Escuela y Sociedad del Conocimiento
Por: Vito Alessio Álvarez | 2017-11-19 03:23:24



ENTREVISTADOR: En la colaboración anterior la Dra. Elisabeth Taddei, nos aseguraba que estaba cierta, que la modernización de la escuela y la universidad, es el reto más importante de la sociedad de la información y el conocimiento, para afrontar con éxito los necesarios cambios, que exigen esta nueva sociedad. Por lo que mi pregunta es: ¿Esa razón es más que suficiente para que las escuelas  y maestros de todos los niveles, deban preocuparse por mejorar su desempeño académico?    

E. TADDEI: Sin duda, las escuelas en los países occidentales de elevado desarrollo son instituciones con éxito, el analfabetismo se ha erradicado por completo, la Universidad tiene sus puertas abiertas de par en par, a la juventud deseosa de aprender y la escuela debe reinventarse como lo han hecho otros sectores de la sociedad para aceptar los nuevos  retos. 

ENTREVISTADOR: Si no es mucho pedirle doctora, ¿La molestaría con que nos señalara esos nuevos retos de las escuelas en la sociedad de la información y el conocimiento?  

E. TADDEI: La institución educativa debe ofrecer a todos los ciudadanos la posibilidad de obtener el grado más elevado de educación según las capacidades de cada persona. El principio de igualdad de oportunidades, no se sostiene sin una institución educativa abierta a todos y plural para asegurar la competencia y por ende la calidad.  

Debe erradicarse el lamentable fracaso escolar, que se produce mayormente en la secundaria y de modo especial en las asignaturas vinculadas con las ciencias, que son la base científica y tecnológica.  

Deben aplicarse con prontitud las nuevas tecnologías para enseñar, el PC un instrumento básico para liberar al maestro de las rutinas del aprendizaje y reducir al mínimo el comentado fracaso escolar.  

ENTREVISTADOR: ¿Sería tan amable en continuar con los nuevos retos de la escuela? 

E. TADDEI: Con gusto, podemos señalar que los maestros deben dedicar el máximo de su tiempo en la tarea de educar, la cual nunca podrá ser substituida por ninguna máquina.  

El conocimiento en personas sin educación equivale a tener una sociedad de salvajes instruidos. 

La escuela (primaria y secundaria) debe adecuarse a una sociedad distinta a la de hace 25 años, donde los padres están muchas horas fuera del hogar. 

La escuela ha de enseñar y educar para la vida real, y no para la Academia, los exámenes y las notas. 

ENTREVISTADOR: En su valiosa experiencia, ¿qué otros deberes debe asumir la escuela de hoy, para estar a la altura de las circunstancias? 

E. TADDEI: La escuela de hoy debe: Motivar para aprender, enseñar a aprender, enseñar a definir y lograr metas y enseñar a trabajar en equipo. 

Las instituciones educativas, deberían colaborar conjuntamente con los trabajadores del conocimiento en la elaboración de políticas y programas de alto nivel para mejorar de forma muy sustancial la llamada formación permanente de (post-grado). Los gobiernos y la sociedad deben asumir que el valor de los países ya no se mide por recursos minerales, industrias, turismo, etc. La riqueza de las naciones se mide por los conocimientos de sus ciudadanos y por la capacidad de poner estos conocimientos al servicio del desarrollo humano y de la sociedad.  

ENTREVISTADOR: La mejor fortaleza en un contexto turbulento, como el actual, ¿es la capacidad de aprender y adaptarse? 

 

E. TADDEI: Las organizaciones tienden a fomentar espacios para el conocimiento. Las que deseen ser relevantes tendrán que esforzarse por aprovechar la energía, el talento y la capacidad de aprendizaje de sus maestros, de todos los niveles. Aquí vemos casi a diario que la principal crisis que está viviendo nuestro país y las organizaciones de nuestro medio es una crisis de liderazgo y de valores. Lo paradójico es que las épocas de crisis son épocas propicias para el liderazgo. 

 

ENTREVISTADOR: ¿Un liderazgo que sepa construir un futuro alentador, realista y esperanzado, capaz de alinear e integrar la energía de los maestros en un proyecto común?.  

 

E. TADDEI: Exacto, no sólo es importante imaginar el futuro sino tener un rol más protagónico, activo, construir el futuro. Esta es la principal responsabilidad de los líderes. Seguramente, en más de una oportunidad nos preguntamos por las características básicas de un líder. Los grandes líderes irán hacia fuera sin olvidar lo de adentro. Son personas que logran equilibrar calidez y exigencia, apoyo y autoridad. 

 

ENTREVISTADOR: ¿En qué lugares se encuentran esos arquetipos de líderes escolares? 

 

E. TADDEI: Este liderazgo se encuentra presente, donde vemos que la gente trabaja con compromiso y quieren convertir el talento en desempeño duradero. Ese líder sabe que la única forma de generar cambios duraderos es construyendo un ambiente de trabajo propicio para atraer, prestar atención y retener gente con talento. Un ambiente donde se cultive la autoestima, el consenso y el respeto por la diversidad, fuente donde se nutre el liderazgo y de donde surgen los futuros líderes. Hoy más que nunca, la empresa que se desangra por el lado de las personas pierde valor; es mejor trabajar con un gerente fuera de lo común (líder) en una escuela mediocre que con un gerente mediocre en una escuela de primer nivel. 

 

ENTREVISTADOR: Doctora Taddei, reciba mi más amplio agradecimiento por permitirme transcribir en forma de diálogo, los fragmentos más importantes de su libro. Quiero despedirla ofreciéndole mi compromiso formal de continuar próximamente con comentarios sobre el mismo tema. Gracias.   

Diálogo basado en el libro: “En (desde) el aula”, de la Dra.  Elisabeth Taddei, publicado en la XI jornadas de Reflexión Académicas en febrero del 2003.