El Arte de Gobernar
Por: Luis Armando Vargas Torres | 2018-09-09 17:50:48



         

Quien no sabe gobernarse a sí mismo, no puede gobernar a los pueblos. Los políticos actuales no saben gobernarse a sí mismos; están llenos de astucia, egoísmo, odio, codicia, lujuria, celos, envidia, glotonería, borrachera, El político que no haya disuelto el yo, no tiene auto-conciencia, es un ciego y un imbécil, y como dicen las sagradas escrituras: “ciegos guías de ciegos van a parar todos al abismo”. El Cristo Social.- Samael Aun weor.

Esta semana a los congresistas de  MORENA como que se le hizo bolas el engrudo, fue una verdadera pifia lo acontecido en la cámara de Senadores, la falta de entendimiento entre Martí Batres y Ricardo Monreal mandando mensajes encontrados a la ciudadanía con la licencia del Senagober Chiapaneco, Manuel Velasco Coello, uno negándola y otro otorgándola.

Esta lindura de polijunior emparentado fíjese con quien querido lector, nieto del ex gobernador Chiapaneco Manuel Velasco Suárez, sobrino de Nilda Patricia Velasco de Zedillo, sobrino político del fallecido Manuel Camacho Solís, pariente del fiscal de hierro Javier Coello Trejo, esas son sus cartas credenciales, en un tiempo se le mencionaba que sería sustituto de Peña Nieto.

Dejaron muy mal parado a AMLO, que aún no puede defenderse porque no ha formado gobierno, dando a entender burdamente un pacto entre Velasco y AMLO otorgando el permiso a cambio de los votos verdes en tribuna.

Al parecer por ello se echo recula en la decisión de negar el permiso, metiendo en aprietos a Monreal y  votando nuevamente para aprobarla, pareciendo los senadores una bola de borregos a la vieja usanza priista.

La otra pifia cometida por la líder de Morena Yeidckol Polevnsky que no controló a sus líderes del congreso local del Estado de Hidalgo y llevaron una petición al Senado de desaparición de poderes por acciones de inconstitucionalidad cometidos por el gobernador Omar Fayad.

Nuevamente Ricardo Monreal le hizo al gracioso y de manera condescendiente dijo que el arreglaría las cosas con el gobernador, obviamente que alguien juega chueco, porque a sólo algunos conviene que antes de la toma de protesta se genere un caos político. 

También queda en evidencia el liderazgo de AMLO, porque la famosa coalición de chile y de manteca puede hacer agua, hay intereses encontrados, disímbolos e irreconciliables, en esencia como decía Carlos Marx “unidad y lucha de contrarios” dentro de Morena.

El otro zipizape lo hicieron Porfirio Muñoz Ledo y Fernández Noroña, siendo necesaria la reunión de AMLO con los legisladores para imponer orden. Lo más chusco es el ataque que sufre Morena por parte del Movimiento Ciudadano y el PAN ganándole las propuestas de eliminar el fuero, la baja de la Gasolina y eliminación de pensiones.

El PAN propuso eliminar el IEPS el famoso impuesto que decidió AMLO mantener para financiar las refinerías, obviamente que esas propuestas se votarán y serán rechazadas por la mayoría morenista dejando como mentiroso al peje.

Acechan barruntos de tormenta, la cerrazón de Trump y el famoso muro tendrá atareado a Marcelo Ebrard de la seca a la meca, aunque ya trabaja en una estrategia de apoyo a los migrantes, la política de acercamiento con Latino América requerirá de mucha capacidad en su equipo de trabajo, el armado de sus consulados en USA, deberá reestructurarse, no funcionan a cabalidad.

El aeropuerto es una minucia, la seguridad social deberá trabajarse de tajo, el sector salud se daño canallescamente, hay que hacer una revisión del personal y reclasificarlo, demasiado influyentismo carencia de especialistas por falta de plazas y personal eventual explotado, sobajado sin esperanza de un  futuro a pesar de su arduo trabajo.

La Cofepris trabajando a medio gas sin intervenir en la prohibición de alimentos contaminados, productos chatarra y menos en el daño ambiental de las grandes mineras y petroleras contaminantes.

El área política deberá trabajar coordinadamente como dijo AMLO fuera de sectarismos, el partido y las dos cámaras tendrán que sentarse antes de declarar exabruptos o cometer pifias que pueden costar la gobernanza, al dar pie a los enemigos que son bastantes. Buen provecho.