Guarderías sociales al Seguro Popular.



 

Como pudieron y a gritos y sombrerazos, los padres de niños en edad de estancias o de guardería, logran llegar al fin del ciclo escolar de este año.

El asunto es que, tienen poco más de un mes para repensar aquello que harán a partir de agosto próximo, incluido quizá la determinación de que, uno de ellos deje de trabajar y se ajusten más el cinturón para cuidad a los hijos en el hogar, en lugar de pagar por ello en instituciones privadas, porque con lo que ganan no obtendrá suficiente para inscribir a los niños en lugares como esos.

El tema de la estancias escolares está en la agenda de la familia, la económica, la social y desde luego la que tiene que ver con el Gobierno de la República, porque, las cosas estaban bien hasta que llegó la administración de Don Andrés López Obrador, quien retiró los recursos que a través de la desaparecida SEDESOL, se hacían llegar a los dueños de las guarderías.

La gran demanda que tuvieron las guarderías, fue por dos cosas, primero que se trata de padres de familia que no tienen acceso a servicios de apoyo del IMSS, ISSSTE o bien de organizaciones sindicales y después, porque fueron una necesidad social debido a que, los padres de familia dejaron el hogar para ir a trabajar, pero, en autoempleos o sitios en los cuales les daban seguro, aunque sí estaban dados de alta en el seguro popular.

Al mencionar esto último, quizá deba afirmarse que fue el eslabón que faltante en el engranaje de la protección sociales en salud, ya que, los otros tipos de servicio para la prevención y la atención médica si consideran el funcionamiento de guarderías para apoyar con el cuidado de los niños hasta antes de que ingresen a la educación básica y sean guiados por maestros.

El respaldo que la ex SEDESOL dio a los padres y madres que, sin tener IMSS o ISSSTE, SUSPET o los tipo Centros de Desarrollo Infantil de la Universidad Autónoma de debieron de conectarse con el Seguro Popular, de manera tal que, los derechohabientes de este tipo de garantía social, pudieran contar con el servicio de guardería y en función de sus reglas de operación, si no se cuenta con el servicio, se podría subrogar, de la misma manera que lo hace por ejemplo el IMSS.

Algo que no podrá rebatirse, así se trate de condenar el esquema mediante el cual trabajaron, es que, las guarderías apoyadas por SEDESOL cumplían una gran función social y las recriminación hacia el Gobierno de López Obrador no se terminará con el fin del ciclo escolar de este año, los padre de familia esperan que las autoridades reaccionen y reconsideren su posición ya que, miles de personas dejarán sus empleos no formales y el autoempleo para estar de nuevo en sus viviendas y dedicarse al cuidado de los hijos en edad estancias infantiles.

Cierto es que hay muchos samaritanos que quieren intervenir a favor de los padres de familia que se quedaron sin guardería porque el esquema federal fue cancelado, como es el caso de los Gobiernos de la entidades, los cuales podrían destinar recursos de su presupuesto para mantener en funcionamiento las guarderías.

En Tamaulipas se hizo, pero, no se ha dicho que se incorporará como un programa social más al cual se otorgará respaldo presupuestal a partir del año venidero y por tanto, tendrá que incluirse en la propuesta que, a más tardar en el mes de septiembre la administración estatal entregue al Congreso del Estado para su análisis y aprobación antes del 15 de diciembre.

Una buen gesto político social de la administración estatal, respaldar a los padres de familia que, de no contar con el respaldo del Estado, debieron de sacar a sus hijos de las guarderías, pero, en el terreno de las realidades, llegarán al punto en el cual deban esperar la confirmación del apoyo presupuestal para saber que harán a partir de agosto.

Respecto a los bueno samaritanos, los hay de todos tipos y colores, entre ello el dirigente de la Federación de Cámaras de Comercio de Tamaulipas, Julio Almanza Armas, quien hizo ver a padres de familia y dueño de guarderías que intercederá ante el Gobierno de la República, para que los recursos cancelados de SEDESOL, ahora Secretaria de Bienestar, se reasignen a las guarderías sociales.

Pero, en ningún momento dijo que su organización de empresario podría apoyar cuándo menos a una o dos guarderías de las que no tienen aportación federal para ayudar a las madres y padres de familia que, sin contar con seguridad social, deben de irse a trabajar todos los días y no tienen donde ni dinero para que les cuiden a sus hijos pequeños.

La posibilidad de que el Sistema de Protección Social en Salud, desde el cual se opera el seguro popular, pueda convertirse en la alternativa para operar las guarderías sociales, a las que podrían ingresar los hijos de las trabajadoras y trabajadores que no tienen IMSS, ISSSTE o derecho a guarderías por los sindicatos, ya que, sus reglas de operación permiten la subrogación de los servicios que pueden otorgarse a los derechohabientes del seguro popular.

Lo único que tendrán que hacer es ampliar el catálogo de servicios y que vayan más allá del esquema preventivo y de atención médica, es decir, que se abra a servicios especiales, para incluir el de guarderías sociales, por tanto, ya no habrá nada que lo relacione por el criticado y cuestionado esquema que llevó a las autoridades Federales a pegarle a los ciudadanos en dónde mucho les duele, sus hijos.

Las semanas por venir, pero, de aquí al mes de agosto, deben de ser para la reflexión y las propuestas sobre el asunto de las guarderías sociales y, los padres de familia tienen mucho que hacer, antes de quedarse con los brazos cruzados y acatar una determinación surgida a partir de una sola visión los presuntos actos de corrupción que se cometían con los dineros destinados a respaldar el funcionamiento de las guarderías sociales.

 

Los otros.

De nuevo la COMAPA se las hizo a los victorenses, dejó sin abastecimiento de agua a más de 100 colonias y fraccionamientos de la localidad, con solo un anuncio en redes sociales que casi nadie vio y  que se refería a la suspensión del suministro debido a reparaciones en equipos rebombeo ubicados en el sector de la Normal Federalizada.

Las altas temperaturas y la escasez de agua potable en la capital de Tamaulipas, generan un escenario de riego para la población, del que, ojalá no tenga que llegarse al grado de buscar culpables, porque derivaría en despidos de los cargos públicos o castigo en las urnas, cuando haya de nuevo elecciones.