Independientes y reeleccionistas, desilusión



Resultado de la elección del pasado domingo, cobra fuerza el hecho de que, las grandes demandas de la democracia, no funcionaron como se esperaba.

De la urgencia por las candidaturas independientes y la reelección hasta antes de la Reforma Política del 2014, llegamos a la desilusión en la actualidad, luego de tres procesos electorales, dos locales y uno federal.

En el momento que los mexicanos nos percatamos que las demandas de decenas de años ya estaban en la ley, podríamos decir que se perdió el interés hasta en un 50 por ciento.

La reelección apenas llegó y, aunque en la elección local concurrente de Tamaulipas realizada el pasado domingo, 26 alcaldes se anotaron para conquistar de nuevo las preferencias de los electores, sólo la mitad, 13, lo lograron, es decir, 50 por ciento.

Que una gran demanda de años y años, se vea reducida a la mitad en la perspectiva del voto, genera desilusión y que, las candidaturas independientes tan solicitadas por grupos sociales se hayan reducido a su mínima expresión, es decir, que un alcalde haya subsistido tras la reelección, también es desilusión.

Dos elementos de relevancia para la democracia que no funciona, en un escenario donde el mayor rechazo de los ciudadanos es hacia los partidos políticos, la verdad de las cosas es que, no corresponde al esfuerzo realizado por los legisladores que debieron de presentar sus mejores discursos y gran capacidad de cabildeo para concretar las modificaciones constitucionales y en las leyes electorales federales y locales.

Remitidos a las realidades, las candidaturas independientes en Tamaulipas no pegaron, en el 2016 dos ganaron la elección y en la de este año, solo queda uno, Héctor de la Torre Valenzuela en Llera y muchos creen que su permanencia en el cargo, se lo debe a las trajineras del Guayalejo.

Los otros 14 candidatos independientes que se registraron para la elección del pasado domingo, todos perdieron y lo peor del asunto es que, la cantidad de votos por ellos obtenidos, ni siquiera serían suficientes para mantener el registro si se tratara de partido político.

El independiente de Madero, Jesús Olvera Méndez, obtuvo apenas cinco mil 241 sufragios, José Luis Gallardo Flores de Jaumave que iba por la reelección apenas mil 887, David Perales Segura, uno de los de Mante tres mil 288 y la otra Beatriz Reyes Nájera la mínima cantidad de 640 y Humberto Rangel Vallejo de Matamoros mil 462, aunque éste, al final de cuentas declinó la candidatura para sumarse al proyecto de su jefe, el diputado con licencia Carlos García González, quien también perdió la elección municipal frente al candidato de Regeneración Nacional, Mario Alberto López Hernández.

En Nuevo Laredo, las cosas no fueron diferentes, porque los que participaron como candidatos sin partido, obtuvieron una escasa votación, cinco mil 222 Víctor Manuel Vergara Martínez y tres mil 227 Jorge Luis Miranda Niño.

Quizá Padilla sea el caso al otro extremo, porque el candidato independiente, Héctor Michel Salinas Gámez, fue la tercera fuerza electoral, al obtener mil 46 votos, casi la mitad de los que logró el candidato del PRI, Salomón Rodríguez Gómez, que fueron dos mil 180, aunque a ambos les ganó el de la reelección, Eduardo Alvarado García, con tres mil 756 sufragios

Si hablamos de Río Bravo, a lo mejor en porcentaje, los tres mil 808 votos de Miguel Ángel Almaraz Maldonado, son significativos porque representan casi el 7.3 por ciento de la votación total y los tres mil 513 de su compañero, Carlos Alberto Guerrero García, poco menos del siete por ciento, en un escenario donde los del ganador, Carlos Ulivarri López, fueron el 32 por ciento y los del segundo lugar, Juan Diego Guajardo Anzaldúa, que iba por la reelección, fueron el 27 por ciento.

Otros independientes como el de San Fernando, Claudio Alberto Capetillo Gómez, tuvieron la diminuta cantidad del cinco por ciento de la votación con mil 327 boletas a su favor, contra 12 mil 163 del que ganó y se reeligió, José Ríos Silva, quien por cierto, logró más votos que el del PRI, Gabriel de la Garza Garza, que había estado adelante en casi todas las encuestas previas a la elección.

Dos casos más, los de Victoria, donde la independiente Nayma Karina Balquiarena Pérez, obtuvo seis mil 825 votos, el 4.6 por ciento de la votación y su compañero Héctor David Ruiz Tamayo dos mil 428, el 2.4 por ciento, aunque ambos, sacaron más que el candidato del Partido Verde Ecologista de México, Mario Arizpe Martínez, que se suponía era más popular que el Chavo del Ocho y la candidatura apenas le alcanzó para comprometerse en matrimonio durante una entrevista que le hicieron con motivo de su campaña proselitista.

El expriísta obtuvo dos mil 400 votos, que fueron el 1.6 por ciento, con lo cual podría dejar al Verde fuera de la jugada del registro.

Para el caso de las reelecciones, de los 26 que se registraron para ello, 24 eran de partidos políticos y los otros dos independientes, pero, de éstos últimos, el 50 por ciento perdió, es decir, uno, el de Jaumave, José Luis Gallardo Flores y el otro fue Héctor de la Torre Valenzuela de Llera, que sí se queda en el cargo por tres años más.

Las reelecciones para el PAN, que fue el partido que más sacó, nueve de 12, mientras que, el PRI de 12 que contendieron apenas ganaron tres.

Por el PRI se quedan por tres años más en la alcaldía, Yesika Selvera Garza en Abasolo, Maricela Rodríguez González en Bustamante y Sandra Verónica Benavides Castellanos en San Nicolás.

Los del PAN, son Maki Ortiz Domínguez de Reynosa, Eduardo Alvarado García de Padilla, José Ríos Silva de San Fernando, Guillermo Verlage Berry de González, Enrique Rivas Cuéllar de Nuevo Laredo, Roberto González Hinojosa de Mier, Alma Laura Amparán Cruz de Altamira, Francisco Javier López Reyes de Gómez Farías y Evangelina Ávila Cabriales de Antiguo Morelos.

Quienes se querían reelegir y perdieron, motivo por el cual minimizaron esa nueva alternativa plasmada en las Leyes Electorales, fueron: Faisal Smer Silva en Aldama, Daniel Torres Espinosa de Valle Hermoso, Oscar Almaraz Smer de Victoria, Magdalena Peraza Guerra de Tampico, Genoveva Córdova Castro de Palmillas, Juan Diego Guajardo Anzaldúa de Río Bravo, Pedro Javier Muñiz Camacho de Ocampo, Jesús de la Garza Díaz del Guante de Matamoros y Edelmira García Delgado de Camargo, todos ellos del PRI.

Los que no se reeligieron del PAN, fueron Andrés Zorrilla Moreno de Madero, Beatriz Posadas Noriega de Guerrero y Rosa Icela Corro Acosta de Miguel Alemán, así como el independiente José Luis Gallardo Flores de Jaumave.