Grano de Oro y Seguridad



 

Tamaulipas es un estado agropecuario importante en el país. En lo agrícola destaca como productor de sorgo, maíz, oleaginosas, cítricos y caña de azúcar, entre otros.

En sus dos ciclos agrícolas ( otoño-invierno y primavera verano) se siembran de cultivos anuales cerca de un millón 350 mil hectáreas.

El más importante es el otoño-invierno que está en curso. En éste año permitió el establecimiento de más de 850 mil hectáreas.

El principal cultivo que se siembra en la entidad sigue siendo el sorgo, que alcanza casi las 700 mil hectáreas en éste ciclo.

Y por tanto se espera una cosecha superior a los 2 millones de toneladas a pesar del impacto del granizo, tornados y plagas como la mosca migde  y el pulgón amarillo.

El segundo cultivo relevante es el maíz, pues se siembran poco más de cien mil hectáreas y se genera una cosecha cercana al millón toneladas.

Las zonas más productivas son los distritos de riego Bajo Río Bravo con 204 mil hectáreas y el Bajo Río San Juan con 66 mil hectáreas.

También pintan bien en rendimientos las zonas temporaleras del Valle de San Fernando, Valle Hermoso, Matamoros, Río Bravo y Reynosa.

 Durante la segunda quincena de mayo y el mes de junio, en Tamaulipas, particularmente en la zona norte, desde San Fernando a Matamoros o Reynosa y la ribereña se registra gran movimiento agropecuario por la etapa de recolección.

Se empiezan a dar por las carreteras el traslado de trilladoras de sorgo y maíz, así como de los camiones que trasladan el grano de las parcelas a los centros de acopio y luego a las plantas que lo industrializan.

En ésta época, por tanto, quienes radican en Tamaulipas y los viajeros de transporte de carga o de negocios, deben tener mayor precaución en el tránsito por la red carretera tamaulipeca.

Especialmente en las rutas Reynosa-Río Bravo-Matamoros;  Matamoros-San Fernando-Victoria; Reynosa-San Fernando; Reynosa-Monterrey; Reynosa-Miguel Alemán-Nuevo Laredo.

Para alertar a los usuarios de ésta red de carreteras de ésta dinámica agropecuaria, por lo general las autoridades federales y estatales implementan la “Operación Grano de Oro”, como se le llamó en algún tiempo u “Operación Cosecha”.

En ellas participan la Policía Federal Preventiva División Caminos y los Angeles Verdes; reforzados de manera importante por la Policía Estatal de Caminos y los Angeles Azules.

También están atentos al buen curso de las actividades las instituciones como Protección Civil; Cruz Roja Estatal y de los Municipios agropecuarios.

Todos ellos hermanados y atendiendo las acciones de emergencia o apoyo a través del número 911, como ocurrió hace unas semanas en el periodo vacacional de la Semana Santa.

Obvio, que acompañan éstas labores de dinámica que ocasiona la recolección de las cosechas, las organizaciones de productores agropecuarios como la Unión Agrícola Regional del Norte de Tamaulipas, el Consejo Estatal Agropecuario, la Liga de Comunidades Agrarias y Sindicatos Campesinos, y las Unión Ganadera Regional de Tamaulipas.

También lo hacen, por ser parte de sus responsabilidades, la Secretaría de Desarrollo Rural del Gobierno del Estado y las oficinas regionales de lo que se denominó SAGARPA, hoy Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural. SADER, por cierto muy apagada y diezmada en Tamaulipas desde la salida de Eduardo  Mansilla Gómez.

Como residente de los municipios agropecuarios o como viajero por las carreteras del centro y norte de Tamaulipas, recuerde que  debe tomar precauciones mayores al transitar por esas rutas.

El gran volumen de cosechas y su movilización a centros de acopio y regiones en las que se industrializa, aumenta los riesgos de percances en las carreteras, pues la mayor parte de ella se moviliza por esa vía, ante la falta de un ramal del ferrocarril para esa zona.

Está usted advertido apreciado lector y usuario de éstas vías de comunicación de Tamaulipas.

Un estado convertido en plataforma logística de importaciones y exportaciones gracias a sus 17 puentes internacionales 371 kilómetros de frontera con Texas y cuatro puertos marítimos en 430 kilómetros de litoral con el Golfo de México.