Los Votos de las Mujeres



 

A pesar de los avances en equidad, la representatividad de las mujeres en los órganos gubernamentales sigue dejando mucho que desear a nivel nacional y en las entidades pues para la presidencia de la república sólo Margarita Zavala de Calderón pudo postularse (de manera independiente) luego de ser rechazada por su partido (Acción Nacional) donde se impuso la candidatura del queretano Ricardo Anaya Cortés quien encabeza el Frente por México (PAN-PRD-MC).

Es en las ciudades donde las mujeres han alcanzado mayor relieve electoral tal como se ve en la capital de la república donde MORENA, PRD, Nueva Alianza y otras organizaciones han arropado a las damas para que busquen desde la jefatura de gobierno de la CDMX hasta puestos de concejalas en las distintas alcaldías (antes se llamaban delegaciones); por lo que toca a Tamaulipas, el PRI, MORENA y el PAN llevan mujeres en sus respectivas fórmulas para el senado, además de que hay candidatas a diputadas y alcaldesas.

En un reporte elaborado por Beida Julissa Reyes (alumna de Sociología en la UAT), se dice que el derecho de ejercer el voto por cualquier persona mayor de edad es visto ahora como algo muy normal, pero es un derecho que ha causado luchas alrededor del mundo para grupo marginados por pertenecer a un grupo indígena o por su género; es un reconocimiento completo de igualdad y ciudadanía, ejerce un efecto directo sobre quién gobernará para todos, por lo tanto, ha sido restringido por los grupos, y el género en el poder.

El 17 de octubre de 1953 apareció en el Diario Oficial de la Federación un decreto en el que se anunciaba que las mujeres tendrían derecho a votar y ser votadas para puestos de elección popular; en México los primeros antecedentes exitosos del voto datan de 1923 en Yucatán, aunque hubo peticiones desde 1916; Yucatán reconoció el voto tanto municipal como estatal en 1923, con tres mujeres electas para diputadas al congreso estatal: Elvia Carrillo Puerto, Raquel Dzib y Beatriz Peniche de Ponce; además Rosa Torre fue electa para regidora en el ayuntamiento de Mérida; sin embargo, cuando el gobernador Felipe Carrillo Puerto murió asesinado en 1924, las cuatro tuvieron que dejar sus puestos.

En San Luis Potosí, las mujeres obtuvieron el derecho a participar en las elecciones municipales en 1924 y en las estatales en 1925 pero este derecho se perdió al año siguiente; en Chiapas, se reconoció el derecho a votar a las mujeres en 1925; en 1937 Lázaro Cárdenas envió una iniciativa de reforma al artículo 34 de la Constitución, que permitiría votar a las mujeres; la iniciativa fue aprobada por ambas cámaras y por las legislaturas de los estados, sólo faltaba el cómputo y la declaratoria para su vigencia; esta parte nunca se concluyó porque dentro del Partido Nacional Revolucionario (PNR), antecedente directo del PRI, se argumentó que el voto de las mujeres “podría verse influenciado por los curas”.

Diez años después, el 17 de febrero de 1947 durante la presidencia de Miguel Alemán se publicó en el Diario Oficial la reforma al artículo 115 de la Constitución que concedía a las mujeres el derecho de votar, pero sólo en las elecciones municipales; esta medida se consideró como un gran avance ya que les daba un lugar a las mujeres en la vida política del país, aunque fuera uno muy restringido; en una de las primeras jornadas electorales en Chiapas a finales de ese mismo año, la mujer mexicana finalmente ejerció este derecho.

El 4 de diciembre de 1952 –tres días después de la toma de posesión de Adolfo Ruiz Cortines- el Partido Acción Nacional solicitó concluir el trámite de la iniciativa presentada por Cárdenas en 1937. Pero el 9 de diciembre, el mismo presidente presentó su propia iniciativa de ley; y desde 1954 la mujer obtuvo el derecho a votar en todas las elecciones; el 3 de julio de 1955 fue la primera vez que la mujer mexicana emite su voto en unas elecciones federales a fin de integrar la XLIII Legislatura del Congreso de la Unión.

Uno de los primeros países del mundo en el mundo que dio igualdad a las mujeres fue Australia en 1912, pero sólo a las mujeres blancas ya que las mujeres – y los hombres- aborígenes no pudieron votar hasta 1962; lo mismo ocurrió en Canadá en donde las mujeres descendientes de ingleses pudieron votar en 1917 mientras que los nativos, hombres y mujeres, lo pudieron hacer en 1960; Estados Unidos lo concedió en 1920 y Suiza en 1971; el último país del mundo en aceptar el voto femenino fue Arabia Saudita en 2011 aunque las mujeres no podrían ejercer el derecho hasta el año 2015.

Correo: amlogtz@gmail.com