El que escucha y pregunta no se equivoca



 

El tsunami electoral categoría 5 de nombre “AMLO”, este 1° de julio simbró a todo el sistema político mexicano hasta hoy conocido, haciendo buenas las encuestas que de manera incrédula muchos desestimaron por asumirlas inviables o cargadas.

Esta jornada electoral sin duda quedará para la historia, en el futuro será una fecha que marcara un antes y un después , será un parteaguas , aun no se sabe si por el resultado de su gestión como presidente a partir del 1° de diciembre de López Obrador , pero definitivamente por ser las primeras elecciones democráticas en las que un candidato rebaza el 50 % de votación a su favor y por borrar a los otros partidos , al grado de que cinco no alcanzaron el mínimo exigido por ley y están a punto de perder su registro , eso si el primero de septiembre la nueva legislatura no les lanza un salvavidas de protección.

Elección que dejó en claro el acuerdo en lo obscurito entre Peña Nieto y el presidente electo.

Enrique Peña y su gabinete bien sabían que Meade era un candidato inviable, no por el mismo,por el contrario, el saqueo a las finanzas públicas y los muchos excesos en la gestión del presidente, la lista es larga,le ganaron el repudio de los mexicanos.

Era imposible que el PRI repitiera y ya se verá cual fue el acuerdo de protección en el futuro y si no marcara una nueva moda de la transición presidencial.

Asímismo fue evidente la pasividad de algunos gobernadores del PRI y del PAN que ni las manos metieron, simplemente voltearon la vista y dejaron que las cosas se definieran, dejando colgados de la brocha a sus candidatos Meade o Anaya.

De igual forma, el mensaje tan criticado de votar por la fórmula electoral de MORENA en todos sus apartados dio resultado y hoy el presidente electo está a unos cuantos votos de lograr la mayoría calificada, con unos pocos millones de pesos o algunas amenazas seguramente algunos legisladores se pondrán a su servicio, lo que deja al nuevo presidente con la responsabilidad moral y política de decidir como encausará ese PODER político.

El resultado está a la vista, el tsunami rebasó la expectativa y hoy,bueno, a partir de septiembre que arranque la nueva legislatura, con una conformación totalmente diferente, haráque 120 millones de mexicanos estamos en las manos de Andrés ManuelLópez Obrador.

Literalmente lo que el desee, la idea que sus cercanos le vendan, lo que sus cuates le digan, lo que sus hijos le susurren lo podrá hacer, tendrá el control total del legislativo, federal y estatal, no habrá gobernador que se oponga, todos tienen cuentas “mochas” y requieren dinero federal, así como simplemente no querrán estar “diferenciados” con quien tiene el poder de los hilos que moverán en esta nueva etapa de México.

Sin duda habrá que hacer buena la cita de que “habrá que aprender a desaprender para volver a aprender”, sin duda esta “rebelión de las masas” tendrá actores nuevos, con ideas nuevas, manejos nuevos, objetivos nuevos y una dinámica que será diferente hasta lo que hoy se consideraba como la manera de hacer política en México.

Un nuevo México está a la vista, 30 millones votaron por ello otros 28 millonesno, pero todos esperamos que se cumplan las promesas de campaña y no nos convirtamos en “Venezuela del norte”o en un remedo de Cuba, que no se den expropiaciones, la libertad de expresión se garantice y se respete la dinámica macroeconómica.

Por lo pronto a ocho días de la elección y siendo puntual,López Obrador ha sido pulcro en sus decisiones y en cada palabra pronunciada, solo el confirmar la cancelación de la reforma educativa causo cierto resquemor, pero el tener definido un gabinete desde hoy da confianza y certeza, el mismo valor del peso contra el dólar se recuperó de manera significativa.

La propia ex ministra Sánchez Cordero, próxima Secretaria de Gobernación, segunda posición más importante del gabinete, convocó de inmediato a dirigentes de organizaciones no gubernamentales y especialistas en el tema de delincuencia e inseguridad para discutir el principal problema que agobia a los mexicanos y solo puedo pensar que quien pregunta y escucha no se equivoca.

En lo local, me parece que es buen momento para hacer un alto y entender que algo cambió, que el hartazgo rebasó a los gobernantes, que es momento de escuchar y preguntar a la sociedad, que es momento de entender que cuatro años aún son buenos para marcar huella o se pueden hacer cuesta arriba si se empecina en querer ser absolutista y gobernar con el garrote.

A Tamaulipas le urge un cambio , le urge una visión diferente, le urge que sus recursos se apliquen adecuadamente , en nada abona que solo unos cuantos reynosenses sean los beneficiarios , el resultado es el mismo, urge que se vea el bosque y no solo el árbol, que se salga de la zona de confort y se vea de manera general pensando en el bien común, urge una reingeniería estatal , lo que hoy se ha hecho es insuficiente e inútil en muchos casos , son pocos los muy beneficiados y muchos los dolidos por falta de oportunidades.

Para rematar, Américo Villarreal será senador por mérito propio y sin duda desde hoy es un fuerte candidato a la gubernatura.

pensadorobles@yahoo.com.mx