El reto de la comunicación digital



Dialogar es comunicarnos con nuestros semejantes, es una de las actividades que realizamos desde muy pequeños y que nos sirve para aprender de los demás así como también de que nos conozcan nuestros pensamientos que contienen deseos, gustos, sentimientos de tristeza y alegrías. Cada época como raza humana ha tenido distintas formas de comunicación, imaginémonos los primeros años de existencia cuando se fueron creando el lenguaje primero a señas, luego a sonidos, luego a dibujos, después a letras o palabras hasta formar el lenguaje como ahora lo conocemos, es esta una historia fascinante.

En cada región del mundo se crearon alfabetos distintos, con sonidos diferentes y por eso existen  los diferentes lenguajes de comunicación que tenemos y que están  segmentados por continentes, por regiones incluso en las colonizaciones o invasiones de territorio además de imponer su gobierno les heredaron el lenguaje de los colonizadores. 

Así tenemos una gama muy amplia de formas de comunicación que solo los políglotas pueden dominar varios de estos lenguajes y una parte importante de la población su lenguaje natal y uno adicional. 

El lenguaje, el dialogar ha evitado muchos conflictos a lo largo de la historia así como también el mal uso del lenguaje o la agresividad del mismo ha ocasionado guerras y problemas irracionales en distintas épocas. En ello reside la importancia de hablarnos bien, con respeto, poniéndonos atención, utilizando palabras suaves o enérgicas solo cuando sea necesario, aprender a disculparnos cuando digamos una mala palabra y corregir que es muy importante para la buena relación con nuestros semejantes.

En los últimos años nuestra comunicación ha evolucionado en forma impresionante, hace más de 15 años cambiamos las llamadas de teléfonos fijos a celulares en forma acelerada, dejamos de sentarnos en nuestras casas al lado del teléfono para llamar a algún pariente o amigo para saber cómo está, para saludarlo y expresarle nuestros sentimientos, en fin tener una comunicación afectiva tan importante para el desarrollo mental de nuestra existencia.

Al hacer ya un uso masivo de los celulares las comunicaciones se volvieron más cortas, mas rápidas y cada vez más impersonales dada las condiciones de costos, de inmediatez de contacto que impusieron limites naturales a nuestros diálogos diarios.

Ello ha ocasionado la pérdida de atención a los diálogos y la baja del interés por sentarse a platicar para compartir experiencias o planear actividades y ese tiempo lo hemos estado sustituido viendo videos en las redes sociales en nuestros teléfonos móviles, o leyendo mensajes de toda índole que nos llegan a nuestros grupos de contactos de WhatsApp. Es decir cambiamos la comunicación personal por la digital y nos estamos alejando de nosotros mismos.

Se han disminuido las reuniones afuera de las casas donde se platicaba en  familia, los encuentros en las plazas o en las cafeterías donde concurrían por la tarde y noches familias y amigos a dialogar, porque la tecnología “nos ha facilitado” la comunicación y ahora gran parte de la sociedad está en sus casas en sus teléfonos celulares enviando mensajes constantemente, algunos con muy buena información, otros con datos no muy útiles, y así hemos estado cambiando nuestra dinámica de comunicación drásticamente.

¿Cuáles van a ser las consecuencias de esta nueva forma de diálogos sociales? Aun no lo sabemos a plenitud. Pero así como escribió en su libro Giovanni Sartori “Homo Videns” que destacaba que la comunicación que iba a generar el uso de la televisión dejaría una influencia muy fuerte  en la sociedad marcando cambios en la comunicación masiva, así deberemos de esperar los impactos en los comportamientos de la sociedad ante esta nueva dinámica. 

El uso de la tecnología digital es una gran herramienta que ahora disfrutamos, solo en nuestra imaginación existía hace varios años la posibilidad de tener una comunicación tan rápida como la que ahora tenemos, al igual que nos permite estar más cerca de cientos, miles o millones de personas a veces nos aleja de nuestros amigos o familiares más cercanos por estar metidos en las “redes sociales “o en los grupos de comunicación digital. 

Por ello la clave debe de ser que utilicemos esta tecnología para aprender más, para comunicar datos útiles y para la recreación que hace mucha falta en nuestras vidas, sin que ello merme la comunicación interpersonal que es vital para fortalecer los lazos familiares y de amistad que unen a las familias en propósitos comunes de cariño, amistad y amor permanente.

Este es el tamaño del reto que tenemos enfrente, poder utilizar la tecnología digital sin perder la comunicación directa que siempre será como lo fue en nuestros primeros pasos en este mundo el medio que nos permitió la sobrevivencia y el crecimiento como raza.Face: @RamiroRamosSalinas, Twitter: @RamiroRamosSal, Instagram: @ramiro_ramos_salinas