El Buche Lleno de Piedritas



 

LO CLARO. Entendemos por progreso y modernidad, el que las ciudades evolucionen de forma acelerada su infraestructura vial, de comunicaciones y de oferta de servicios para hacer más cómoda la vida.

Es correcto, pero no lo mayormente acertado. Al reconocer que esos adelantos en ‘llenar de concreto’ las manchas urbanas, se convierten en factores de peligro en relación a la sustentabilidad de la población que las habita.

Por eso, reconocemos los esfuerzos que hacen en materia de investigación hacia mecanismos que permitan esa sustentabilidad. 

Lo hacen desde la academia, sumado a la participación colectiva de gobiernos y esferas sociales.

La Universidad Autónoma de Tamaulipas propone una idea factible de implementarse en forma de política pública, para el mejoramiento de las ciudades del país.

Las calles urbanas, de acuerdo a ésta investigación, pueden ser construidas con material permeable. 

Lo que significaría el evitar inundaciones y que en ese sentido contribuyan con el reabastecimiento de los mantos freáticos. Evitando los encharcamientos y el dolor de cabeza de las administraciones municipales: los baches.

Los especialistas en la materia, promueven el uso inteligente de fibras naturales para estos concretos permeables que resultarán inclusive, en una baja en las temperaturas que las ciudades acumulan producto de la eliminación de espacios naturales. Enhorabuena y que se genere pronto una regla constructiva en la materia.

LO CLAROSCURO. La imparcialidad de éste Claroscuro, le permite en esta ocasión, hablar un poco ‘a toro pasado’ evitando decir “se los dije”… aunque se los dije. 

Bruno Traven (B. Traven) fue un escritor norteamericano –o alemán- naturalizado mexicano. Quizá quien mejor que nadie pudo entender la política mexicana. 

Hizo su amor a este país, que la pintase en sus obras narrativas como ‘La rebelión de los colgados’, ‘Canasta de cuentos mexicanos’, ‘Macario’ entre otras historias que nos da pie a interpretar el resultado del proceso electoral del 1 de julio de 2018.

Viene a colación, al renombrar el título de esta entrega.

Los analíticos de la política seria, inclusive en concordancia con otras elecciones como las norteamericanas; sostienen la tesis que un verdadero cambio generacional en elecciones se da cuando se harta de una buena vez, la clase media.

Esa misma tesis asegura que mientras la clase acomodada y la base social de los que menos tienen se encuentren bajo el statu quo (al que el diccionario define como “el conjunto de condiciones que prevalecen y que no desean que cambien”) las condiciones de gobernabilidad se mantendrán.

Pues a los de ‘arriba’ les es conveniente el régimen y los de ‘abajo’ son beneficiarios de lo que les sobra. Hablando de prácticas sociales como los programas de apoyo gubernativos.

Y que cuando despertaren de ese letargo la clase media, la tonalidad de una elección cambiaría sustancialmente para avanzar hacia prácticas de gobierno más ‘socialistas’ por definir un término.

La lección de este 1 de julio, abona a las enseñanzas del literato alemán-gringo-mexicano Traven.

La historia de injusticias, malos tratos, poca libertad de expresión, opresión y abusos, se convirtió en una debacle del autoritarismo conocido hasta esta fecha.

La menor de las expresiones de cualquiera de los 56 millones 611 mil 027 personas (53.19%) que votaron por AMLO, es ‘no importa, que me robe otro… pero ya no los mismos’.

Una sociedad entera que se declaró con el buche lleno de lo mismo.

COLOFÓN: A pesar de todo, B. Traven vivió hasta su muerte en México en 1969, del que se declaró enamorado. Misma razón que nos llevará a 120 millones de mexicanos a seguir creyendo en nuestra nación. La lección, aprendida ¿Será?

 

alejandrodeanda@hotmail.com

@deandaalejandro