Foros Sipinna: De las Propuestas a la Realidad



 

¿Sabía usted estimado lector que SIPINNA (Sistema Nacional de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes) está haciendo una importante labor de recoger propuestas mediante la realización de foros a la largo y ancho del país?

Durante todo este mes de julio, se han celebrado foros que el organismo protector de la infancia, lanzó con el ánimo de escuchar las voces de los sectores involucrados, en cuanto a derechos de la niñez y la adolescencia se refiere. 

Compartiré con usted estimado lector y lectora la experiencia en Tamaulipas, donde la escribidora convocada para presentar ideas y estrategias viví de cerca el ejercicio participativo de parte de autoridades, maestros, y padres de familia, así como desde luego organizaciones de la sociedad civil. Todos coincidimos que la niñez y  juventud son el tesoro más preciado de nuestra sociedad y del Estado. 

 “Un foro es un espacio para la expresión de la ideas, compartir el pensamiento e intercambio de opiniones sobre uno o varios asuntos de la vida pública” Respondió su servidora a más de uno de los chicos cuando preguntaron ¿Qué es un foro? 

Entre los chiquillos, niños y niñas que oscilaban entre los 6 a los 12 e incluso algunos de hasta 16 años, me aventuré a platicar con ellos mientras en aquélla ocasión arrancaba el foro que estaba programado para las 10:00 a.m. en Polyforum Victoria. 

Propuestas y más propuestas surgieron ante la necesidad vital de crear mejores condiciones para la infancia, en mesas de trabajo cuyos integrantes conscientes de los retos sociales, formulaban planteamientos específicos. 

El tema de la violencia, la inseguridad y los derechos humanos, así como la educación, salud, deporte, alimentación entre otros tópicos fueron la materia de las preguntas detonadoras bajo los cuales se trabajaba en la mesa de adultos, mientras los chicos invitados, jugaban y realizaban dinámicas en una área aparte. 

De esta manera gente de las áreas gubernamentales, como sociedades de padres de familia, empresarios, y asociaciones civiles volcaban todas sus energías en poner sobre la agenda pública aspectos fundamentales para el buen desarrollo de la niñez. 

Todo esto perfectamente delineado de manera coordinada por SIPINNA nacional con el organismo homólogo a nivel estatal, registrando una singular participación por el bien de las nuevas generaciones. 

Hasta ahí todo muy bien, sin embargo quiero anotar que la realidad siempre con un paso adelante, no obstante las leyes y tratados internacionales de los que México forma parte, como la Ley General de los Derechos de los Niños, Niñas y Adolescentes y la Convención sobre los Derechos del Niño, así como un amplio espectro normativo que se orienta a la defensa y garantía de los derechos humanos de la infancia y adolescencia. 

Es decir la realidad siempre termina superando a la norma, y ahí tiene usted por ejemplo a los niños de la calle, en quienes por cierto se transgreden  todos sus derechos humanos, desde el momento que son hijos de nadie, y que en honor a la verdad, ¿Quién de los dialogantes se atrevió a acordarse? 

Luego entonces,  no existirá jamás el suficiente marco jurídico que sustituya el valor de la consciencia humana, solidaria y empática a las problemáticas que presentan nuestros niños, menos aun cuando se tiene registro que en nuestro país, existen alrededor de 105 mil menores en situación de calle, según lo reporta el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) hasta el 2018. 

En efecto, existen múltiples y variadas problemáticas que atender sobre la niñez y otras nuevas que surgen a la luz de las tecnologías digitales y como producto del  ritmo social acelerado, pero olvidar a nuestros niños y niñas en situación de calle, sería tanto injusto como imperdonable. 

Desde esta colaboración espero, las autoridades de SIPPINA nacional que encabeza RICARDO BUCIO MÚJICA, con toda su ronda de foros por la geografía nacional ponga manos a la acción y de una vez por todas, con humanismo y sensibilidad social, empiece a terminar con el infierno que viven los peques de “alcantarillas”. 

Sería muy valioso, para la sociedad entera, se abra una nueva esperanza para el referido segmento de la población infantil que tras décadas se ha venido rezagando, por lo que a vía de que los importantes foros no generen políticas públicas surgidas solamente con propuestas de escritorio, sino abarque todas las dimensiones de la realidad, incluidos por supuesto los NNASC como técnicamente le conocen a los infantes que tuvieron la mala fortuna de ser hijos de la calle.  

A continuación y para finalizar,  les comparto la siguiente frase de la autoría de quien escribe: “Los niños, niñas y jóvenes, representan futuro, pero son nuestro presente, tesoro valioso de todo estado y país, sembremos en ellos, porque hoy niños, mañana ciudadanos de bien.” 

 La Autora es Escritora y Activista, Fundadora de Vive Mejor Ciudadano A.C. Impulsora de Sala de Lectura Infantil y Juvenil “Vive Mejor Ciudadano” Miembro del Comité Plural Noreste de México. Comisionada de Derechos Humanos para la Zona Norte del país.