La educación es tarea de todos
Por: Ramiro Ramos Salinas | 2018-03-09 03:56:44



Educar es enseñar, es transmitir, también es motivar y evaluar, es un proceso sin duda el más importante y trascendente de nuestra existencia. Por medio de la educación recibimos información y formación, es decir, conocimientos que nos sirven para orientarnos, para conocer el medio ambiente donde estamos, los riesgos que tenemos y los espacios de movimientos que nos darán poco a poco el conocimiento del lugar donde estamos parados. 

Si recibimos información adecuada con orientaciones positivas nuestro crecimiento intelectual y motriz se desarrollará armónica y adecuadamente, de ahí la importancia de cuidar perfectamente la formación educativa.

Cuando se dan los diálogos entre personas de cualquier grupo social y en cualquier latitud de nuestra patria y se abordan los problemas que más afectan a nuestro país como son la inseguridad, la pobreza, la corrupción, la falta de empleos bien pagados, entre muchos otros, los dialogantes siempre llegan  a la misma conclusión: La solución a todos los problemas es la educación. Y es cierto los países con mejores niveles educativos que el nuestro han podido lograr mejores niveles de desempeño y de bienestar que el nuestro. Finlandia, Suecia, Suiza, Japón, entre otras naciones han visto crecer su economía a la par del crecimiento educativo.

¿Entonces si sabemos y estamos convencidos todos de que la solución a nuestros problemas es la educación, porqué no nos empeñamos cada día para lograr su crecimiento? Si revisamos unos datos de donde estamos ahora con las estadísticas actuales que nos comparten varias instituciones del Estado mexicano como la SEP y el INEGI podemos darnos cuenta dónde estamos parados. 

Revisando el dato del nivel educativo en primaria nos percatamos que gracias a la educación pública y gratuita que tenemos logramos casi el 100% de cobertura y una eficiencia terminal de 98.7%, sin embargo el problema reside en que 879,200 jóvenes no terminan su educación primaria cada ciclo escolar, el índice de reprobación es de .8%.

En el nivel secundaria la cobertura también es alta 97.1% y tenemos un 4.2% de abandono escolar y una eficiencia de terminación de estudios del 87.8%, realmente muy aceptable para los niveles internacionales de los países similares al nuestro. En educación media superior, preparatoria o niveles técnicos la cobertura ha crecido enormemente hasta casi llegar a su máxima demanda, sin embargo el porcentaje de jóvenes que deja la escuela preparatoria por razones de reprobación, de interés, de apoyo económico, de movilidad o cualquier otro motivo ha crecido hasta llegar al 14.2% que es demasiado y obviamente la eficiencia terminal disminuye y está en un 66.8%.

El grado promedio de escolaridad en nuestro país es de  9.3%, es decir, que si dividimos el total de habitantes que ya pasamos por las aulas contra el número de años que cursamos ciclos escolares en preescolar y hasta universidades y posgrados estamos un poco arriba de tercero de secundaria. Otros países de Latinoamérica tienen hasta 12 y 13 años y otros tantos europeos y asiáticos más de 15 años. La meta seria llegar a nivel preparatoria todos, y eso no es algo inalcanzable. 

El analfabetismo que tenemos, es decir, las personas que no saben leer ni escribir alcanza un porcentaje del 4.7% o sea 5.8 millones de mexicanos que no tienen esta habilidad tan necesaria para desarrollarse integralmente y que los pone en una gran desventaja ante la alta competitividad en que vivimos. Los estados que concentran mayormente a estos mexicanos analfabetas son Veracruz, Oaxaca, Guerrero y Chiapas.

En contraste los estados de Nuevo León, Jalisco, Ciudad de México, Querétaro y Colima tienen un más alto promedio educativo y además han salido mejor evaluados sus alumnos en pruebas que aplica la OCDE en las cuales revisa la capacidad de los estudiantes de trabajar con eficiencia modelos explícitos en situaciones complejas, elaborar comunicaciones y explicaciones con argumentos basados en sus interpretaciones, capacidad de manejar porcentajes, fracciones, números decimales y proporciones. Saber leer con entonación y respetando comas y puntos y comprendiendo el lenguaje escrito entre otras variables.

Como podemos constatar con estas cifras, existen grandes avances y enormes oportunidades. La reforma educativa recientemente aprobada y puesta en marcha incluye una serie de procesos de evaluación y mejora continua que estarán dando mayor certeza al proceso de mejora en la educación. Además ya se tiene un procedimiento para ingresar a mejores niveles de responsabilidad en el magisterio mediante una evaluación transparente y fuera de cualquier señalamiento de injusticia o favoritismo.

Estas medidas y otras más nos dan la certeza que vamos en el camino correcto y que vamos a alcanzar muy rápido la competitividad y excelencia en la educación que merece nuestro país en un mundo en el que estamos compitiendo a diario.Face: @RamiroRamosSalinas, Twitter: @RamiroRamosSal, Instagram: @ramiro_ramos_salinas