Estatua de sal



 

Yo no soy la más experta en Biblia, lo admito, sin embargo tuve un excelente maestro, mi abuelito Jesús, además las Historias siempre me han gustado y dicen que aquel que no conoce la Historia está condenado a repetirla; y no sé porque últimamente recuerdo mucho al mítico Lot.

Lot era sobrino de Abraham y por problemas de territorio decidió irse a vivir en las llanuras entre Sodoma y Gomorra con la aprobación de su Tío. De acuerdo al Génesis, Lot es avisado por los ángeles de la pronta destrucción de Sodoma y Gomorra; para que junto a su esposa Yrit y sus hijas abandonaran la ciudad para mantenerse a salvo.

Los ángeles también les advirtieron que no mirarían hacia atrás cuando escaparan, su esposa no obedeció y por curiosidad se detuvo a ver  a las espaldas la destrucción de las ciudades y se quedó convertida en estatua de sal.

Cada quien puede darle la interpretación deseada, la mía en lo particular es simple, cuando te quedas mirando al pasado te conviertes en sal.

Yo no sé si a usted le recuerde a alguien la Historia, a mi sí… por eso quisiera haber tenido la oportunidad de haber saludado a mi presidente y recordarle como Yrit la esposa de Lot se convirtió en estatua de sal por perder tiempo en ver su pasado y no avanzar en la construcción de su presente, y que si sigue igual le va a pasar lo mismo.

La visita de Andrés Manuel López Obrador fue muy intensa, visitó varios centros de salud de diversos municipios de la Entidad, aclarando que fueron municipios pequeños, como lo son Tula, Hidalgo, San Carlos y Soto la Marina, 

Tristemente en mi opinión su visita no lució por sus discursos ya por demás escuchados y cansados, como siempre hablando del pasado… “que si las  administraciones pasadas dejaron en quiebra la institución, que si las administraciones pasadas gastaban mucho, que si las administraciones pasadas no dejaron medicinas” Hasta que en el municipio de Hidalgo la gente que asistió al evento se cansó y le contestó  “ Hoy no tenemos medicinas”.

Quien sí supo aprovechar muy bien la oportunidad fue el gobernador Francisco García Cabeza de Vaca quien muy valientemente le dijo al presidente “Somos un Estado que aportamos mucho a la Federación, informándole que de acuerdo a datos oficiales del SAT, Tamaulipas en el 2018 es el Estado que más recursos  en impuestos aporta a la Federación,  después de la Ciudad de México; con una cantidad de  275 mil millones de pesos. 

Por lo cual le pidió justicia para los tamaulipecos, que lleguen más obras de infraestructura, que se distribuyan  para mejorar las condiciones de vida de todos los que vivimos en Tamaulipas,  ofreciéndole a cambio ser su principal aliado.

Bien por nuestro gobernador, que bueno que pidió más recursos para Tamaulipas, yo le aplaudo la revelación que le dio al presidente de la aportación que damos en impuestos para todos los caprichos sociales de la 4 transformación.  

Ahora bien,  esperemos que lleguen los recursos a Tamaulipas, y ahora sí los victorenses con mucha humildad le pedimos a nuestro gobernador  que nos voltee a ver aunque sea un poquito;  y también nos baje más infraestructura, que nos apoye con el problema del agua,  para que la capital de nuestro estado sea una ciudad de calidad digna de Tamaulipas.

Ya no hay que ver al pasado, vamos a caminar para adelante,  hay que sacudirnos los rencores y los malos ratos que nos hicieron pasar; si no corremos el riesgo de convertirnos en estatuas de sal.