Los retos del presidente



Cd. Victoria, Tamaulipas.- Después de tanto estira y afloja en la cámara legislativa federal, entre que si mando civil o mando militar y los debates que se organizaron en torno a este asunto de la Guardia Nacional, y habiendo quedado resuelto con la aprobación mayoritaria.  Y bueno no era para menos, las discusiones acaloradas con respecto a este asunto de seguridad pública, no solamente como uno de los ejes del gobierno federal, sino también de interés de la ciudadanía y los sectores que la conforman,  ameritó desde luego un estudio serio y profundo.  

Eso aunque aparentemente quedó superado, con el proceso legislativo que dio origen a la Ley de la Guardia Nacional, contemplando mando civil, pero con la propuesta de ser un militar quien estaría a cargo, ahí es donde empezó lo controversial de este tema.   

Pero a todo esto ¿Qué quiere la gente, y sobre todo a que estamos dispuestos en aras de nuestra propia tranquilidad al caminar por las calles o el deseo de vivir seguros en nuestros propios hogares? 

Lo que es un hecho, es que la inseguridad se ha vuelto un tema de inquietante preocupación y el mayor reto en nuestros días, a grado tal que no salimos con confianza ni a la esquina, los robos domiciliarios están a la orden del día, homicidios a cualquier hora, los secuestros y oleada de delitos de alto impacto han generado zozobra en la población. 

Esta problemática se ha generalizado, al punto de pensar que la Guardia Nacional es un mal necesario. Por supuesto hay sus aguerridos defensores, como sus más enconados detractores. ¿Pero qué está en juego? Tengámoslo muy claro a la luz de las circunstancias. 

Ahora bien, mientras sean “peras o manzanas”,  la Guardia Nacional ha empezado a operar en todo el país, oficialmente  el 30 de Junio, pero a escasos 5 días, se ha desatado por si fuera poco, otro problema: la inconformidad y descontento de la Policía Federal, corporación de elementos civiles con una trayectoria como institución de más de 30 años al servicio de la sociedad. 

¿Por qué no quieren entrarle, o es acaso una “mano negra” como se ha venido manejando en los medios nacionales, la que no deja que avance el desarrollo de los trabajos de la Guardia?

Lo cierto de todo esto, es que para la instauración de un nuevo modelo de seguridad, basado en el estado de fuerza, deberá respetar en todo momento los derechos laborales y la antigüedad, de los elementos en activo. 

Hace varios años, la escribidora tuve la oportunidad de capacitar a policías y en esa experiencia pude constatar del compromiso de los uniformados como cualquier otro ciudadano por tener paz y seguridad. Si estimado lector, hay buenos policías, como no dudo que también los haya quienes no lo son. 

Así que siguiendo con el tema de la Guardia Nacional, los responsables de su implementación tienen un gran peso sobre sus hombros, al tener que seleccionar y poner los filtros correspondientes para ingresar a las filas, a quienes además de poseer la vocación, tengan un alto grado de responsabilidad y disciplina a toda prueba. 

Con respecto a esto, le comparto, escuchaba su servidora, en un noticiario de cadena nacional, la entrevista que le hacían a Alfonso Durazo, Secretario de Seguridad Pública y Protección Ciudadana, y algo que francamente me llamó la atención es cuando se refiere a la necesidad de haber tenido que instalar una mesa de diálogo para responder a todas las inquietudes de los federales inconformes. 

Dice un refrán “Lo que bien empieza, bien termina” y a decir verdad no me agrada mucho como ciudadana,  la situación que deja ver hacia el interior del país y no se diga hacia el exterior, los disturbios que aparentemente es producto del reclamo de derechos laborales y antigüedad. 

Queremos seguridad, queremos paz, y como están las cosas, con policías federales que no se sujetan e incluso hasta llegar a agredir a importante funcionaria en el ramo, cuando el respeto a los superiores en toda corporación policial es un principio de orden básico y al mismo tiempo regla de oro en toda corporación policial. 

En fin, la Guardia Nacional empieza a presentar retos; estos indiscutiblemente son retos del Presidente. No olvidemos que es el Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas. No dudamos que él,  además como Jefe de Estado sabrá que hacer y cómo actuar por el bien de todos los mexicanos.

La Autora es Escritora y Activista, Fundadora de Vive Mejor Ciudadano A.C.  Impulsora de Sala de Lectura Infantil y Juvenil.   Miembro de Comité Plural Noreste de México.