El dinero, ¿da la felicidad?



He notado a lo largo de toda mi corta vida que hay personas que tienen todo el dinero del mundo y aún así sienten que les falta algo, y es aquí cuando me pregunto, teniendo todo, ¿cómo pueden sentirse vacíos?

La respuesta es muy fácil, pueden estar llenos de lujos, cosas costosas, ropa, carros y demás, pero muchos de ellos no tienen un verdadero amigo, amiga...no tienen cosas tan simples y verdaderas que otros sí pueden tener. 

Por ejemplo, el amor no puede ser comprado, no se puede comprar el amor de alguien, si bien es cierto los lujos y las cosas materiales son importantes, no lo son todo pues hay cosas tan sencillas que te pueden hacer mil veces más feliz, como es la amistad. Es por eso que pienso siempre será más importante tener a personas que te amen de verdad y con quienes te puedas sentir a gusto, a tener un montón de dinero, pues al final de la vida nos llevamos experiencias y momentos con nuestros seres queridos y con nuestros amigos, no los lujos. 

Claro que está bien que tengas ganas de superarte, de crecer como persona y de vivir bien, pero más importante que esto creo que es ser conscientes de que en la vida no todo debe de ser dinero. 

Si eres feliz, con sencillez con cosas que igual y no son caras, pero con las que te sientes a gusto, es importante que las sigas haciendo, pues no debe de importarte lo que opinen los demás. 

Y si tienes todo el dinero del mundo y aún así sientes que te hace falta algo, creo que es de suma importancia que busques darle un cambio a tu vida, que busques un poco más allá de lo mismo de siempre, quizás juntarte con otras personas o hacer actividades diferentes te harán sentir mejor. 

Así que no lo pienses más y dedícate a disfrutar mucho tu vida, sin darle tantas vueltas al asunto.

A veces cuando le pensamos mucho al hacer algo, podríamos perdernos de vivir experiencias tan bonitas, es por eso que mi lema es, vive hoy y preocúpate mañana. 

Claro todo con medida, no se trata de confundir la libertad con el libertinaje, o la pobreza con la suciedad, pero sí es importante saber tomar riesgos, vivir aventuras y cuidarnos siempre, claro está.

Hay que dejar de tenerle miedo al mañana, al qué dirán, al caernos, total... podemos levantarnos ¿o no? 

Es por eso que todo en esta vida te es permitido, más no todo es correcto, en ti está el saber discernir lo bueno de lo malo, y en eso tus papás, mamá o papá o algún familiar te han enseñado cómo.

Intenta ser feliz a tu manera, deja de intentar aparentar cosas que no eres, siendo tú es como lograrás que las personas correctas quieran estar contigo. 

Como dice mi papá ser sencillo y cortés siempre, desde un simple saludo, si te responden bien, si no, ellos se lo pierden.

Recuerda que nuestra estancia aquí es momentánea, por lo cual es única y total responsabilidad nuestra el cómo la vivimos. 

Nunca olvides que lo más importante no es si usas ropa de marca, o si tienes un gran auto, sino qué tienes en tu corazón, eso es más importante que todo. 

A veces la gente confunde la riqueza, piensan que es lo mismo tener un gran yate a tener un amigo sincero, pero la verdad es que uno vale más que el otro y no... no es el yate, sino el amigo, en esta vida es muy difícil encontrar a un buen amigo, en el que puedas confiar y con quien puedas contar 24/7, lo más fácil es comprarte un yate, pues teniendo el dinero lo puedes hacer, en cambio el verdadero amigo ni con todos los millones del mundo. 

A mí me ha tocado, ir a casa de amigas que me han invitado a comer y viceversa, así como en la tienda hemos juntado entre las dos dinero para comprarnos algo, lo mismo he ido a restaurantes caros y cenado lo más “nice” que puedas imaginar... pero siempre, siempre serán las personas con las que estás. 

Pues puedes estar en el restaurante más caro y aún así sentirte aburrido o sin chiste, o puedes estar en la plaza del 15, en una banca comiendo una sopa maruchan o unos hot-dogs y ser la persona más feliz del mundo, es aquí donde se confirma, que siempre, SIEMPRE es la persona o las personas que están a tu lado

Comentarios brissa.hernandez@hotmail.com