Lo pasado… ¿pasado?



 

Ya lo pasado, pasado… no me interesa/ si antes sufrí y lloré/ todo quedo en el ayer/ ya olvidé, ya olvidé/ ya olvidé. Son los acordes de esa canción de Juan Gabriel y que popularizó José José en su 13º Álbum en 1978.

La muerte del Príncipe de la Canción, José José, ha provocado mucho de qué hablar entre sus hijos: José Joel, Marisol y Sarita; la ex esposa (Anel Noreña); y la ahora viuda, Sarita Salazar. Y todo por los restos del cantante, calle boca cuando se hable de la herencia… Si hay.

Desde luego que otro involucrado en este triste deceso es el diputado Sergio Mayer, a quien se le ha acusado de abusador en las regalías de las disqueras en favor del ruiseñor de la colonia Clavería, en la CDMX.

Pero en fin, en el espacio de hoy, aprovecho ésa canción para titular uno de los actos más sucios protagonizados en el sexenio del expresidente, originario de Atlacomulco, Enrique Peña Nieto (2012-2018) y que ahora salen a la luz pública.

Algunos medios como el portal de SinEmbargo, MNS Noticias y otros, publicaron la denuncia de una empresa identificada como Oro Negro, ex contratista de Petróleos Mexicanos (PEMEX), acusando a exfuncionarios mexicanos de sobornos y corrupción, por lo que ahora prácticamente están en quiebra.

Según el portal EjeCentral, la compañía Oro Negro inició con operaciones en cinco países, incluidos paraísos fiscales, teniendo como propietarios a los primos Gonzalo Gil White y José Antonio Cañedo White, junto con el colombiano-estadounidense Carlos Williamson Nasi.

El emporio fue de por al menos 29 empresas orientadas a créditos corporativos en el sector energético, aunque hubo contratos sin licitación con Pemex, lo que la colocó, sin tener experiencia, como uno de los más importantes grupos en la explotación de petróleo en alta mar.

Hay quienes aseguran era solamente una ‘empresa de papel’, pero con una historia construida en 29 años, a partir de sus relaciones familiares y sociales, que les facilitaron la obtención de los más importantes fondos de inversión en el mundo.

Quienes saben de este negocio están enterado de las ventajas fiscales en lugares como las Islas Caimán, Holanda, Estados Unidos, Singapur y México, manejando recursos millonarios.

El escándalo de Oro Negro se origina en el gobierno del de Atlacomulco (2012-2018), precisamente en el año de la elección presidencial (2018), a raíz de ‘grabaciones secretas’ que involucraban a muy altos funcionarios de PEMEX y la Cadena Univisión, en Miami, E.U.

Ha trascendido que existen declaraciones de fuentes gubernamentales que piden anonimato, por razones de seguridad personal, que la investigación sobre este tema en México, se encuentra en la etapa de “integración”. Es decir, todavía están recopilando información relevante para el caso, pero hasta ahí. En otras palabras, “no hay investigación”.

Pedro Joaquín Coldwell, Secretario de Energía -nombrado en ese cargo el 1 de diciembre de 2012 al 30 de noviembre del 2018- se dice sorprendido al enterarse -por Univisión- de la denuncia, a pesar de que cuando se presentó julio del 2018, él presidía el Consejo de Administración de Pemex.

Los mismos implicados parecen también sorprendidos de que nadie, de México o de Estados Unidos, haya mandado llamar a declarar a Coldwell, o al Prófugo de la Justicia Mexicana, Emilio Lozoya y algunas firmas mexicanas también citan al tampiqueño, Carlos Romero Deschamps.

La cadena de noticias Univisión, con sede en Miami cuando se refiere a la colaboración de las autoridades mexicanas, argumentan que “…Ni Pemex ni la Fiscalía General respondieron solicitudes…” 

SinEmbargo publica que en la Fiscalía Mexicana, según la denuncia, los actos de corrupción y sobornos se iniciaron desde el 2012 y fue hasta el 2017 que terminaron, “…funcionarios del Gobierno mexicano solicitaron sobornos a Oro Negro y a sus directivos…”.

Al cierre: Parece que se oficializa la renuncia de Carlos Romero Deschamps, como secretario general del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana, en la reunión de secretarios generales de sección del gremio. 

Todo indica que Manuel Limón Hernández, actual secretario del interior del sindicato, se perfila como sucesor del tampiqueño, ahora de 76 años de edad. 

¿Y Usted qué opina?