Lotes baldíos expropiarlos por utilidad pública.



Cd. Victoria, Tamaulipas.- Hace varios meses en el Congreso del Estado, sus diputados hicieron una petición a los alcaldes de Tamaulipas, que cumpliesen con su atribución de desmontar y limpiar los lotes baldíos, viviendas, construcciones y edificaciones abandonadas, que se encuentren en las zonas urbanas y suburbanas.

Hasta la fecha, no se sabe de algún programa instrumentado por los presidentes municipales sobre este asunto, por tanto, ha queda decir que no les importó ni la sugerencia, como tampoco el hecho de que las diputadas y los diputados se hayan empleado a fondo en la tribuna cuándo el asunto fue analizado.

Quizá faltó a los Legisladores señalar que mandarían recursos para la renta de máquinas y camiones con los cuales puede realizarse el desmonte y la limpieza, de otra forma, los presidentes municipales no se gancharon, porque responde de forma positiva a los Diputados, les saldría muy caro o como luego dicen les costaría un ojo de la cara.

Además, en sus presupuestos de egresos del año, quizá no se contemple destinar unos millones de pesos, para acabar con la siempre desagradable existencia de lotes baldíos llenos de basura, en los que hay todo tipo de alimañas, se generan olores fétidos y se convierten en refugio de personas que, al calor de las copas, las drogas o la falta de hogar ocasionan molestias a los habitantes.

En aquella ocasión, la Diputada por Reynosa, Juana Alicia Sánchez Jiménez, hizo ver que los Ayuntamientos deben de cumplir con el Artículo 140 del Código Municipal, en el cual se señala que debe evitarse la creación de espacios que se conviertan en criaderos de plagas y fuentes de enfermedades.

Además, apuntó que los inmuebles en condiciones de descuido o abandono, son generadores de riesgos a la salud o focos de inseguridad, por tanto, deben de evitarse mediante acciones específicas como la limpieza y el desmonte.

Cierto que los presidentes municipales están en su primer año de administración y no cayeron en la exigencia de los Diputados, pero, ellos mejor que nadie sabe que los lotes baldíos son tema recurrente de la ciudadanía en las campañas políticas o bien, cuándo se trata de diálogo entre autoridades y la población.  

Las y los Legisladores saben que sitios con maleza y edificios o casas abandonadas, pueden convertirse en lugares para delitos, por ello, respaldaron la propuesta de que los alcaldes cumplan con su obligación de poner fin a los lotes baldíos, mediante un programa bien estructurado con inversión municipal o de plano, si miedo alguno y con todo el peso de la Ley hagan que los propietarios de los terrenos llenos de basura y maleza o los inmuebles abandonados, respondan por su mantenimiento.

Estos desde la comodidad de su casa, ven pasar el tiempo a su favor, porque sin invertir nada, mes con mes ganan plusvalía, pero, jamás se preocupan por el malestar, incomodidad y coraje que generan en los ciudadanos que están cerca de sus propiedades sucias o abandonadas, al fin y al cabo, ni el alcalde y mucho menos sus colaboradores pueden hacer nada en su contra, así haya grito y sombrerazos de la población.

Infinidad de personas están de acuerdo en que, los municipios establezcan un impuesto especial a las propiedades que generen daños a terceros o se conviertan en un riesgo para la salud, situación que puede valorarse a partir de la misma alcaldía o mediante el respaldo de las autoridades sanitarias y que, los propietarios paguen hasta las medicinas de las personas que puedan enfermarse.

Si de las casas o edificios abandonados se trata, el Ayuntamiento puede proceder en contra de ellos, mediante la expropiación por causa de utilidad pública con el respaldo del Gobierno del Estado y ya verán los dueños sí, con una acción de esa naturaleza prevista en la Legislación, los dueños de ese tipo de inmuebles no proceden a cerrarlos y cuidarlos para que no haya quejas de nadie.

Una cosa más que abona a la postura de las Diputadas y Diputados, cuándo solicitaron a los 43 alcaldes de Tamaulipas que cumplan con la obligación que les finca el Artículo 140 del Código Municipal, es que terrenos baldíos y casas o edificios abandonados, es el clamor de los ciudadanos para acabar con esta irregularidad, misma que, junto con la demanda de mayor seguridad en las ciudades, empleo y apoyo de medicinas para las personas de escasos recursos económicos, son las más sentidas de los tamaulipecos.

En algún Gobierno Municipal de Victoria se comenzaron a limpiar terrenos baldíos con maquinaria del municipio y se cobraría esta acción a los propietarios de lotes cuándo se presentarán a pagar el predial, el asunto es que, en cuándo los dueños se dieron cuenta, dejaron de pagar el predial y pretendieron hasta a demandas a la autoridad porque invadían propiedades privadas, por ello es que, la propuesta que los Diputados deben de hacer, es que se genere la expropiación por causa de utilidad pública y ahí sí, ni para dónde se hagan, en menos que canta un gallo, limpiarán terrenos y sellarán inmuebles abandonados.

El sensor de este tipo de problemas que tienen hasta la coronilla a los ciudadanos es su denuncia, por tanto, las presidencias municipales tienen que otorgarle valor mucho valor, para que, los comodinos dueños de terrenos no se preocupen por el riesgo que generan con sus propiedades más cuidadas.

Por cierto, si los 43 presidentes municipales se pusieran las pilas e hicieran caso a los integrantes de la actual Legislatura de Tamaulipas, esto de los lotes baldíos y los edificios abandonados, sería el primer exhorto que diera resultados, de los muchos que hubo en este Congreso del Estado que manejaron Carlos García González, actual Secretario de Desarrollo Económico y el Diputado nuevoladerense Glafiro Salinas Mendiola.

 

Los otros.

El responsable de liquidar el partido Nueva Alianza, luego de que perdiera su registro porque no alcanzó, el tres por ciento de la votación requerida en la elección federal del año pasado, Gerardo Maldonado García, hizo publicar en el Diario Oficial de la Federación, la lista de créditos a cargo de esa organización y que corresponden al comité de Dirección Estatal de Tamaulipas.

Ello en acato a lo previsto en el Artículo 395 del Reglamento de Fiscalización, que se refiere a determinar el orden y prelación de los créditos, de manera que, el interventor cubrirá las obligaciones que la ley determina en protección y beneficio de los trabajadores del partido político en liquidación.

Después deberán cubrirse las obligaciones fiscales que correspondan, luego las sanciones administrativas de carácter económico impuestas por el INE, si una vez cumplidas las obligaciones anteriores quedasen recursos disponibles, se atenderán otros compromisos contraídos y debidamente documentados con proveedores y acreedores.

Una vez realizado el arqueo, se determinó que de los recursos que se tenían al cierre de las operaciones del PANAL, en el caso de Tamaulipas, tienen que pagarse 543 mil 267, pesos al Servicio de Administración Tributaria y 127 mil 853 pesos al Instituto Estatal Electoral, todo por un monto de 671 mil 120 pesos, acción que ya se debe realizar, para levantar las actas de cancelación del Partido en todas las entidades y en la sede nacional.