo que nadie más en su sano juicio pueda hacer semejante comparación, salvo los que quieren quedar bien con AMLO justificándole su determinación por darle fuero a “Napito”.

Es el primer gran error que comete el tabasqueño, es una suma que le resta políticamente, no veo por dónde puede ayudarle a llegar a Los Pinos, por el contrario sus adversarios en la boleta se lo recordarán en los debates y por todos los medios posibles.

Napoleón Gómez Urrutia, “Napito” es un junior sindical, desprestigiado por donde se le vea, multimillonario, que ofende su heredada riqueza al obrero que suda cada peso que gana.

Pero compararlo con Mandela solo a un desquiciado como Alfonso Romo se le puede ocurrir en su infinita ignorancia y arrogancia.

En lo económico, y si bien nadie tiene una bola de cristal para predecir el futuro, James Rickards en su libro “La Gran Caída” predice que en fechas cercanas al 2 de mayo habrá una abrupta caída de la economía.

El libro predice cómo caerá el sistema financiero, basado en que la estructura monetaria es piramidal y está financiado por una deuda impagable como un esquema Ponzi, y según palabras del autor no se podrá reparar por la profundidad del daño y afectará a la mayoría de las divisas, fortaleciendo a países, corporativos o personas que tengan una economía sana.

Es un libro con un planteamiento atrevido pero que por la vasta experiencia de su autor se le debe dar algo de crédito y no descalificarlo a la primera.

En lo político, nos encontramos a poco más de treinta días para que arranque la campaña presidencial y un mes más para la búsqueda de una curul en el Legislativo.

Las designaciones de candidatos son tan ridículas como la de “Napito”, así como de sorpresas como la de Germán Martínez o Gabriela Cuevas y, muchos otros de todos los partidos políticos que nos hacen ver un chapulineo sin convicciones y un hambre de poder por el poder mismo.

El cuestionamiento es para qué sirven 500 Diputados Federales y 132 senadores si quienes al final toman las decisiones son las cúpulas partidistas a través de sus coordinadores de bancada.

Es un gasto oneroso e inútil, solo unos cuantos realmente trabajan y nos representan, el resto se la pasa viajando por el extranjero con cualquier pretexto, pasando iniciativas controversiales y traficando con influencias.

México exige un cambio, México exige otra visión de país, México exige mejores líderes, los ciudadanos ya no queremos más simulación, no aceptamos más corrupción, no toleramos más políticos enriquecidos a costa del pueblo que dicen representar, México está al borde de la ruptura social por la desigualdad, pobreza y falta de oportunidades.

 

 

pensadorobles@yahoo.com.mx