El reporte
Por: Mario Vargas Suárez | 2018-02-02 04:07:06

‘Febrero, mes de las inscripciones’ es el eslogan que durante años utilizó la Secretaría de Educación, en todos los medios, para dar la idea de una organización administrativa en esto de dar cabida a la demanda del nuevo ingreso en la educación básica del país. Parece que sí dio resultado.

Según el calendario de la SEP, ayer se dio la apertura del período de inscripciones escolares para el ciclo 2018-2019 en la Educación Básica –preescolar, primaria y secundaria- en el territorio nacional.

De la misma forma, las oficinas homólogas en las entidades federativas, hicieron lo propio en el tema de las inscripciones en las escuelas públicas, dando preferencia a los niños que cumplan con los requisitos, además de que su domicilio se encuentre en el mismo radio del centro escolar.

Desde luego que la inscripción es para alumnos de nuevo ingreso, por lo que los padres de familia interesados han estado alertas a las novedades que pudiera notificar la escuela e inclusive la misma Secretaría de Educación.

Los problemas de siempre es la desconfianza que muchos padres de familia tienen en no alcanzar lugar para sus vástagos, lo que les ha llevado a instalar “campamentos” en la periferia de las escuelas que se significan por el prestigio de trabajo de los profesores y la buena dirección.

La saturación de solicitudes y de preferencias de escuela sucede en los Jardines de Niños, Primarias o Secundarias, sin importar mucho si son de tiempo completo, mixtas, con las instalaciones y anexos suficientes para garantizar un efectivo aprendizaje de los alumnos. Lo realmente importante es que la escuela tenga prestigio.

En la capital de Tamaulipas, Cd. Victoria, el titular de educación, Héctor Escobar Salazar, declaró que el estado está preparado para recibir a los nuevos estudiantes de la educación básica del ciclo escolar que iniciará en agosto próximo.

“Podemos garantizar que tenemos un lugar para todo aquel alumno que solicite inscripción, en cualquier nivel educativo… sabemos también que los padres de familia tienen preferencias por alguna escuela, sin embargo ningún estudiante se quedará sin la oportunidad de ingresar al sistema de educación estatal”, dijo el matamorense Escobar Salazar.

Pese a las declaraciones de directivos y autoridades en educación, la Secundaria Técnica No. 1 “Álvaro Obregón” de Cd. Victoria, la mañana de ayer presentó un problema suscitado entre los padres de familia que desde la semana pasada ‘acamparon’ en las inmediaciones del edificio.

El director del plantel, profesor Enrique Mendoza Martínez, declaró que sólo ayer por la mañana había alrededor de 700 padres de familia formados esperando una ficha, aunque reconoció que sólo hay cupo para 530 niños.

“Muchos de los solicitantes serán rechazados al no comprobar que su residencia no corresponde al área de circunscripción de la Secundaria Técnica 1, por lo que les será negada la ficha para revisión de papeles”, dijo el maestro Mendoza Martínez.

Según la SET tendrían preferencia de inscripción los estudiantes residentes de la colonia Pedro J. Méndez, que es donde se localiza la institución. Posteriormente se llamará a una primera preferencia y fueron quienes vivan entre la calle Coahuila hasta la calle Democracia; y desde las vías del ferrocarril hasta el bulevar Fidel Velázquez. También tendrán la misma oportunidad  los escolares cuyos padres de familia tengan su trabajo en la misma área.

Finalmente, el criterio que seguirá el personal directivo de la Técnica 1, será el de convocar a los residentes de otras áreas de la ciudad, cercanas a las descritas, respetando el orden de la fila que hicieron los padres de familia desde la semana pasada.

La Secretaría de Educación de Tamaulipas asegura que las aulas disponibles en el estado serán suficientes para albergar a la población escolar que lo demande y de la misma forma se garantiza el número de maestros de todos los niveles.

La advertencia que hace la SET a los padres de familia es que de ninguna forma un solo escolar se quedará sin ser atendido, aunque no podrán cumplir todas las exigencias de los padres de familia en la escuela de su preferencia.