Honor a quien honor merece…



Le íba a comentar sobre lo sucedido en los registros de precandidatos a diputados de MORENA en Tamaulipas pero la verdad este día hay otro tema de mayor importancia, por lo tanto los asuntos de los  morenistas y colados lo dejaremos para después.

Hoy  es 19 de Febrero, Día de nuestro glorioso Ejercito Mexicano, de la institución encargada de defender por tierra la soberanía del país.

A pesar que todos los días los vemos en las calles y sabemos de sus luchas, en su día ni un gracias les brindamos, así de injustos en ocasiones somos los ciudadanos con quienes hasta ofrendan su vida para resguardarnos.

Lo peor es que en ocasiones hasta los culpamos por situaciones que escapan de sus manos.

Son tiempos difíciles, no solo para el pueblo, también para el Ejército, para esas valerosas mujeres y valientes hombres que, igual que usted, yo, y todos los mexicanos, tienen familia que los espera en casa, que quisieran estar en el regazo del hogar en las fechas importantes pero la necesidad es grande y el deber con la patria es primero.

Nuestros soldados día a día salen a las calles armados de valor, con la oración y bendición a distancia de su madre, padre, esposa o hijos, encomendándose a DIOS, para ellos sería mejor estar encuartelados que andar en una guerra que muchos piensan no les corresponde pero no por ello la han abandonado.

Esos hombres y esas mujeres también son padres, madres, hermanos, hermanas, hijos, hijas, en sus hogares hay gente que sufre su ausencia y reza cada noche por sus vidas, porque DIOS les permita regresar sanos y salvos a casa.

Con todo y las adversidades vemos hombres y mujeres ya formados, que disfrutan su trabajo, pero también se ven en las calles a jovencitos ya enrolados en la milicia por necesidad no por gusto o vocación, muchos casi niños con su cara de nostalgia, miedo e incertidumbre, y eso llena de tristeza.

Lo peor es que seguramente hoy poco se les festejara, porque los grandes eventos son para los grandes poderes, pero bueno, esa es otra situación en donde las autoridades deberán de poner especial atención.

Como institución nuestro Ejército es digno de reconocimiento y respeto, claro que tampoco escapa a tener en sus filas miembros que no se han conducido con honor o aprovechan las circunstancias.

Notas periodísticas marcan sucesos donde gente de la milicia han participado en violaciones y situaciones aberrantes indignas del uniforme que portan, uniforme que siempre debería de inspirar confianza al pueblo y sentir la protección de la institución, afortunadamente son los menos, los más son los que tienen un deber con la patria y a medida de sus posibilidades tratan de cumplirlo, con todo y sus daños colaterales.

Son la mayoría de ellos, los hombres de la milicia, los que día y noche están al servicio de la patria, sin importar las inclemencias del tiempo salen a cumplir su encomienda.

Mientras nosotros disfrutamos la cena de noche buena, de año nuevo u otros días festivos ellos, con nostalgia, quizá extrañando a sus seres queridos, reciben y atienden órdenes, no dejan para luego so compromiso.

En fin, la situación es que hoy hay cosas importantes que destacar, es el Día de nuestro Glorioso Ejercito Mexicano, seguramente la mayoría de nuestros soldados no tendrán un festejo porque el deber con la patria es primero.

Nuestro reconocimiento y gratitud a las valientes mujeres y valerosos hombres que han sido  y son baluarte de esta patria…HONOR A QUIEN HONOR MERECE.