El debate
Por: Luis Armando Vargas Torres | 2018-05-23 03:21:10

El pasado debate de los presidenciables nos ha dejado varias lecciones, exhibe de cuerpo entero las personalidades de los contendientes, pero aún más sus debilidades y fortalezas, la agilidad mental, la compulsión a la mentira, las mentes zorrunas encubiertas como ovejas, la barbarie y enanismo mental plasmado en ocurrencias.

Eso desde la óptica de los ciudadanos comunes, sin embargo atrás de cada contendiente hay teorías de la comunicación, premeditación, estudios concienzudos del comportamiento humano, psicológico de los adversarios, por lo que desde esa óptica podremos explicar, las razones para que Obrador en su primer debate se comportara evasivo y se viera mal al no responder a las interpelaciones de sus oponentes.

El objetivo conservar su delantera y no cometer un error como en el pasado, que le salió su compulsión a liberar sus emociones que en estas lides es fatal, se requiere serenidad y ecuanimidad al responder, aunque sea con sorna e ironía como el caso de la cartera y su alocución a Anaya como riqui, riquín, canayín, en referencia a su implicación a la acusación de lavado de dinero.

Para Daniel Eskivel fundador de una empresa de psicología política “Maquiavelo y Freud”, hay 4 estrategias posibles para enfrentar un debate televisivo a saber; Estrategia defensiva, estrategia de ataque, estrategia de flanqueo y la estrategia de guerrilla, ninguna es mejor ni peor, se adopta dependiendo de la posición que ocupes en la mente de los electores, por lo que no es una libertad de elección.

En este caso López Obrador es el puntero, está obligado a defender su posición, por lo que con un empate gana, debe cuidarse de no cometer un error y con eso basta, si puede conectar algún golpe como lo hizo con Anaya y Meade, es suficiente.

Si eres el segundo en las preferencias, si estás persiguiendo al líder, si eres el retador que puede amenazar su posición…entonces estás obligado a atacar la posición del primero para intentar desplazarlo, como el caso de Anaya con Obrador o en el otro Meade contra Anaya para desplazarlo a la tercera posición.

Dice Daniel Eskivel;  “Si por el momento no eres ni primero ni segundo pero tienes una fuerza considerable, tanto fuerza en la opinión pública como fuerza en materia de recursos humanos y materiales…pues tu estrategia obligada es la de flanqueo”. Caso Meade, que golpea a Ricardo Anaya sin dejar de golpear al puntero.

El Bronco Jaime Rodríguez, no tiene nada que perder y mucho que ganar, se posiciona adoptando la estrategia de guerrilla o sea dar golpes mediáticos para que volteen a verlo y sepan que existe como hablar de mochar manos que le redituó mucho capital político o al menos le proporcionó mucha cobertura de medios.

En este último debate habló de expropiar Banamex a los gringos, lo que nadie tomó en serio, pero esa es la estrategia de guerrilla, pega y corre, su fin lo sabemos es el mismo de Margarita Zavala, formar un partido, con el capital político que adquirieron.