El gran silencio de los diputados electos.



 

Las diputadas y diputados que ganaron las elecciones del pasado dos de junio, no han aparecido por los corrillos de la política, más bien se mantienen alejados de las grillas.

De alguna forma, tratan de evitar errores que puedan costarles caro, así se trate de un queme por actuar en forma incorrecta, como acaba de suceder a Alberto Lara Bazaldúa, quien ganó por uno de los Distritos de Reynosa.

El hombre tuvo líos con representantes de medios de comunicación y a colaboradores de la administración municipal de aquella, quienes fueron agredidos por sus ayudantes.

Al parecer todo quedó en gritos, golpes y amenazas. Nada delicado, eso sí, se sentó una mal precedente, porque de ahora en adelante se conocerá al Legislador electo como golpeador de personas, sólo porque sus ayudantes tienen que abrirle paso entre las multitudes para evitar cualquier posibilidad de rasguños o abordajes incómodos de la ciudadanía.

Lara Bazaldúa es del Distrito siete de Reynosa y le ganó la elección el dos de junio a la candidata del Partido Movimiento de Regeneración Nacional, Alicia Pizaña Navarro y dejó fuera de la jugada al priista Rodolfo Bermúdez Pineda.

Por otros rumbos, en el caso de Victoria, el ganador de la elección del distrito sur, el 15, Arturo Soto Alemán, permanece replegado y las personas creen que así se quedará hasta el mes de octubre, cuándo le toque entrar en acción, porque hay la instrucción como en el resto de los Distritos, para que dejen terminar a los diputados actuales.

Ello, en el entendido de que hicieron pública su determinación de llevar a cabo cuándo menos tres o cuatro sesiones extraordinarias del Pleno Legislativo para sacar todos los asuntos pendientes, en especial aquellos que son competencia de la Auditoría Superior del Estado y que deben de pasar la votación de los Legisladores para ser aprobados.

La diferencia entre los Diputados electos en las votaciones del 2016 y los de este año, es que, ellos sí pudieron hablar y decir, ya que, son los Legisladores de la alternancia y tenían que hacer ruido para legar por la puerta grande al Congreso del Estado.

Los de ahora, tienen la obligación de esperar que sus compañeros terminen su chamba y, además, que las autoridades electorales concluyan las indagatorias de aquellos casos que dieron pauta a la presentación de medios de impugnación y que tienen que resolverse en función de los tiempos previstos en la Legislación electoral.

El Instituto Electoral que tiene a su cargo la Mtra María de los Ángeles Quintero Rentería, está en espera de que el Tribunal Electoral de Tamaulipas, termine los proyectos de resolución y desde luego, ambos esperarán que la Sala Regional de Monterrey que pertenece al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, resuelva en caso de que algunos recursos de impugnación vayan a dar hasta allá.

Por otro lado, los Diputados electos del PAN que ganaron la curul en las urnas, tienen que esperar la definición de las plurinominales, porque de allí saldrá quien será su jefe en el Congreso del Estado, situación que implica no adelantarse a nada, por tanto, su silencio es comprensible.

Unos dicen que ya está el camino arreglado para que el exsecretario general del comité estatal del PAN y el titular de la Secretaria de Bienestar Social del Gobierno del Estado, Gerardo Peña Flores, forme parte de la Legislatura, porque ocupa el primer sitio del listado plurinominal y de nuevo, se queda sin ser Legisladora María Elena Figueroa Smith, que buscó ser Senadora de la República, pero, la ciudadanía de Tamaulipas no la quiso, ya que votaron más por la fórmula del partido Regeneración que por ellos, en las votaciones del año pasado.

Respecto al silencio de los Diputados electos por Nuevo Laredo, se habla de que, no pueden darse el lujo de aparecer en nada, porque fueron quienes obtuvieron los porcentajes más bajos respecto a la votación total de cada Distrito.

Manuel Canales Bermea, Imelda Margarita San Miguel Sánchez y Félix Fernando García Aguilar, ganaron, no se puede negar, pero, no lo hicieron de manera contundente como se esperaba. La cantidad de votos fue apenas de entre el 25 y 30 por ciento de los sufragios totales que hubo en aquella ciudad fronteriza.

Sara Roxana Gómez Pérez de Río Bravo, ya tuvo una buena cantidad de críticas de sus adversarios políticos, porque ganó la elección distrital pese a que radica en el otro lado, incluso, hasta hay información en el sentido de que arregla lo necesario para que la gente crea que nunca se ha ido de allí y que su residencia está intacta, el asunto es que, por las cosas que se dicen de ella, anda como agua para chocolate y en cualquier momento puede cometer errores que le cuesten caros tanto a ella como al PAN, así que, su ausencia en asuntos de política, es justificable.

Los dos del PAN que ganaron diputaciones en Matamoros, Héctor Escobar Salazar e Ivett Bermea Vázquez, apenas ganaron con unos cuántos votos de diferencia, así que, no hay razón para que traten de generar una corriente de opinión muy a su favor y menos en tierra donde el gobierno municipal es del partido contario que es mayoría ene l país, Regeneración Nacional, así que, mantenerse fuera de foco es una virtud.

Por cierto, la versión en el sentido de que el exsecretario de educación de la entidad, podría ser el relevo del también matamorense Francisco Elizondo Salazar, en la dirigencia estatal del PAN, no ha tomado visos de realidad, porque, en caso de que haya relevo, consideran que llegue una mujer y esa podría ser la excandidata a Senadora, Figueroa Smith.

Por lo que hace a los Diputados electos, Juan Enrique Liceaga Pineda de Xicoténcatl, Sonia Mayorga López de Mante, Miguel Ángel Gómez Orta de Altamira, Karla María Mar Loredo de Miramar, Edmundo Marón Manzur de Tampico y su compañera Rosa María González Azcárraga, también del Puerto, sólo están atentos de cualquier indicación que llegue del comité estatal del PAN o de los otros manejadores de la política, para moverse, de lo contario, están quietos y quizá hasta de vacaciones por más de dos semanas.

El gran silencio de los diputados electos del PAN, tiene una y mil razones, que deben de entenderse y respetarse, bajo la premisa de que, calladitos se ven mejor y sin moverse también, para que no enfrenten situaciones de desgaste como Alberto Lara Bazaldúa que agarró broncas innecesarias.