Es un aborto…



 

Sigue generando tanta polémica el caso de la legalización del aborto en México que hasta se han visto marchas exigiendo sea aprobado en toda la nación, sigue la discusión.

La verdad me resistía a tocar el tema respetando la vida y libertad de cada quien pero no se puede ser ajeno a lo que se vive, porque las estadísticas marcan que en todo México aumentan los casos de jovencitas, casi niñas, embarazadas,  y pues si se aprueba una ley  para abortar puede haber más descontrol.

Cada quien de acuerdo a sus religiones, educación o percepción de la vida dan su opinión al respecto, no es un tema fácil de abordar, tampoco sencillo de aprobar, se deben tomar en cuenta muchos aspectos, no es solo de ley sino de valores  y salud.

Sigue la discusión y se han visto hasta marchas de cientos de mujeres en la CDMX exigiendo se legalice el aborto en México pero ¿hasta dónde es bueno?

Se leía en algunas de las pancartas de las mujeres que se manifestaban a favor de la legalización del aborto “tenemos derecho a decidir sobre nuestro cuerpo” y si tienen razón, pero también el que este en una gestación tiene derecho a la vida, no solo se trata de pasión sino de conciencia.

Más que marchas exigiendo legalización del aborto y discusiones de legisladoras sobre el tema, lo que se requieren campañas más intensas de prevención, que se concientice a las jovencitas y jovencitos de los riesgos que corren al tener relaciones sexuales sin protección, no solo es un embarazo no deseado sino que hasta se puede adquirir una enfermedad mortal.

Complejo es el tema pero también para reflexionar si se debe o no aprobar, en lo personal creo que debe ser autorizado el aborto, por decisión de la mujer,  en situaciones de riesgo de la madre, violaciones y casos en acuerdo con los padres cuando desde la gestación se detecte que él bebe trae malformación, pero no generalizado.

El que se apruebe en lo general el aborto puede traer más problemas de salud y pérdida de valores y humanidad, ¿por qué?, pues las jovencitas pueden no tener cuidado en su vida sexual, total, si se embarazan pueden abortar, incluso sin que sus padres lo sepan y si la práctica se repite pueden tener quebrantos en su organismo.

Otra situación es que al abortar sin conciencia de que desde la concepción ya están generando vida lo verán normal, el humanismo y el sentido maternal se puede ir diluyendo.

Cierto es que al aprobarse el aborto ya no habrá clínicas clandestinas pero igual es verdad que las instituciones de salud pueden saturarse con mujeres abortando en lugar de personas curando.

Además se tendrá que liberar más recursos para el sector salud, para las instituciones hospitalarias que seguramente superaran los números de abortos que cualquier clínica clandestina.

Más que  legalización el tema de aborto es de valores, conciencia, educación, claro que debe haber sus excepciones, la autorización en casos concretos como la violación.

Porque desde hace mucho que existen los anticonceptivos que previenen embarazos no deseados, también existen los preservativos, condones, que hasta evitan enfermedades.

Más que aprobación generalizada del aborto, es decir, hasta por gusto por no cuidarse, es un asunto de salud, valores, sensibilidad y humanidad, pero bueno, de todo lo antes dicho usted tiene la mejor opinión.