¿Errores? Históricos



La escuela mexicana y quizá la de todos los países, seguramente que hacen reuniones y toman acuerdos con quienes dicen, o presumen de saber temas de la enseñanza o el aprendizaje de los educandos.

La tarea no creo sea sencilla, puesto que al convertirnos en padres de familia, en el mejor de los casos, determinamos junto a la pareja, desde la forma de vestir, alimentar y hasta la educación -incluyendo la religiosa- de los hijos.

México como país, en ese intento de formar a los ciudadanos de mañana con un perfil útil en el desarrollo de la sociedad y la productividad, debe diseñar Planes de Estudio y Programas Educativos, porque la propia Constitución General de la República obliga al Estado a esa tarea.

Sin embargo la escuela que usted y yo cursamos, ha incluido ciertas ‘verdades’ que provocan engaños y omisiones que favorecen, de alguna forma a unos cuantos. Aunque la verdad, escapa a la torpe imaginación de quien escribe, buscar beneficiados, responsables de los que bien pudieran citarse como ‘errores históricos’.

El fundamento de lo anterior pudiera ilustrarse con el título de este espacio, puesto que los signos de interrogación deben dejar en claro la posibilidad de error, vacilación, titubeo, indecisión.

Hoy 27 de septiembre, México como país debiera hacer una alharaca porque hace exactamente 197 años, el Ejército Trigarante o, de Las Tres Garantías, hizo su entrada triunfal a la Cd. de México, capital de la Nueva España, en señal de haber logrado la independencia de la Madre Patria.

No quiero engañarle con ideas de sueños de libertad, anhelo social, esperanza de un nuevo país alejado del yugo español y cosas de esa naturaleza, porque no es esa la intención en este espacio.

Aclaro que este no es un espacio de historia nacional, aunque busco la reflexión, los porqués de la conducta gubernamental, que desde la educación preescolar hasta la superior, se fomenta la celebración del inicio de la lucha social por la independencia el 15 de septiembre y no el día 27, que es cuando históricamente termina.

Una pregunta planteada desde hace décadas, se refiera a la importancia de la concepción de un sujeto o su nacimiento mismo. Dicho sea en otras palabras, celebramos la fecha que fuimos concebidos o el cumpleaños.

Muchos estudiantes de ahora y de ayer, sobre todo de los niveles superiores, nos preguntamos la razón de este error en la celebración, pero seguimos con el ¡Viva México¡ el 15 de septiembre.

Entendemos que agrupaciones como Lambiscones Unidos, S.A. de C.V., y grupos similares, vendieron la idea al presidente Don Porfirio Díaz Mori (1884-1911), para celebrar el mismo día de su cumpleaños, el inicio de la guerra por la independencia. Se vale. Aunque lo es, informar que Don Porfirio Díaz se autodesterró en 1911 y hasta se murió en Francia.

Me parece que el Estado Mexicano debe hacer una rectificación al respecto, porque la noche del 15 de septiembre las familias mexicanas se reúnen para escuchar el Tradicional Grito de Independencia y negar incluso anécdotas chuscos, es improbable.

Los escolares mexicanos deben rectificar esa celebración equivocada y las escuelas, sobre todo de la educación básica, deben centrarse en realidades, sin engaños u omisiones.

Si usted se impone la tarea de buscar un héroe por cada año en la lucha independentista, encontrará una realidad: Muerto José María Morelos y Pavón (1765-1815), no aparece otro héroe, hasta finales de 1820 con el Plan de la Profesa, luego con el Plan de Ayutla y finalmente con los Tratados de Córdoba, el protagónico es para Iturbide.

Don Agustín de Iturbide, capitán del Ejército Realista, llevó la encomienda de buscar a los pocos luchadores que no perdían la esperanza de ver a México libre del yugo español.

El Plan de Ayutla lo pone en la mesa Agustín de Iturbide, como oficial del Ejército del Virreinato y los independentistas Vicente Guerrero (ruta México-Acapulco) y más tarde, por el rumbo de Veracruz, con Nicolás Bravo.

El pasaje histórico del 27 de septiembre de 1821 retrata a Don Agustín de Iturbide, al frente del Ejército Trigarante. En la retaguardia Vicente Guerrero y Nicolás Bravo.

Cierro este espacio con la intención de generar en el lector, la idea de verdades, de realidades, de enfrentar situaciones históricas que generen confianza en el docente, en la población que ha perdido mucha credibilidad en las instituciones.

Son 197 años de vida independiente de México; 208 años de iniciada la lucha.