Juego de Manos
Por: Héctor Alejandro de Anda | 2018-06-16 03:39:43

“No te acerques a una cabra por delante; a un caballo por detrás y a un tonto por ningún lado” Proverbio judío. 

LO CLARO. Quizá el hablar de ‘globalización’ nos mueve de primera instancia a pensar en las marcas comerciales que tiene presencia en el mundo, como WalMart, Apple, Coca Cola y las demás que dominan los mercados internacionales.

Sin embargo la globalización es más que eso. Comienza con la educación y la competitividad. La movilidad estudiantil será sin duda el pilar fundamental del desarrollo. 

Por tal motivo es menester preparar a los futuros técnicos y a los profesionistas que liderarán el mercado laboral del mundo.

La Universidad Autónoma de Tamaulipas promueve las estancias internacionales de sus docentes, a través de la Internacionalización y la Colaboración Académica con sus pares de universidades de España, Estados Unidos, Venezuela en áreas como el Comercio, la Administración, Enfermería y de Impacto energético. 

Lo que brindará oportunidades de participación e investigación que abrirá los canales de intercambio y movilidad de los estudiantes en los temas afines.

Que el pensar en desarrollo global, equivalga a considerar a nuestros compatriotas participando en el desarrollo pleno del planeta.

LO OSCURO. El histórico ritual de darse un apretón de manos.

¿Lo conoce? ¡Quién no!

La historia apenas lo registra como una costumbre establecida hace 5 mil años. Los escritos refieren al Rey de Babilonia (1800 a.C.) que estrechaba la mano de Martuk –máximo Dios Babilónico- en señal de respeto y demostrando con esto, que no sacaría su espada para atacarle.

Pronto cundió por todo Medio Oriente el ritual que trascendería a Occidente y hasta nuestros días.

Una clara demostración de ambos participantes en el saludo que se podía dialogar tranquilamente sin ser atacado cualquiera de los dos.

Una revista científica también refiere que este acto ‘civilizado’ es la evolución de la práctica que otros seres aún realizan para socializar y que suprime al olfato. Como los perros y otros mamíferos. 

Y que de manera inconsciente (sugiere la nota de la revista) posterior al saludo muchos nos llevamos la mano a la nariz para ‘olfatear’ a quien hemos saludado.

El tercer debate por la silla presidencial, tuvo lugar recientemente.

Muchos mensajes verbales, entre líneas, con carteles y fotografías, sandeces, y también mensajes corporales tuvieron lugar.

Predominó un solo lenguaje que deja claro a la teleaudiencia que no tiene ninguno de los cuatro aspirantes (Meade, AMLO, Anaya y el Bronco) ninguna solución real para llevarnos a los mexicanos hacia un desarrollo real que sea el contraste de lo que permea: la corrupción como modelo político y económico.

Ninguno de los cuatro aspirantes pudo demostrar de forma palpable, cuál sería su estrategia para devolverle a los mexicanos lo que nos distancia de manera sistemática de las instituciones: la credibilidad en quienes las encabezan.

La secretaría de la función pública reconoce que sólo sanciona un promedio de 13.4% de las quejas que recibe en su totalidad y que eso le significa una impunidad federal de al menos 86.6% y que además, de ese 13.4 solo el 4% alcanza sanción de acuerdo a las leyes establecidas.

Ese es el grado de justicia que ampara a las leyes vigentes.

Pero regresemos al ritual y su aplicación a nuestro tema de hoy.

Concluye el debate que se llevó a cabo en el Gran Museo del Mundo Maya y los participantes, se dieron la mano…

Excepto dos.

No se sabe si con ese indicador le dieron a conocer al mundo que ambos traían una daga escondida o solamente evitaron olerse.

O si efectivamente la pelea por dos modelos de nación, es entre ‘ambos dos’. 

COLOFÓN: La opinión pública declaró ganador por seis años al comediante al que su esposa llamaba ‘pollito’; (más antes, a uno que apodaron ‘la mano que peina el copete) luego, al que tildaron de ‘Lipe’ (porque enseguida le perdieron la fe); a uno más, le apodan ‘copetes’ y esperamos que en menos de un mes, salga a la luz el nuevo mote del que dará la mano a México entero. Esperemos que así sea…

 

alejandrodeanda@hotmail.com

@deandaalejandro