La guerra del muro… parte dos.



Empecemos con el orden de aparición de los conflictos de la semana pasada, dondeMéxico estuvo protagonizando las declaraciones del presidente norteamericano “la pesadilla naranja” Donald Trump.

Primeramente el miércoles Trump firmó la orden ejecutiva de construir el muro de concreto que segúnélevite la abrumadora entrada de migrantes ilegales a su país, pues los considera un peligro para los norteamericanos; ya que  en su criteriosolo aumentan el desempleo y el crimen… Sin embargo el Congreso de su País, incluyendo algunos legisladores de su partido, no ha querido aprobar los recursos necesarios para la tan anhelada construcción.

Construir un muro de concreto de las dimensiones que el presidente prometió en campaña tendría serias afectaciones al presupuesto de los Estado Unidos, pues se calcula que su edificación costaría entre los 15 y los 25 mil millones de dólares.

Pero no sólo el costo es económico, además de ello el ecosistema de la zona se dañaría gravemente, hay que enfrentar retos topográficos como montañas y desiertos, afectar o destruir zonas protegidas para la vida silvestre, territorios indígenas, así como propiedades privadas.

Al no contar con el apoyo de sus legisladores, el jueves de la semana pasada Trumpafirmó que enviaría entre 2 mil y 4 mil elementos de la Guardia Nacional para vigilar la frontera de su País con México,  hasta que el “famoso muro” fuese construido.

Para aquellos que no tenemos idea de lo que estos números representan, les platico que  4 mil efectivos vigilando la frontera son más de la mitad de los soldados que se encuentran en Irak, así como un porcentaje aúnmayor del total de los elementos que tienen en Siria –paísque se encuentra en terrible guerra civil.

El presidente de México en esta ocasión ya no ignoró las amenazas del presidente Trump y tomo una postura enérgica y radical que a muchos ha sorprendido, pero sobre que todos hemos aplaudido.

En un video difundido a través de la Televisión y las redes sociales, el Presidente Enrique Peña Nieto explicó a su homólogo norteamericano que Méxicoestá listo para continuar con las negociaciones del Tratado de Libre Comercio y mantener una relación bilateral con los Estados Unidos, con el respeto que exige una relación entre países vecinos, socios y aliados…

Le deja muy en claro que si sus últimas declaraciones  sobre el despliegue de la guardia civil en la frontera de su país  con México derivan de unafrustración por asuntos de política interna, de sus leyes o de su Congreso; se dirija a ellos y  no a los mexicanos…. “no vamos a permitir que la retórica negativa defina nuestrasacciones,sólo actuaremos en el mejor interés de los mexicanos” dijo firmemente Peña Nieto.

El presidente de México en su mensaje citó las posturas de todos los candidatos a la presidencia del país, sin importar el partido político que representen; como hombre de Estado tomo una postura digna y recalcó que a ¡México se le respeta!

La postura del presidente Enrique Peña Nieto ha tenido alta aprobación tanto del pueblo mexicano como de otros países, los medios de comunicación internacionales aplaudieron su aplomo.

Recordemos que parte de este conflicto se debe a las promesas deTrump en campaña, quien  también aseguró que acabaría con el Tratado de Libre Comercio, pero no lo ha logrado, por el contrario las negociaciones van avanzando, y de seguir así será cuestión de meses para que el TLCAN sea concretado;  lo más irritante para el presidente es que los mismos empresarios estadounidenses están presionando para que los acuerdos comerciales con México se lleven a cabo.

El presidente Trump ya aprendió que no somos Corea del Norte, no jugamos a las guerritas, y que cuando de Soberanía Nacional se trata los mexicanos a pesar de nuestras diferencias sabemos unirnos.

Donald Trump no replicó a Peña Nieto, guardó silencio y evito twittear  respecto a México, ahora se desquitará con China incrementando los aranceles de sus productos.

China tomará cartas en este asunto, tambiénincrementara los aranceles de productos estadounidenses, Xi Jinping no piensa quedarse de brazos cruzados y esta ganando terreno en América, pero esa es otra historia.

Prometer es fácil, cumplir promesas en cambio es muy difícil; por eso dicen que nadie ofrece tanto como el que no va a cumplir…