La prosa neoliberal
Por: Abel Oseguera | 2018-03-05 04:17:58

   Esta semana hizo su reaparición uno de los baluartes literarios del neoliberalismo; Mario Vargas Llosa. Escritor peruano, premio Nobel de literatura, autor venido de la generación más prolífera de autores hispanoamericanos, como Gabriel García Márquez, Pablo Neruda, Gabriela Mistral, Octavio Paz, Carlos Fuentes, Benedetti, entre otros. 

       La aportación de Vargas Llosa a la literatura hispana está construida sobre una narrativa ágil, fluida, llena de colorido y expresiones que nutren con sentimientos profundos cada una de sus obras. Sin lugar a dudas es una voz que debiese tomar en serio, sin embargo su sesgo político, mismo le llevó por el camino electoral de su país ha sido una constante de desencantos y fracasos. 

    La vida latinoamericana está, sobre todo en el hemisferio sur, llena de dramas de las más distintas  cepas políticas. Las dictaduras de ultra derecha y las de izquierda, que vale la pena decir solo hay tres; la venezolana, la nicaragüense y la cubana, pero de ahí en fuera la derecha totalitaria ha mantenido a los pueblos del sur sometidos. Desde los militares argentinos a Pinochet o  Fujimori. Por eso causa extrañeza que la voz de Vargas Llosa se alinea con esas políticas que han causado tanto daño a los pueblos latinoamericanos.

       Generalmente los intelectuales se han caracterizado por simpatizar con las izquierdas del mundo. Talvez porque en su mayoría su mejor riqueza es una pluma, un papel en blanco y una mente brillante de la cual manan ideas, conceptos, ráfagas de intolerancia contra la opresión y una manifiesta empatía por los pobres y desprotegidos. Son en su mayoría, hombres y mujeres que intentan cambiar al mundo para hacer de él un lugar más pacífico, culto, libre y justo. Incluso se ha llegado a decir en broma que un intelectual de derecha solo se le puede encontrar en una biblioteca en el área de ficción. 

       Pero eso no es cierto, entre los latinoamericanos, a Vargas Llosa se le puede encontrar entre los foros pagados por las grandes empresas y universidades que lo usan como portavoz del interés neoliberal. Si bien consignó al gobierno de México como la dictadura perfecta por allá de los años 90s, prefiere ese gobierno a cualquier otro que sea rebelde y defensor de los pobres. En otras palabras; a Mario Vargas Llosa le asusta o quizá no, más bien le molestan los gobiernos con identidad popular. Quizá pesan en él los años de la conquista española dónde el bienestar debe estar en unos cuantos nobles extranjeros que dirijan con sabiduría a los pueblos ignorantes y de talante morena. 

       Al señor Vargas Llosa se le olvidan los días de Salinas de Gortari,  Alberto Fujimori, Fernando Collor de Melo, Augusto Pinochet, Carlos Menem y muchos más tiranos quienes fueron el eje motor de la transición del nacionalismo hacia la globalización. Impulsando cambios políticos de gran envergadura para abatir el tradicionalismo político de sus naciones y someterlas por completo al decálogo del Concilio de Washington. No sin antes consolidar una red de corrupción y complicidades con un puñado de hombres de negocios que sirvieran como una especie de consejo administrativo para decidir sobre cualquier forma de democracia. Por supuesto, para ello se requería enriquecerlos de manera grosera y hasta absurda para mantenerlos con el poder de sus riquezas sobre la voluntad de sus pueblos.

       Esos son los que contratan al señor Vargas Llosa para que su voz de intelectual merezca ser escuchada, para poder convencer a las masas de que el sometimiento está bien. Para decirles que son pobres por huevones e incultos. 

       Ahora bien Sr. Mario Vargas Llosa, es menester de un intelectual liberal ejercer su luz en bien del constante cambio progresista de los pueblos, pero un intelectual conservador solo puede ser instrumento de los poderosos para que nada cambie, para que el pueblo sufra arrebatando la esperanza de un futuro mejor. Usted como intelectual esgrime un buen decir, lastima sea solo para servir a unos tiranos. 

 

Contacto: abeloseguerakernion@gmail.com